Santiago de Chile,  Sábado 1 de Diciembre de 2001
Barricadas levantó en la esquina de avenida Andes con Tromén, en Temuco, un grupo de indígenas de la comunidad urbana "Juan Currín" para reclamar la libertad de Aucán Huilcamán. Otro grupo cortó el tránsito en la ruta 5 Sur.
AGRESIÓN A CARABINEROS:
Multa o condena recibirá Huilcamán

Iván Fredes

IVÁN FREDES

TEMUCO.- Una condena de 61 a 540 días de cárcel o el pago de una multa de $313.764 a $570.480 (11 a 20 Unidades Tributarias Mensuales) arriesga el vocero de la organización mapuche Consejo de Todas las Tierras, Aucán Huilcamán, procesado por causar lesiones leves a funcionarios policiales que cumplían una orden judicial de allanamiento a su sede indígena.

El vocero o werquén de esa agrupación autonomista, quien permanece en la cárcel de Temuco, junto a otros cinco procesados por el mismo delito, está acusado de infringir el artículo 416, inciso 4, del Código de Justicia Militar, que sanciona con presidio menor en su grado mínimo o multa a los que maltrataren de obra a carabineros en servicio.

Ello, con motivo de la resistencia física y verbal que opusieron al allanamiento judicial de la sede, ocurrida el pasado 20 de julio, en la que resultaron siete carabineros lesionados con golpes de palos y puños.

Cuestionan procedimiento

Ayer los procesados fueron visitados por el consejero de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi) Hilario Huirilef y el dirigente de la agrupación indígena Ad Mapu Domingo Marileo, quienes cuestionaron el procesamiento judicial ordenado por el fiscal militar de Temuco, Rodolfo Kaufhold.

Desde la prisión, Aucán Huilcamán anticipó que varias comunidades se movilizarán en los próximos días para denunciar lo que -dijo- es una persecución en contra de los movimientos indígenas.

Cabe recordar que el líder indígena, junto a los comuneros Manuel Santander Solís, Sergio Marillán Millavil, los hermanos Adrián y Adán Allenao Cotrena y Margot Collipal Cuaraqueo están en prisión preventiva porque el fiscal que instruye la causa consideró que son un peligro para la sociedad.

Un séptimo procesado, el dirigente José Naín Pérez, no fue notificado porque viajó a Dinamarca para asistir a un encuentro sobre derechos indígenas. Arriesga una pena mayor, de 60 días a tres años de prisión, por causar lesiones de mediana gravedad a un carabinero.

Sobre Huilcamán pesa una querella por cuasidelito de homicidio interpuesta en el Tribunal de Garantía de Traiguén, luego que integrantes de su misma comunidad, que disputan la propiedad de un bosque, lo acusaron de disparar contra comuneros rivales para evitar que explotaran un predio de 34,6 hectáreas, cedido a la comunidad por la forestal Millalemu.

Antecedentes del werkén

En 1992, Aucán Huilcamán permaneció 53 días en prisión, procesado por asociación ilícita y usurpación de tierras por el entonces ministro en visita Antonio Castro.

El juez, que investigó la ocupación de 17 predios ocurridas ese año, a raíz de un requerimiento por infracción a la ley de Seguridad del Estado, finalmente condenó a 144 mapuches, entre ellos a Huilcamán, a penas de presidio de 540 días y al pago de una multa de 11 Unidades Tributarias mensuales, pero la sentencia nunca fue ejecutoriada.

Más aún. Huilcamán denunció al Estado de Chile por atropellar los derechos indígenas ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.

Este organismo acogió el reclamo y en 1998 el Estado de Chile y el Consejo de Todas las Tierras acordaron una solución amistosa.

Este acuerdo contemplaba una compensación para los mapuches procesados con tierras, el blanqueo de los antecedentes y una reparación material que nunca fue especificada en qué consistía. Dicha solución aún ese encuentra pendiente.


©2000 Empresa El Mercurio S.A.P