Santiago de Chile, Miércoles 26 de Diciembre de 2001
Así quedó la estatua de Arturo Prat tras el artero ataque de Segundo Rain, quien logró tumbar el monumento con una grúa horquilla.

ESTATUA DE ARTURO PRAT:
Mapuche justifica el ataque a monumento

ANTOFAGASTA.- "No estoy loco", sostiene con absoluta seguridad Segundo Ernesto Rain Saavedra. De origen mapuche, califica el atentado contra la estatua de Arturo Prat, la que derribó con una grúa horquilla, como un acto para "llamar la atención ante la grave discriminación que sufre mi pueblo".

Sereno, de piel canela, maltraído y con una barba rala, Rain soporta la prisión preventiva en la cárcel de Antofagasta, la que fue decretada por la jueza de garantía, María Isabel Rojas. Su reclusión no fue impedimento para obtener su versión del inusitado ataque. De polera blanca, jeans y zapatos gastados, aparece guiado por un gendarme dispuesto a contar su verdad.

Aunque en el proceso sólo fue acusado por robo de una grúa horquilla, Rain explica que el día del incidente (domingo), tras ingerir un litro de vino blanco con melón y fumado marihuana, "sólo la tomé prestada del taller donde vivo como cuidador. No tuve intención de robar la máquina, aún cuando la jueza se dejó llevar por los alegatos del fiscal".

Sobre el ataque a la estatua de Prat, aclara que "lo que hice no es descabellado, sino un intento por llamar la atención, dada la situación en la que se encuentra mi pueblo".

"Mi sueño es que la situación cambie para mi pueblo, sobre todo para los niños. A los políticos no se les puede pedir nada, porque sé que no harán nada. Pero sí puedo llamar la atención e intentar explicar lo que sucede, para que se pueda indagar a fondo", afirma.

Rain, de 33 años, proviene del pueblo de Quepe, en las cercanías de Temuco. Allí, desde pequeño, tomó contacto con la tierra que intenta defender. Fue pastor de ovejas a temprana edad y luego cuando sus fuerzas se lo permitieron, realizó la labor agrícola, para apoyar a sus padres Ernesto y Francisca, quienes viven aún en esta zona, donde - insiste- poseen un terreno de ocho hectáreas. Sin embargo, su afán por lograr una mejor situación lo llevó a viajar al norte, donde vive hace varios años.

Conforme al procedimiento y lo determinado por la jueza de garantía, el imputado será sometido hoy a un examen psiquiátrico, el que dará cuenta de su estado mental.

Estudian acciones
Y aunque reconoce que ya estuvo en el psiquiátrico de Antofagasta, Rain se apresura a decir que "me dicen que estoy loco, pero no es así, sólo quiero demostrar que estoy muy cuerdo".

El oficial de puerto, capitán de Fragata Flavio Zincker, mostró su pesar por esta situación, que dejó a la estatua en muy malas condiciones. Luego del hecho, en el lugar se constituyó una escolta de la Armada, y los restos del monumento fueron trasladados al puerto.

En un comunicado, la Armada manifestó su confianza en que las acciones judiciales permitirán aclarar los hechos y sancionar al responsable. Sin perjuicio, la institución analiza gestiones legales.


©2000 Empresa El Mercurio S.A.P