El Mostrador
Centro de Documentacion Mapuche Documentation Center

22 de Noviembre del 2001

Inversión de $140 mil millones para detener movilizaciones indígenas
 

Mapuches: No hay rastro de millonaria promesa de Frei en 1999


por Pablo Solís

Ese año el ex Presidente impulsó la iniciativa de diálogos comunales para recopilar demandas mapuches de las regiones Octava, Novena y Décima, lo que arrojó un cuantioso programa de inversión hasta el 2002. Hoy, bajo el gobierno de Lagos, no está clara su implementación. Una investigación de El Mostrador.cl revela los documentos que precisan fechas, montos y responsables de la ejecución de lo que la prensa llamó el Plan Quintana.

“El importante esfuerzo que asumimos hoy ante ustedes significa una inversión de 140 mil millones de pesos entre el segundo semestre de este año y el año 2002”. Con esas palabras el entonces Presidente Eduardo Frei anunció el 5 de agosto de 1999 lo que debería convertirse en la mayor inversión pública en beneficio de las comunidades mapuches, una promesa lanzada por el gobierno como argumento contra el conflicto indígena que estaba en plena alza.

La iniciativa se denominó Plan de desarrollo interministerial de apoyo a los pueblos indígenas, y recibió el mote de Plan Quintana, aludiendo a quien ocupaba la cartera de Mideplan. Fue lanzada con gran pompa en el Patio de los Naranjos de La Moneda, con nutrida asistencia de representantes indígenas, empresarios y autoridades políticas.

Poco más de dos años después, El Mostrador.cl escudriñó al interior del aparato estatal para determinar qué pasó con el millonario anuncio, el cual, precisó Frei en su oportunidad, fue el resultado de un trabajo efectuado por “el ministro Germán Quintana y el director de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi), Rodrigo González", luego de "más de 300 diálogos participativos con las comunidades que permitieron la expresión libre de más de 3 mil 400 dirigentes mapuches, huilliches y lafkenches”.

Tras un largo recorrido en las reparticiones públicas comprometidas en el anuncio de Frei y que debían aplicar el Plan Quintana bajo el actual gobierno de Ricardo Lagos, no existe, para la prensa ni para los grupos beneficiarios, información sistematizada que precise cómo se ejecutó la inversión.

No obstante el silencio oficial, una investigación permitió tener acceso a los documentos elaborados por Mideplan en 1999, en los cuales se señalan con detalle los plazos, montos y organismos públicos responsables de la ejecución de la inversión prevista, desglosada región por región y priorizada geográficamente.

Tras el análisis, este medio halló que no existe claridad sobre si tal inversión finalmente se ejecutó. Tampoco está definido si los montos anunciados fueron recursos frescos especialmente dispuestos para el plan, o bien una mera recopilación de lo que habitualmente disponen los ministerios para el área mapuche, ya que a la fecha del anuncio -agosto- los presupuestos sectoriales ya estaban asignados.

Del mismo modo, los alcaldes de Tirúa, Vilcún, Puerto Saavedra y Traiguén, municipios que fueron seleccionados junto a otros 25 para ser receptores de la millonaria promesa, afirman que no han tenido noticia de si finalmente se realizaron las inversiones.

Las dudas sobre los fondos comprometidos han sido recogidas por dirigentes indígenas. El consejero de Conadi Hilario Huirilef dio cuenta de sus vanos intentos por saber qué pasó con la promesa.

El ex vocero de la Coordinadora Arauco Malleco, Víctor Ancalaf -quien hoy dialoga con el gobierno para conseguir la compra de tierras en Collipulli- ve cumplido su anuncio de 1999, cuando afirmó que a su juicio “el llamado Plan Quintana fue una farsa”.

El silencio oficial

Entre los organismos públicos requeridos por este medio se contó el ministerio de Planificación, al que corresponde “el diseño y aplicación de políticas, planes y programas de desarrollo nacional y regional”, función que es complementada con la tarea de “proponer metas de inversión pública y evaluarlas”.

Ante la nula respuesta en Mideplan, pese a que los antecedentes del caso fueron requeridos hace dos semanas, este medio consultó al ministerio que tenía la mayor responsabilidad en cuanto a inversión, el de Obras Públicas.

Pese a que figuraba con un 38 por ciento del monto total a invertir, fuentes de esa cartera indicaron que no tenían conocimiento del Plan Quintana, tal como se le llamó. No hubo mayor respuesta, a pesar de que se precisó mediante un fax la documentación respectiva.

En el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu), que tenía la misión de invertir un 1 por ciento de los 140 mil millones de la iniciativa, tampoco fue emitido un pronunciamiento sobre el tema. En la Conadi la situación fue la misma.

El actual silencio contrasta con las explícitas órdenes que dejó estampadas el ex Presidente Frei cuando anunció el plan, en la página seis, párrafo seis de su discurso. “He instruido a los ministros que otorguen máxima prioridad a la treintena de programas que conforman este Plan de Desarrollo”, afirmó.

La orden, que se supone sigue vigente, recae -según consta en la página cuatro del referido discurso- en “el Ministerio de Planificación y Cooperación, en los Ministerios de Agricultura, Salud, Educación, Obras Públicas y Vivienda, con la participación de la Subsecretaría de Desarrollo Regional, el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence), el Fosis (Fondo Solidario de Inversión Social), y el concurso activo de los gobiernos regionales y las municipalidades”.

SIGUE...

La inversión y los responsables

Alcaldes y dirigentes mapuches ignoran existencia de los fondos
 
 

VER DOCUMENTOS:

Las cifras del plan Quintana