Rio Negro, 21 de septiembre de 2001
 

Federales reprimieron a mapuches en Loma de la Lata

 
Los indígenas intentaban frenar el avance de una máquina
 
NEUQUEN (AN).- Un grupo antimotines de la Policía Federal -contratado por la empresa Repsol-YPF- reprimió ayer al mediodía a una docena de integrantes de la comunidad mapuche Kaxipayiñ que intentaba impedir el avance de una máquina que trabajaba en la traza de una picada en Loma de La Lata.

En la revuelta uno de los integrantes de la comunidad resultó con un corte en el cuero cabelludo, una mujer indígena recibió un bastonazo en la pierna y un chico (de 12 años) un golpe en la cabeza, según consta en la denuncia penal radicada por la tarde en una fiscalía neuquina.

Los uniformados contratados para tareas adicionales, en confusas circunstancias, avanzaron contra el grupo en el que había hombres, mujeres y niños para -según la empresa- "hacer cumplir una medida cautelar" de la jueza federal Margarita Gudiño de Argüelles. La medida judicial solicita a los mapuches que se abstengan de impedir trabajos de la empresa pero no alcanzó a ser comunicado a cada uno de los integrantes de la comunidad. Tampoco hubo intimación ni orden de desalojo.
"Es cierto que no dejamos que avancen con los trabajos: nos pusimos adelante y nos apalearon sin orden de la jueza y sin que la jueza supiera nada. La obra había sido aprobada pero no por el lugar que ellos encararon, quince metros corrido y avanzando sobre la vegetación", afirmó el lonco de la comunidad Gabriel Cherqui, que también resultó con contusiones.

El gerente de Relaciones Externas de Repsol YPF, Roberto Villa, confirmó que la empresa contrató a la Policía Federal y comentó que los uniformados actuaron en defensa del derecho al trabajo y para proteger a su personal que "está atemorizado por esta situación".

La Federal fue contratada en los últimos días y comenzó su tarea con dos uniformados, a los que ayer se sumaron otros cinco. "Es un acto patoteril de la empresa que está buscando la reacción del pueblo mapuche", afirmó la dirigente de la Coordinación de Organizaciones Mapuches, Verónica Huilipán. Como se sabe, la empresa -dueña de los derechos de explotación- y los mapuches -propietarios de la tierra pero no del yacimiento hidrocarburífero- tienen una pésima relación. Así, en Loma de la Lata se libra una guerra con todos los condimentos. Y todos los riesgos.

Villa dijo que la traza del gasoducto -que conduce a una planta separadora- que se intentaba ayer "no se discutió porque se hace de acuerdo a normas técnicas de seguridad que elaboran nuestros profesionales".

"El trabajo de la planta separadora estaba aprobado y lo hacíamos de la forma más conveniente", se defendió.

De acuerdo a lo que pudo evaluar, el desenlace era previsible. Así como los policías se presentaron vestidos como para una guerra, los mapuches llevaron cámaras fotográficas y filmadoras dispuestos a frenarlos. Una alta fuente policial reconoció a un solo lesionado por parte de mapuches. "Fue porque quiso sacarle el bastón a un policía", aseguró la fuente que -por otra parte- comentó que la intervención en un primer momento "se hizo para preservar la integridad de la gente que estaba parada delante de un máquina retroexcavadora".


® Copyright Río Negro Online - All rights reserved