Centro de Documentación Mapuche Documentation Center
Río Negro, 17 de noviembre de 2001.
 

En la zona rural empezó con buena aceptación


En la Región Sur rionegrina, la encuesta se realizó entre el martes y ayer. Los aborígenes abrieron sus puertas al censista.

INGENIERO JACOBACCI (AJ).- Una buena aceptación tuvo en los pobladores de la zona rural de la Región Sur, el Censo Nacional de Población Hogares y Viviendas 2001. A pesar del mal estado de los caminos, en la mayoría de los parajes la encuesta se realizó entre el martes y ayer debido a la gran extensión territorial que tiene la zona.

En estos lugares la mayoría de la población es aborigen, por lo que se temía cierta reticencia de la gente a ser censada ante la negativa a la realización del censo manifestada por los representantes de las comunidades indígenas de las cuatro regiones de la Argentina, NOA, NEA, Centro y Sir. El pasado 4 de octubre enviaron un documento al Gobierno Nacional, rechazando la realización del censo al considerar que existe una falta de difusión en las comunidades indígenas de todo el país y solicitaron una postergación por cinco meses. El pedido tuvo como objetivo principal la generación de instancias que permitieran a los pueblos indígenas tener plena participación y garantías de un censo verdadero de hogares indígenas. En el módulo 5, denominado "cédula censal", de la cartilla diseñada para los registros del censo se establece la diferenciación de las distintas personas respecto de su origen étnico. Ayer fuentes vinculadas al CAI, delegación El Bolsón señalaron que la población aborigen "tomó este censo como una política más del Gobierno. Otro atropello hacia la gente" sostuvieron. Las mismas fuentes señalaron que a pesar de esta decisión la población indígena dispersa "tiene la libertad de responder o no a este censo".

Según manifestaron ayer algunos censistas que recorrieron los parajes de la Región Sur, la gente los atendió muy bien y les brindó toda la información solicitada. Desde las distintas localidades se envió a los parajes censistas conocedores de los lugares donde trabajaron, lo que facilitó la tarea. "No hubo ningún problema. Algunas personas que sabían que íbamos, nos esperaron con mates y tortas fritas. Nos trataron muy bien" sostuvo Graciela, censista que trabajó en la zona de la Rinconada de Pilquiniyeu y en Yamaniyeu, ubicadas a unos 90 kilómetros al sur de Maquinchao, en el límite entre las provincias de Río Negro y Chubut.

Entre las 5 de la mañana y las 20.30 la mujer recorrió cerca de 500 kilómetros para censar a unas 30 familias. "Nos encontramos con algunas dificultades en los caminos y con algunas casas vacías porque la gente andaba recorriendo el campo. Allí no pudimos pegar las obleas para dejar constancia de que habíamos pasado, porque no nos dieron". Graciela añadió que la cartilla censual fue diseñada para las grandes ciudades ya que contiene algunas preguntas que hasta da un poco de vergüenza realizarlas. "No le podemos preguntar a un productor si trabajó en la última semana, si es sabido que el campesino trabaja de lunes a domingo" sostuvo. Respecto de las personas indígenas señaló que las que le tocó censar no tuvieron problemas en asumir sus raíces, aunque algunas no sabían precisar a qué pueblo pertenecían. Además destacó la presencia de muchas personas discapacitadas que no tienen el certificado que las acredita como tal y otras, en su mayoría hombres, que viven solos.
 

Mapuches reiteraron su postura crítica

NEUQUEN (AN).- Las organizaciones mapuches neuquinas cuestionaron el Censo 2001 porque el proceso previo no respetó un conjunto de disposiciones legales y, sobre todo, porque no aporta ningún elemento al auto reconocimiento de los pueblos originarios. En una rueda de prensa -que se realizó ayer al mediodía en la sala donde sesiona habitualmente el Consejo Superior de la Universidad Nacional del Comahue en esta capital- los mapuches denunciaron que el real objetivo de este censo es consolidar las políticas de negación y discriminación en contra de los pueblos originarios. De la conferencia de prensa participaron representantes de las organizaciones mapuches Newentuayiñ, We Kvyeh, Kojog y de los Jóvenes Mapuches. Con todo, opinaron que el censo tal como está planteado es un "capricho del gobierno nacional llevarlo adelante" porque no apunta a dar a conocer la cantidad objetiva de habitantes de los diferentes pueblos originarios del país.

"Por primera vez en la historia del país se había incluido la variable indígena, pero el Estado ha incurrido en una serie de irregularidades en el cumplimiento de las leyes provinciales y nacionales que amparan los derechos de los pueblos originarios que no podemos avalar", destacaron.

"Este censo hubiera sido una herramienta importante para planificar políticas a futuro destinada a los pueblos originarios, sin embargo, el Estado no ha querido escuchar nuestras propuestas", dijo Cariman. Los mapuches aclararon que no están en contra del censo como instrumento de planificación de las políticas sociales del país. De todos modos anticiparon que éste no será avalado por las organizaciones que representan a los distintos pueblos originarios del país porque no va a reflejar la realidad de sus habitantes.

"Hoy la realidad de los pueblos originarios es compleja y heterogénea -indicaron- y la mayor parte de los hermanos están afuera de las comunidades a causa de una forzada inmigración". Por eso, alentaron a los mapuches que viven en las zonas urbanas para que se pronuncien y reconozcan su origen mapuche.



® Copyright Río Negro Online - All rights reserved