Río Negro, 02 de noviembre de 2001
 
"Los mapuches no son enemigos de Repsol; tenemos que convivir"
 

Roberto Domínguez, titular de la Regional Oeste de la petrolera, habla del conflicto.
 

NEUQUEN (AN).- El gerente de la Regional Oeste de Repsol YPF, Roberto Domínguez, teme que algún momento el conflicto con los mapuches de Loma de La Lata provoque una víctima fatal: "Trabajamos para que eso no ocurra y estamos preocupados por ese tema", dijo el directivo y reivindicó a "la vía del diálogo" como la única herramienta para encontrar una solución.

El ejecutivo admitió que la promocionada alianza estratégica con la provincia aumentó el grado de exposición de la firma y sus integrantes. Domínguez dijo que los mapuches de las comunidades Paynemil y Kaxipayiñ no son enemigos de la empresa y reconoció que "muchas veces hubo problemas de comunicación y falta de información".

-¿Por qué no encuentran una solución al conflicto?
- Siempre hubo una permanente vocación de dialogar y de llegar a un entendimiento, pero últimamente nos fue muy difícil atender y satisfacer todas las demandas que eran cada vez más exigentes. Ahora, aparentemente, se ha abierto una instancia de diálogo, algo que nunca dejamos de tener presente.

-¿Es posible la convivencia después todo lo que ha pasado?
-Estamos convencidos de que la solución tiene que ser a largo plazo y de convivencia, no podemos pretender otra cosa.

-¿Admiten errores?
-Nuestra industria ha cambiado totalmente, antes había cosas a las que no se les daba valor y se cometieron errores. Ahora hay una percepción distinta, la ética ambiental ha obtenido una importancia y una preponderancia de la que ninguno de nosotros se puede sustraer. Esto tiene que ver con la seguridad y con convivencia con el entorno y la comunidad.

-¿Y por qué no hay avances?
-En algún momento se nos hizo imposible cumplir ciertos requerimientos, porque carecían de razonabilidad, cuando hablo de razonabilidad hablo de apegarnos a lo que dice la ley, creo que todo está bien reglamentado. De todas maneras, nosotros estamos seguros que la empresa tiene derechos a explotar una concesión otorgada por el Estado nacional y para eso hay que realizar una serie de trabajos insalvables y cumplir ciertas normas.

-¿Cómo comprueban que ustedes cumplen con el medio ambiente y con las normas?
-Para eso están los organismos de control, las empresas que certifican sistemas de gestión. Estamos en eso, pero encontramos disidencia cuando por desconocimiento o por situaciones de hecho se nos paran los trabajos... En esos casos recurrimos a la Justicia, pero la justicia no es de un día para otro.

-Por la estrecha relación y por los compromisos creados ¿No siente que la bronca contra el gobierno provincial terminan descargándose contra la firma?
-Nuestro grado de exposición es más alto y asumimos y vivimos con eso, pero a veces esto se alimenta con información que no está bien fundamentada: ayer escuchaba un radio en la que decían que la empresa liquidaba el 6% por regalías. Esa información es malintencionada o no fue corroborada.

-¿Qué cosas no cumplió la empresa con los mapuches?
-Creo que se han cumplido en su totalidad, contestó Domínguez y enseguida la dio paso al abogado Oscar Lamboglia: "La planta potabilizadora está, el dinero para las comisiones de seguimiento se paga todos los meses y se cumple con la provisión de agua", dijo el letrado.

-La traza de caños es un eterno problema.
-Para todas las obras tenemos habilitación, por ejemplo la del pozo 189. Pero se ha llegado a una situación en que creo que se pone en peligro la integridad física de los propios integrantes de la comunidad. Hubo gente que saltó un alambrado y se sentó sobre un lugar que hay un gasoducto de alta presión. También se da la paradoja de que no nos permiten hacer tareas de mantenimiento cuando paralelamente reclaman seguridad, puede ser un problema de comunicación.

-¿Esta permanente fricción puede producir una muerte?
-Estamos haciendo las cosas para que no la haya, cuando hay alguien que se introduce en un lugar de riesgo la peligrosidad aumenta. La gente nuestra trabajando en un ambiente de mucha presión no tiene la concentración para actuar correctamente y eso también es muy riesgoso.

-¿En algún momento le dijeron a la provincia que podían parar obras y frenar inversiones?
-Se nos hace difícil trabajar en estas condiciones, estamos a media máquina.

-¿Qué significa estar a media máquina?
-A esta altura del año, quizá, en obras llevaremos un 70% de lo que tendríamos que haber hecho: en pozos, obras y reparaciones. Esto nos ha impactado realmente, sin embargo creo que en algún momento vamos a lograr una solución, de no ser así yo lo sentiría como un fracaso.
 

Respeto por las diferentes ópticas

NEUQUEN (AN).- "No es grato que a uno lo insulten por pertenecer a una empresa como la nuestra. Yo respeto la diversidad de opiniones, pero creo que algunas personas no toman en cuenta en el país, el 98%de los empleados de Repsol son argentinos, que creo tienen los mismos derechos que las comunidades mapuches", contestó Roberto Domínguez cuando se le preguntó sobre cuánto influye sobre el personal de la firma las marchas y escraches contra el edificio central.

-¿Cómo define a los mapuches?
-Son una comunidad que tiene tradiciones y valores culturales particulares que de alguna manera tratan de mantenerlas, una comunidad que vive organizada con sus leyes y reglas. El objetivo es tener una relación tranquila y productiva con esta gente.
Domínguez, en este marco, dejó en claro que Repsol-YPF respetará los fallos judiciales y asumirá todas las responsabilidades que le quepan en caso de que se compruebe que la actividad hidrocarburífera afectó la salud de los mapuches y el suelo que habitan.

El directivo dijo que la empresa ha cumplido con todas sus responsabilidades y compromisos.
 

Indígenas impiden el ingreso a la compañía Pioneer

CUTRAL CO (ACC) - Una treintena de mapuches que viven en inmediaciones del paraje Portezuelo, mantuvo ayer un bloqueo al acceso principal de la empresa Pioneer Natural Resources, a unos 20 kilómetros al oeste de aquí. Reclaman que se los reconozca como comunidad y que la compañía les solicite autorización para entrar en las tierras donde habitan.
Desde las 6 de la madrugada de ayer, el grupo del que formaban parte hombres, mujeres y niños, se apostó en el acceso principal al predio de Pioneer. "Estamos aquí porque queremos la respuesta de la empresa. Hace tiempo venimos luchando por esto. Tuvimos un diálogo en tres oportunidades porque queremos buscar los medios para no llegar a este conflicto y queremos es que se nos reconozca como comunidad", explicó ayer el lonco Fidel Pinto Duminao.

Los indígenas exigen un acta de permiso para trabajar en el área avalada por la comunidad y el relevamiento de todas las tareas que la firma petrolera lleva adelante en el área.

Estas familias sostienen que desde hace un siglo viven en esta zona y por lo tanto exigen el reconocimiento de su presencia por parte de las empresas como primera medida y la solicitud de autorización para los trabajos, después.

Los mapuches mencionaron que con las tareas que se efectúan en la actividad petrolera, se generaron daños a la vegetación natural y los animales autóctonos de a poco huyen del lugar ante el temor que les produce el ruido de las máquinas. También, denunciaron que existe un grado de contaminación. "Nos sentimos atropellados, nos rompieron los campos, nos contaminaron la tierra que es parte de nuestra cultura. Nos vemos gravemente afectados y la empresa se niega a reconocernos como poseedores y dueños de la tierra ", sostuvo Dominao.

Ayer, efectivos de la policía provincial se acercaron hasta el lugar y dialogaron con los manifestantes a quienes les informaron que debían dejar liberado el camino pero éstos se negaron a dejar el sitio.

Los integrantes de esta comunidad en formación utilizaron palos, arbustos y algunos vehículos para bloquear el camino, e impidieron con su presencia el ingreso y egreso de vehículos, tanto de la empresa como de quienes prestan servicios allí.

Foto: Domínguez: "Estamos convencidos de que la solución tiene que ser de largo plazo y de convivencia, no podemos pretender otra cosa".



® Copyright Río Negro Online - All rights reserved