Santiago de Chile, Viernes 26  de Octubre de 2001
DIÁLOGO CON MAPUCHES:
Contradicción en Mideplan

Iván Fredes, Fernando Rivas

IVÁN FREDES Y FERNANDO RIVAS

Una abierta contradicción entre las principales autoridades del Ministerio de Planificación y Cooperación (Mideplan) se generó por la existencia de conversaciones reservadas con la radicalizada Coordinadora Arauco-Malleco.

En Temuco, el subsecretario, Jaime Andrade, confirmó que hay negociaciones con cinco comunidades mapuches de Collipulli, mientras que en Santiago la ministra Alejandra Krauss indicó que nadie ha participado en acuerdos secretos.

El subsecretario Andrade reconoció que el carácter privado de las mismas fue solicitada por los propios dirigentes mapuches.

"No hay ningún acuerdo secreto en que haya participado el Ministerio del Interior ni nadie", dijo, por el contrario, la secretaria de Estado.

Tanto la ministra como el subsecretario coincidieron en desmentir la participación del Ministerio del Interior en estas negociaciones.

Tal afirmación había sido planteada en la víspera por el dirigente Víctor Ancalaf, ex vocero de la Coordinadora Arauco-Malleco.

Dicha agrupación indígena ha protagonizado reiterados hechos de violencia contra los propietarios y trabajadores forestales de la localidad de Collipulli.

El subsecretario Andrade aclaró que dichas reuniones (en las cuales también participa Ancalaf) han sido encabezadas por funcionarios del Ministerio de Planificación y la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi).

Las comunidades del sector demandan la compra y el traspaso de los fundos Ginebra, Rucañanco, Palermo, San Jorge y Granaderos, todos ubicados en el sector oriente de Collipulli.

"Efectivamente, ha habido contactos con los dirigentes de las comunidades. Es más, ya hay soluciones en marcha. Otras tienen presentados sus solicitudes en la Conadi. Incluso, se han visitado esos lugares", acotó el subsecretario.

La ministra Alejandra Krauss fue enfática en señalar que si Ancalaf y sus comunidades optan por deponer cualquier hecho de violencia, y respetar el Estado de Derecho, se buscarán soluciones por la vía del diálogo.


©2000 Empresa El Mercurio S.A.P