El Mostrador
Centro de Documentacion Mapuche Documentation Center

 
 
Consejeros indígenas aplazaron votación de la propuesta de reestructuración de la Conadi presentada por el director Edgardo Lienlaf. (Luis Cáceres/El Mostrador.cl)

7 de Agosto del 2001
A su vez, releva la figura del director como generador de políticas

Restructuración de la Conadi busca impedir especulación en compra de tierras
 

por Pablo Solís

El proyecto no fue votado por los consejeros indígenas. El plan contempla crear una lista de predios susceptibles de ser comprados a la que los privados entrarán por concurso. La propuesta releva, a su vez, el rol del director nacional como formulador de políticas. Al interior del consejo hubo posturas divergentes, lo que derivó en que la aprobación final se aplace en 10 días.

Dos ejes principales arrojó el plan de reestructuración de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi) ideado luego de que se denunciara irregularidades en el proceso de adquisición de tierras para comunidades mapuche.

Por un lado, se planteó acotar las fórmulas de compra de tierras, disminuyendo la facultad discrecional de la autoridad para adquirir predios en conflicto. Por el otro lado, se repotenciará la figura del director nacional de Conadi como forma de relevar la importancia de la organización ante la comunidad y los diversos estamentos del Estado. Los cambios propuestos debieran estar implementados en los próximos seis meses.

En el caso de la compra de tierras se incluyó la idea de fondos de excepción medida que acota la posibilidad de comprar predios que surjan de la demanda intempestiva de las comunidades. Con ello se busca dar una señal en cuanto a que la vía de la movilización no permitirá acceder a reivindicaciones territoriales. Haber respondido anteriormente a esta forma de presión se tradujo en que promesas de compra, hechas por la autoridades para aplacar conflictos, pasaron a llevar el conducto regular existente.

Junto a lo anterior, se propuso que sea una sola estructura la que administre los tres fondos con que cuenta la Corporación: el de Tierras y Aguas; de Desarrollo; y Educación y Cultura. Asimismo, se anexó una nueva subdirección a ya las existentes Norte y Sur incorporándose la subdirección Centro, que atenderá las necesidades de la Isla de Pascua, que antes dependía de la Dirección Nacional.

Por su parte, la subdirección Sur ampliará su jurisdicción a la regiones Undécima y Duodécima, que hasta ahora sólo contaban con una oficina de Asuntos Indígenas.

La propuesta que debió ser votada ayer por el Consejo Nacional de la Conadi quedó pendiente en su aprobación luego que los consejeros acordaron un plazo de 10 días para elaborar una contrapropuesta que recoja las ideas surgidas en la sesión. Estas son, en general, que se cree un consejo autónomo y que no se cambie la dependencia administrativa de los fondos.

El Consejo de la Conadi está compuesto por ocho consejeros indígenas, que representan a las etnias mapuche, atacameña y rapanui. Como contrapartida, existen representantes de los ministerios Secretaría General de la Presidencia, Agricultura, Educación, Bienes Nacionales y de Planificación y Cooperación, a los que se agregan dos consejeros designados por el Presidente, más el director de la Conadi que también es designado por el Ejecutivo.

Al explicar el rechazo a la propuesta planteada, que no fue votada, Edgardo Lienlaf, director de la Conadi señaló que “se privilegió el consenso” por lo cual se conformó una comisión compuesta por Carlos Inquiltupa, atacameño; José Llancapán, mapuche urbano; Juan Manquel, mapuche del sur y Juan Cavada, jefe de la división de inversiones de Mideplan, que fue quien formuló junto a Lienlaf el plan de reestructuración.

Cavada señaló que de no haber acuerdo en 10 días, o en caso que se rechace la reestructuración, lo único que no se podría implementar es el que los tres fondos dependan administrativamente de una estructura, ya que ello requiere de la aprobación del Consejo de la Conadi.

Compras bien fundadas

“Dejamos la posibilidad de excepción. Es decir, que ante elementos bien fundados, el director nacional presente al consejo la compra directa de un predio, mediante un mecanismo que tenemos que generar, para resolver algún conflicto emblemático o algún otro elemento de alguna comunidad en especial”, dijo Lienlaf a El Mostrador.cl al explicar el fin del fondo de contingencia.

El presupuesto de fondo corresponderá al cinco por ciento del Fondo de Tierras y Aguas, es decir unos 600 millones de pesos.

“La apuesta es por ser más transparentes y también, de alguna forma, porque no se produzca la concomitancia entre el vendedor y las comunidades. A esto se añade que la decisión esté vinculada al Consejo de la Conadi”, añadió Lienlaf.

Junto a lo ya expuesto, la propuesta de reestructuración dispone que en el proceso de compra de tierras se separe la “oferta” de la “demanda” . En el caso de la oferta, dijo Lienlaf, la idea es abrir uno o dos concursos públicos anuales, donde personas no mapuches oferten los predios que quieran vender a la Conadi.

Por el lado de la demanda de tierras, se hará un catastro de las necesidades que tienen las comunidades las que serán clasificadas por región, provincia y comuna.

“Lo ideal es que podamos acotar la demanda a la oferta de predios que exista”, expuso Lienlaf al dar cuenta de la posibilidad que el predio exigido por la comunidad no esté en la lista de tierras en venta. Para esos casos se dispuso que las comunidades consideren terrenos alternativos con orden de prioridad.

"Los oferentes de tierras compiten entre sí por obtener los recursos de la Conadi, y por otro lado, las comunidades podrán ver cuáles son las alternativas disponibles", explicó Cavada al exponer la nueva forma de compra de tierras, que a su juicio, logrará transparentar el sistema y reducir los sobreprecios que eventualmente se puedan generar.

Otras de las bondades, es que se deja fuera del proceso de compra a intendentes y gobernadores u otras autoridades, quedando "en manos de la oferta y la demanda por medio de los concursos respectivos durante el año", concluyó Lienlaf.

SIGUE...

Un rol “más nacional” para el director