Centro de Documentación Mapuche Documentation Center
Santiago de Chile | domingo 22 de julio de 2001

Tensión en La Araucanía por allanamiento 



A disposición de la Fiscalía Militar de Temuco pasarán los ocho mapuches detenidos durante el violento allanamiento policial realizado el viernes a la sede del Consejo de Todas las Tierras, acusados de maltrato de obra a Carabineros en servicio activo. Entre ellos se encuentran los werkenes Aucán Huilcamán y Manuel Santander, quienes deberán comparecer el próximo martes.

El fiscal nacional, Guillermo Piedrabuena, informó que el procedimiento se desarrolló en el contexto de una denuncia presentada por Forestal Mininco, a raíz de las continuas ocupaciones del fundo El Ulmo de Victoria, cuyo patrimonio ancestral es reivindicado por la comunidad Domingo Trangol.

Por su parte, Huilcamán, quien resultó con lesiones en el brazo derecho, señaló ayer a El Metropolitano que solicitarán una entrevista con el Presidente Ricardo Lagos y anunció el inicio de nuevas acciones de los mapuches, las cuales comenzarían mañana en Santiago. Asimismo, “el próximo miércoles se realizará una gran movilización en Temuco en repudio a los jueces racistas que enfrentamos en la región”.

LOS HECHOS. El allanamiento a la sede, ubicada en Lautaro 234, fue ejecutado por un numeroso contingente efectivos de Carabineros e Investigaciones en cumplimiento de una orden emanada del Juzgado de Garantía de Victoria, a cargo de la magistrada Patricia Moller, en el marco de una investigación que instruye la Fiscalía del Ministerio Público. El procedimiento fue encabezado por los fiscales Francisco Rojas y Alberto Chiffelle.

Al respecto, Huilcamán aseguró que Chiffelle y Moller tienen relaciones directas o través de familiares con tierras que son reclamadas por comunidades mapuches, “por lo cual se encuentran inhabilitados para continuar instruyendo estas investigaciones”, y agregó que “ese hecho pone un manto de dudas sobre la aplicación de la Reforma Procesal Penal en la Novena Región”.

Cerca de las 18:00 horas del viernes la policía ingresó al recinto luego de romper la mampara de acceso, procediendo después a descerrajar los muebles y revisar documentación. Finalmente, incautaron dos computadores, documentos de los archivos de la organización y dos cajas con aproximadamente 60 disquetes. Huilcamán acusó que los funcionarios en ningún momento exhibieron una copia de la orden judicial.

La acción, que fue filmada por policías, culminó con una batalla campal que dejó un saldo de aproximadamente 11 lesionados, mapuches y carabineros, además de un camarógrafo de canal 13; destrozos en la sede, incluyendo teléfonos cortados y puertas, ventanas y mobiliario destruido; y árboles ornamentales derribados.