Centro de Documentación Mapuche Documentation Center
  Portada | Nosotros | Enlaces |   translate
 

Secciones

Noticias
Antecedentes
Comunidades
Campa帽as
Indoamérica
Cultura
Libros Ñuke Mapu
Documentos de Trabajo
Sobre
Opinión
Biblioteca


Archivos

Archivo 1997-2009

2004-02-16 | Documentos de Trabajo | -

Jorge Calbucura & Domingo Paine

Ellos los generales ap茅ndice criollo del neoliberalismo

La publicaci贸n del informe Valech (2004) sobre la tortura en Chile ha producido un impacto emocional, y pol铆tico; al alero del impacto pol铆tico - social se inicia una reflexi贸n.




Pu lafken mapu; Suecia, febrero 2004

"隆Soy un general de la Rep煤blica!", exclamaba con un grito ahogado el ex general de la polic铆a secreta del r茅gimen militar al ser detenido por la polic铆a el mes pasado con el objeto de hacerlo comparecer frente a los Tribunales de Justicia chilena. A los pocos minutos el Comandante en jefe del Ejercito de Chile hacia un llamado telef贸nico a la familia del general detenido, disculp谩ndose. Esta es la forma de actuar y proceder que asume esta particular casta de privilegiados e intocables de la sociedad chilena.

La publicaci贸n del informe Valech (2004) sobre la tortura en Chile ha producido un impacto emocional, y pol铆tico; al alero del impacto pol铆tico - social se inicia una reflexi贸n. Esta ultima como consecuencia que el tema de la tortura; en los medios de comunicaci贸n de masas chilenos, ha sido tratado con total indiferencia. Para algunos confrontarse con las irrefutables pruebas de la practica de tortura se ha transformado en una amarga sorpresa.

Pol铆ticos y medios de comunicaci贸n enaltecen la figura del general Juan Emilio Cheyre por reconocer la responsabilidad institucional del ej茅rcito en el asesinato de 3000 y tortura de 50000 ni帽os, mujeres y hombres.
Paradojalmente ni admiraci贸n y gratitud, se manifiesta a los defensores de los derechos humanos, a los dirigentes, familiares, juristas, acad茅micos, y ciudadanos que, perseveraron en su lucha por el derecho a la vida. A nadie m谩s que a ellos les corresponde el honor y el reconocimiento del rescate de la verdad hist贸rica. Son los sobrevivientes del horror y no los asesinos y ladrones de uniforme a los que tienen derecho a hablar de coraje y a dar lecciones de reconciliaci贸n. Cada d铆a queda m谩s claro -especialmente a las fuerzas armadas y a los pinochetistas- que la impunidad pol铆ticamente gestada no es aval suficiente para salir libre de los 铆mpase hist贸ricos. Que pidan perd贸n es una cosa, pero que sean amnistiados por el robo, tortura y crimen, es otra.

Eufem铆sticamente se destaca que el Ejercito de Chile con su Comandante en jefe a la cabeza a emprendido el camino tortuoso del reconocimiento de su responsabilidad institucional en el asesinato y tortura. Pero quien lea el informe se da cuenta que al Comandante Cheyre no le queda otra alternativa.

La Comisi贸n Valech establece que entre 1973 y 1990 el total de 1.080 ni帽os (menores de 18 a帽os) fueron detenidos y/o torturados y/o asesinados en Chile; 88 de ellos eran menores de trece a帽os. Entre los ejecutados figuran 44 ni帽os; 29 de ellos desaparecidos, 4 fueron exterminados antes de nacer. Cerca de 27 mil personas que fueron detenidas y torturadas durante el r茅gimen militar, brindaron su testimonio a la comisi贸n. Lo que no significa que sea la suma total de las victimas.

En el caso de las victimas Mapuche, al igual que en el caso de las victimas chilenas la cantidad de desaparecidos (80 personas) supera a la cantidad de los ejecutados (40 personas.) Este antecedente de por s铆 testimonia el car谩cter clasista y racista de la violencia ejercida por los militares. El detallado an谩lisis estad铆stico del informe deviene en la 煤nica posible conclusi贸n; durante los 17 a帽os de r茅gimen militar "la tortura fue una pol铆tica de Estado destinada a reprimir y aterrorizar a la poblaci贸n".

Corroborando la relaci贸n que establece el informe en la instauraci贸n del sistema del terror Estado se destaca a la polic铆a chilena 聳Carabineros- como la instituci贸n m谩s comprometida en casos de detenciones y torturas. Se constata que los detenidos y torturados en su mayor铆a no ten铆a cargos de importancia dentro de las estructuras partidarias. Es decir en la larga noche del terror la polic铆a de Chile fue la responsable de usar la detenci贸n y tortura como m茅todo de represi贸n y atemorizaci贸n de la poblaci贸n. Los antecedentes destacan al Ej茅rcito, Polic铆a de Investigaciones, Armada, Fach, Dina y CNI como las instituciones responsables de ejercer la tortura y el asesinato en forma selectiva.

El terror y amedrentamiento colectivo se llevaron a cabo en las dependencias de los militares; se documenta la utilizaci贸n de 1.200 recintos militares y policiales. Todos los recintos policiales y unidades militares del Ej茅rcito, marina y aviaci贸n de Chile se utilizaron como centros de tortura y detenci贸n. De acuerdo con la estimaci贸n de la Agrupaci贸n de Familiares de Detenidos Desaparecidos (Afdd), estos recintos militares y policiales, contaban, -a los menos- con 3 agentes del Estado asignados a tareas represivas. Esto significa que m谩s de 3.600 torturadores y asesinos deben ser puestos a disposici贸n de los tribunales de justicia.

A medida que ha ido surgiendo la informaci贸n sobre la envergadura del terror, no cabe duda que amplios sectores del 谩mbito institucional, pol铆tico y religioso est谩n en la obligaci贸n de dar explicaciones sobre el tema. A la luz de los antecedentes de prensa somos testigos de la reacci贸n de los responsables del estado de terror. Al igual que en circunstancias hist贸ricas similares, se verifica la elocuci贸n del monologo apolog茅tico; es la historia que nos llega cargada de interpretaciones arbitrarias, justificaciones irracionales. Escuchar las justificaciones de los protagonistas que avalaron el robo, la tortura y el asesinato nos surge las duda sobre la calidad moral y humana de la elite pol铆tica y religiosa chilena.
Seg煤n la interpretaci贸n de uno del os miembros de la comisi贸n los miembros de la derecha pol铆tica chilena 聯se mantuvo en una grave ignorancia de lo que ocurri贸. Hubo mucha gente que no estuvo bien informada sobre lo que pasaba y muchos que tuvieron muy pocos deseos de creer lo que era previsible聰
Tal como se ha indicado; en la larga noche del terror la Corte Suprema , hizo caso omiso de los abusos cometidos. El Colegio de Abogados, no hizo nada para acoger los recursos de amparo. Tampoco los representantes del Colegio M茅dico; ni siquiera los representantes de los diferentes credos religiosos cumplieron con el deber de evitar el asesinato y la tortura de miles de personas. La prensa establecida tampoco hizo nada, con lo cual contribuy贸 a tender el manto del silencio.

La pasividad y consentimiento que durante tanto a帽os caracterizaron la conducta de los responsables de diferentes instituciones del Estado chileno ilustran hasta que punto es posible concebir la total subordinaci贸n institucional de un sistema constitucional a la voluntad de un grupo de asesinos y ladrones. En el 谩mbito de la ciencia pol铆tica esa es la conclusi贸n que se puede deducir de este experimento al que se someti贸 a las instituciones de la democracia liberal. La experiencia no tan solo testimonia un d茅ficit de ideales humanitarios; el rapto de la institucionalidad liberal democr谩ticas y su consecuente subordinaci贸n al mando militar revela una grave deficiencia del modelo democr谩tico liberal. El caso chileno demuestra, que los militares son un peligro real, concreto para la institucionalidad vigente as铆 como para la sociedad civil. Como tal tiene que ser considerados a futuro. Consecuencia l贸gica es imaginar un modelo institucional y constitucional democr谩tico sin instituciones militares.
聯Para que nunca m谩s en Chile esto ocurra聰 es la frase m谩s est煤pida que se haya pronunciado en la historia de Chile. Una declaraci贸n de esta envergadura en la boca del general del ejercito de Chile Juan Emilio Cheyre desvela una maquiav茅lica forma de ejercer la autoridad militar en el marco del 谩mbito institucional. Acreditar un 聯nunca m谩s聰 presupone asumir que por naturaleza las fuerzas armadas detentan el derecho de asesinar y torturar a los ciudadanos. Justificar la expresi贸n 聯nunca m谩s聰 presupone admitir que los militares chilenos renuncian a 聯a la prerrogativa聰 de asesinar, violar, torturar a sus conciudadanos.

En los tres a帽os de mando del general Juan Emilio Cheyre el ejercito de Chile ha avanzado en cuatro 聯l铆neas de acci贸n聰; modernizar el ej茅rcito, aumentar su presencia internacional, contribuir al desarrollo nacional y alcanzar una mayor cohesi贸n con la sociedad chilena. Este; ya en enero del 2003, destaca que el Ej茅rcito no es heredero del r茅gimen militar ni el responsable de su defensa. De aqu铆 deviene la paranoica frase del "nunca m谩s" de junio de ese mismo a帽o.

Si el Comandante Cheyre pretende sacar adelante sus 聯l铆neas de acci贸n聰 no le queda otra alternativa que legitimar al ejercito y por ende a las fuerzas armadas como cuerpos institucionales y no como enclaves de asesinos y ladrones. Casi dos d茅cadas de acoso judicial y pol铆tico 聳tal como ellos lo denominan- es m谩s que suficiente tiempo para entender que hay que redoblar esfuerzos para la reinserci贸n institucional. Tanto en un plano nacional como internacional.

Sin embargo, el camino a recorrer se perfila complicado; particularmente si se considera la primera 聯linead e acci贸n聰. Cuya propuesta es 聯aumentar la presencia internacional del Ejercito de Chile.

A los militares les corresponde el honor de insertar la econom铆a chilena en el circuito de la econom铆a global. Sin embargo se olvidaron de calcular que tambi茅n existe una legislaci贸n global basada en la vigencia de los tratados internacionales donde se estipula que los cr铆menes de lesa humanidad no prescriben. Tres mil cad谩veres y cincuenta mil torturados -de acuerdo a la legislaci贸n internacional- son jur铆dicamente considerados como tal; cr铆menes de lesa humanidad. Por lo tanto corresponde asumir que no hay que brindarle la oportunidad de protagonismo en la arena internacional. Ante la legislaci贸n internacional los militares y polic铆as chilenos son culpables de crimen y tortura.

La segunda l铆nea de acci贸n contempla como objetivo, 聯contribuir al desarrollo nacional y alcanzar una mayor cohesi贸n con la sociedad chilena.聰 Por ley 聳dictada por los militares- el diez por ciento de las ganancias originadas de la venta del cobre se deriva autom谩ticamente al presupuesto de las fuerzas armadas. Vale considerar que una serie de leyes secretas garantizan otra serie de regal铆as a los militares chilenos. El actual modelo constitucional asegura la asignaci贸n de recursos estatales amparando la condici贸n de privilegiados los militares.
Es la ingenier铆a pol铆tica del r茅gimen militar la que gener贸 la estructura que garantiza el libre acceso de los consorcios transnacionales y la correspondiente asignaci贸n de concesiones y derechos de explotaci贸n de recursos econ贸micos, sociales y naturales chilenos. El Estado heredado de los militares delega la gesti贸n econ贸mica, comercial y pol铆tica en manos de los consorcios nacionales y transnacionales. Los militares abolieron el principio de la soberan铆a nacional y 聳de paso- desmontaron el proyecto de Estado de bienestar social.

Un tercer aspecto de las famosas l铆neas de acci贸n corresponde con la aspiraci贸n de 聯modernizar el Ej茅rcito聰. No es menos cierto preguntarse en un mundo econ贸micamente globalizado, 驴para que sirven los ej茅rcitos? El neoliberalismo es el fundamento de la cohesi贸n entre las elites del sur y el norte. Somos testigos de la m谩s grande convergencia financiera, tecnol贸gica y militar que se ha operado en la historia de Am茅rica. La elite militar, financiera y pol铆tica se proyecta convencida que la v铆a por la que transita es la 煤nica alternativa y que la globalizaci贸n econ贸mica es inevitable. Si la convergencia es inevitable y la vigencia del modelo es uniforme y global entonces 驴para que sirven los ej茅rcitos? Mas que plantear la modernizaci贸n (concepto que nada dice) de los ej茅rcitos 驴no es necesario plantearse la necesidad de desmantelarlos?

La historia de Latinoam茅rica y particularmente su historia institucional reitera una sola cosa; los ej茅rcitos no son garante de estabilidad, por el contrario son su mas claro enemigo. La envergadura e involucramiento de los militares chilenos en el asesinato, y tortura de civiles no es ning煤n caso aislado en el contexto americano. La pregunta es 驴para qu茅 seguir fomentando la existencia de instituciones que representan un peligro para la sociedad civil?
La cuarta l铆nea de acci贸n persigue 聯alcanzar una mayor cohesi贸n con la sociedad chilena.聰 Los militares son los forjadores de la abolici贸n de la soberan铆a chilena y particularmente de la soberan铆a del territorio Mapuche. Dos millones de hect谩reas del territorio Mapuche asignadas en concesi贸n a las transnacionales, m谩s la abolici贸n del derecho de propiedad colectiva es un claro antecedente de c贸mo los militares adjudicaron la soberan铆a de nuestro territorio. Por lo tanto en nuestra condici贸n de naci贸n originaria no nos corresponde respetar los dictados de una noci贸n de soberan铆a que no responde a nuestros intereses.

Es muy dif铆cil imaginar a los militares 聯alcanzando una cohesi贸n con la sociedad chilena聰. La llamada sociedad chilena esta definitivamente despedazada en varios fragmentos econ贸micos, sociales, y 茅tnicos. La pregunta es 驴sobre la base de que proyecto aspiran los militares reconstruir un consenso program谩tico de car谩cter nacional?

Seg煤n Amnesty International, la tortura se sigue practicando en las c谩rceles y lugares de detenci贸n de los servicios policiales. Los militares son los gestores de la llamada ley antiterrorista; las instituciones militares y policiales chilenos aceptan la vigencia de una definici贸n de tortura que no es acorde con los est谩ndares del derecho internacional. Y particularmente; en el marco de la situaci贸n Mapuche vale recordar que la Ley Antiterrorista sigue vigente y hoy en d铆a se usa exclusivamente para reprimir las demandas de nuestro pueblo. Consecuentemente ni la tortura ni la violencia que ejercen los cuerpos policiales y militares pueden ser consideradas como un problema del pasado en Chile.

Sin militares un mundo mejor es posible.

Por Calbucura, J.

 Campa帽as

2022-02-02

Publicaci贸n sobre la cultura, sociedad y pol铆tica de los pueblos originarios.

El peri贸dico Pukara

El Peri贸dico Pukara quiere ser un baluarte en el lucha de ideas, en el combate de principios, en la guerra conceptual, de an谩lisis, de informaci贸n e investigaci贸n que libran los pueblos ind铆genas contra el ocupante colonialista. El peri贸dico Pukara es una publicaci贸n mensual sobre la cultura, sociedad y pol铆tica de los pueblos originarios. Periodico Pukara
Lea más...

2023-06-15

脩uke Mapu

Facebook Centro de Documentaci贸n Mapuche 脩uke Mapu

En nuestro Facebook Centro de Documentaci贸n Mapuche, 脩uke Mapu puede encontrar toda la actualidad noticiosa, art铆culos, videos, fotos, actividad, enlaces y el m谩s completo archivo de noticias. Facebook Centro de Documentaci贸n Mapuche, 脩uke Mapu:
Lea más...

La Realidad Mapuche en Youtube


Benetton y los mapuche


¿Qué es la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas?


Aprenda Mapunzugun, el idioma Mapuche, via Internet: comprenda el contexto sociocultural- linguístico e interétnico del Pueblo Mapuche.