10 de Agosto de 2001

Editorial
Reestructuración de la Conadi



Transcurridos casi tres meses desde que estallara el escándalo por irregularidades administrativas al interior de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi), el consejo directivo de la entidad fiscal se encuentra analizando un plan de reestructuración orientado, principalmente, a optimizar sus procedimientos y hacerlos más transparentes.

 Los serios cuestionamientos públicos que han afectado a dicho servicio llevan a establecer que tales transformaciones resultan no sólo un auspicioso avance, sino que una meta irrenunciable para la Conadi. Más aún si el organismo pretende alcanzar mayores grados de legitimidad frente al mundo indígena y al resto de la nación lo que, sin duda, le permitiría ejercer de mejor forma la labor para la cual fue creado.

 Los cambios administrativos emprendidos por la corporación debieran entenderse, en primer término, como un proceso tendiente a "ordenar la casa" para, posteriormente, lograr su normal y correcto funcionamiento como institución del Estado.

 La Conadi está actuando como lo demanda la clara necesidad de contar con servicios públicos modernos y eficientes, más aún, en una materia tan sensible para el país como ésta. Sin embargo y tal como lo ha indicado una parte del consejo al rechazar en primera instancia los cambios propuestos, éstos deben hacer frente al fondo de los problemas y, por tanto, no descartar a priori posibles cambios a la Ley Indígena de 1993, si así se requiriera.

 La moción elaborada por el actual director apuntaría, en primer término, a distribuir la toma de decisiones dentro del organismo -ampliando las facultades de las subdirecciones regionales- y, especialmente, a regularizar los mecanismos de compra y traspaso de propiedades.

 Lo último constituye un factor decisivo considerando la supuesta falta de probidad con que habrían actuado los funcionarios de la Conadi en esos procesos, que siguen siendo investigados por fiscales del Ministerio Público. El mencionado escándalo llevó al Ministerio de Planificación y Cooperación (Mideplan) a impulsar una serie de reformas que son las que hoy se discuten en el seno del organismo.

 Todo avance que se produzca en el marco de los temas pendientes con los pueblos originarios debe anotarse como un punto positivo para el país. Por ello, la Conadi debe restablecer o cimentar su misión como nexo entre las autoridades y el mundo indígena. La confianza de la población en su labor y un claro prestigio público le permitirán alcanzar esa meta.
 
 

latercera@copesa.cl
Derechos reservados COPESA
Este sitio es parte de la red Terra Networks Chile S.A.