07 de Agosto de 2001

Dirección Provincial de Educación Biobío ordenó indagar denuncias formuladas por lonkos y werquenes de la etnia
Investigan supuesta discriminación y golpiza contra escolar pehuenche

Aseguran que Yuri Muñoz Treca, de 17 años, de la Escuela Internado de Ralco, fue tratada de comunista y revolucionaria.
 

Fabián Alvarez/ Ralco


Lesiones
El director Luis Acuña precisó que minutos después de la pelea, la madre y una tía de Yuri Muñoz llegaron a la escuela. Un paramédico del consultorio local ubicado enfrente acudió al internado, y no encontró mayores complicaciones que una histeria del momento. Más tarde, la joven -junto a su madre- fue trasladada al consultorio, donde el médico de turno, Alvaro Leiva, le diagnosticó "policontusiones menores y un resfrío", según relató el director del centro de salud, doctor José Luis Sanhueza. La adolescente concurrió el viernes por sus propios medios hasta el Hospital de Santa Bárbara, donde se le diagnosticó un TEC cerrado, quedando en observación, debido a que señaló que tras la pelea perdió el conocimiento por media hora.

 

La Dirección Provincial de Educación Biobío ordenó ayer una investigación en la Escuela Internado de Ralco, en el Alto Biobío, a raíz de una denuncia interpuesta por el Consejo de Autoridades Pehuenches. Los dirigentes de la etnia acusan que Yuri Muñoz Treca, de 17 años y alumna de octavo básico B, fue golpeada el 31 de julio pasado por dos compañeras, en un hecho originado en un trato discriminatorio por su condición indígena.

 Los lonkos y werquenes Juan Tranamil, Segundo Suárez, José Purrán, Antolín Curriao, Julio Treca y Carmen Paine expresaron en una carta emitida a las autoridades de educación que "esta actitud de los niños es reflejo del comportamiento del director y profesores del colegio, quienes se han dedicado a largos hostigamientos, tratándola de comunista, revolucionaria e invocando la construcción de la represa Ralco como forma de maltrato sicológico".

 Víctor Treca, abuelo de la adolescente, dijo a La Tercera que "Yuri se halló discriminada por los alumnos del internado, ya que le inventaron que había ido a la marcha (protesta mapuche en Temuco de hace una semana), cuando en realidad ella se ausentó de la escuela unos días para ir a ver a su abuela en la comunidad de Pitril".

 La estudiante habría resultado con un traumatismo encéfalo craneado cerrado (TEC). "Quedó inconsciente y tiene una mano lesionada, cuando le pegaban le decían que era revolucionaria y esas cosas", contó su abuelo.

 La situación denunciada por el Consejo de Lonkos y Werquenes motivó que ayer el supervisor de la Dirección Provincial de Educación Local, Gabriel Abarzúa, y el director comunal de Educación de Santa Bárbara, Mario Candia, concurrieran hasta Ralco e iniciaran las primeras indagaciones, con el fin de evaluar si existen méritos para el inicio de un sumario administrativo en el plantel, explicó el director provincial de Educación, Héctor Otárola.

 El director de la Escuela Internado de Ralco, Luis Acuña, desmintió la versión de la familia y del Consejo de Lonkos y Werquenes, explicando que lo que ocurrió fue una pelea entre Yuri y otra alumna del internado en el baño.

 Según Acuña, durante la riña -en la que participaron otras compañeras en defensa de ambas- "le gritaron cosas respecto de una participación que ella tuvo en Temuco. Fue a Temuco invitada por su familia a participar en la protesta que hubo. Entre ellas se dijeron cosas y de ahí salió esto, y también los apelativos de protestante, activista, comunista y no sé qué más".

 El director del establecimiento negó que él y otros integrantes del plantel tengan un trato discriminatorio con la estudiante.

 Yuri Muñoz señaló a La Tercera que se sintió discriminada por los compañeros y molestada por algunos profesores, "porque me inventaron que con mi hermana fuimos a la marcha mapuche de Temuco. Faltamos a clases unos días porque fuimos a ver a mi abuelita en Pitril (comunidad de Alto Biobío). Nos decían que éramos las hermanas Quintremán y que éramos unas políticas. Incluso un profe me dijo que para qué alegaba si la represa se iba a hacer igual".
 

Versión de la afectada

De acuerdo con Yuri, la pelea se originó "porque me empezaron a mandar recaditos de que yo era una política. Salí del baño donde estaba lavando ropa y entre dos me pegaron y una gritaba que me pegaran más".

 Descartó que la pelea se haya originado por celos como sostiene el establecimiento, "fue porque a todos les dio por decir que fui a Temuco a protestar. Algunos profesores me decían que les diera un autógrafo porque había salido en la tele".

 La joven señaló que a pesar de que los doctores afirman que no tiene nada de cuidado, "igual siento mareos, dolores de cabeza y de espalda". Asegura que no participa en ningún movimiento pehuenche.
 

latercera@copesa.cl
Derechos reservados COPESA
Este sitio es parte de la red Terra Networks Chile S.A.