Ñuke Mapu
http://www.mapuche.info/
Centro de Documentación Mapuche
Mapuche Documentation Center

2010-11-21 | Cultura | Mapuche

tradición Cosmovisión indígena:

Reconocen como"tesoro vivo" a narradora de "epew" o fábulas mapuches

A sus 79 años, Paula Painén registra en su memoria el mayor repertorio de relatos transmitidos oralmente por generaciones.


HECTOR FLORES Foto:HECTOR FLORES
IVÁN FREDES
"Había una vez dos zorros. Uno vivía en el cielo y otro en la tierra. El de arriba descendió y le dijo al de abajo: ¡compadre!, no trabaje tanto, vamos a descansar al cielo".

-"¡Ya!", le respondió.

Al poco tiempo quiso regresar. Le pasaron un cordel para que bajara despacito.

-"Avise cuando llegue abajo", le gritaban desde arriba".

-¡Nooo aún!, respondía el zorro.

-"¿Llegoooó?", repreguntaban.

-¡Noooo aún!, replicaba cada vez más despacio.

Cuando no escucharon más su respuesta, soltaron el cordel, pensando por error que ya había llegado, pero el zorro cayó a la tierra y quedo malherido...".

Sentada al lado de su cocina a leña, Paula Painén (79), nacida y criada en la misma casa al costado de la carretera, como si leyera un libro, comienza a narrar improvisadamente, con gestos, énfasis e intercalando vocablos indígenas, este relato escuchado a su abuela en una auténtica ruca.

"El "epew", cuento o fábula mapuche, "El zorro que cayó del cielo", con el que comienza este artículo, es una de las más celebres narraciones fantásticas que transmiten valores como la amistad, la obediencia, el trabajo, el amor a los padres, el respeto a los mayores e incluso, la creación del mundo indígena.

La anciana mujer fue seleccionada de entre 69 postulantes como "Tesoro Humano Vivo" del patrimonio cultural chileno por el Consejo Nacional de la Cultura. El reconocimiento, más un premio de $ 7 millones, le fue entregado el pasado miércoles en una ceremonia pública en Santiago.

Cosmovisión mapuche

El más famoso y extendido de los "epew" es el que relata la lucha de una serpiente del mal (Treng Treng) que hacía subir las aguas para castigar a los hombres y otras del bien (Kay Kay) que hacía subir los cerros para salvarlos. Finalmente, sobreviven dos jóvenes y dos ancianos. Los primeros para reproducirse y los segundos para transmitirles conocimientos.

"Mi abuelita nos contaba los "epew" en el fogón de la ruca. No había radio, televisión ni nada de eso. Eran horas y horas. A veces nos asustaba porque hablaba del "witranalhue" (diablo) o del "anchimallen" (diablo chico)".

El investigador de la cultura mapuche, Juan Ñanculef, dice que la tradición de los "epewtufe" (narradores de epew) está en un proceso de extinción. "Deben existir entre 50 y 100 "epew". No están escritos. Sólo en la memoria de los más antiguos", recuerda Ñanculef.

Paula Painén es, quizás, la "epewtufe" que más cuentos mapuches tiene registrados en su prodigiosa memoria. Incluso la antropóloga Sonia Montecino públicó 17 de sus narraciones.

Con sus relatos, como "El pajarito", "La niña que se perdió en el volcán", y una larga lista, cautiva a sus nietos, a los estudiantes de las escuelas que la invitan y a los niños en su iglesia.

Valores ancestrales

Ñanculef remarca que todos los "epew" tienen como personajes a animales humanizados y el escenario siempre es la naturaleza. Su finalidad es transmitir enseñanzas y costumbres ancestrales.

Las narraciones pueden durar hasta tres horas y el tiempo depende del interés que la narradora observe en su auditorio.

"...El zorro estaba tirado, como muerto. Entonces pasó el león y le dijo: "¡Qué te pasó, hombre! Y le respondió que se cayó del cielo. El león fue a buscar dos bandurrias-machi que lo sanaron y...", continúa narrando Paula Painén, en la mitad de su interminable "epew" que va enlazando una sucesión de historias, en una tradición oral amenazada por la cultura global.

Otros tesoros humanos
La narradora mapuche Paula Painén forma parte ahora del patrimonio cultural inmaterial reconocido este año por segunda vez por el Consejo Nacional de la Cultura. En esta segunda versión de "Tesoros Humanos Vivos", también serán reconocidos los artesanos de Rari (Irma Rebolledo) que crean adornos y utilitarios con crin de caballo; una comunidad de la etnia Colla de Atacama (al interior de Copiapó) compuesta por diez familias de pastores transhumantes (Chile-Argentina), en la persona de Héctor Salinas, y al cantor a lo humano y divino en décimas, Domingo Pontigo, de Melipilla, una de cuyas obras es la "Historia de Chile en Décimas". El año pasado, los "tesoros" fueron: Cristina Calderón, la última hablante de la lengua yagán; la cantora campesina María Angelina Parra; la comunidad Kawésqar de Puerto Edén, y el Baile Pescador Chino N° 10 de Coquimbo.

Fuente: El Mercurio

Publicado: 2010-11-21 | Revisado: | Enlace de actual documento: http://www.mapuche.info/?pagina=1884