Santiago de Chile, Martes 23 de Octubre de 2001
BOSQUE EN DISPUTA.- La explotación de 34,6 hectáreas de bosque de pinos enfrentó a indígenas. La violencia alcanzó su mayor gravedad el viernes

TEMUCO:
Querella por reyerta entre mapuches

En el tribunal de garantía de Temuco quedó interpuesta ayer una querella por homicidio frustrado en contra del dirigente mapuche Aucán Huilcamán Paillama y sus hermanos, Marihueño y Salvador, acusados de disparar con armas de fuego (escopetas) a un grupo indígena rival.

La acción judicial fue interpuesta por el comunero Cornelio Huircamán Morales (58), quien recibió cerca de 100 impactos de perdigones en su cara, tórax, brazos y piernas durante un enfrentamiento entre dos grupos mapuches rivales, pertenecientes a una misma comunidad.

Ambos grupos disputan un bosque de pino insigne de 34,6 hectáreas, transferido por la empresa forestal Millalemu a la comunidad Juan Maica.

El pasado viernes, cerca de las 10 horas, los dos grupos se enfrentaron con armas de fuego, boleadoras y hondas, resultando siete mapuches heridos. Seis de ellos forman parte del grupo liderado por Víctor Huircamán, en tanto que el séptimo pertenece al bando dirigido por Aucán Huilcamán. Ambos grupos mantienen una disputa por la tala del bosque, transferido a la comunidad en agosto del año pasado.

El querellante, que permanece internado en el Hospital de Traiguén, dirigió la acción judicial en contra de Aucán, Marihueño y Salvador Huilcamán Paillama, a los que acusa de ser autores de los disparos de escopeta contra un grupo de comuneros que intentaba talar el bosque en disputa.

Aucán Huilcamán, vocero de la agrupación Consejo de Todas las Tierras, negó su participación en los hechos, indicando que al momento de los incidentes se encontraba en otro sector, distante unos 12 kilómetros del lugar.

Atribuyó la denuncia en su contra a una maniobra política del abogado Enrique Stappung, defensor de los heridos, quien habría llevado a sus trabajadores hasta el lugar para atacar a los miembros de su comunidad.

Sin embargo, Cornelio Huircamán (primo del dirigente, pero cuyo apellido fue inscrito en el Registro Civil con R en vez de L), identificó como autores de los disparos a los hermanos Huilcamán. "Ellos me querían matar. Tuve que esconderme detrás de un árbol para no seguir recibiendo disparos", relató el comunero.

La disputa por el bosque de 34,6 hectáreas se inició en agosto del año pasado, cuando la forestal Millalemu cedió el bosque, no el terreno, a la comunidad Juan Maica.

Los detractores de Aucán Huilcamán lo acusan de formar un grupo de 17 personas, entre ellas su padre, el lonco Juan Luis Huircamán, su madre, hermanos, primos y otros parientes, para usufructuar de la tala y venta de la madera.

El fiscal de Traiguén, Sergio Moya, quien instruye la denuncia por lesiones y busca esclarecer los hechos para determinar las responsabilidades legales, dispuso ayer de protección policial permanente en torno al bosque en disputa, para evitar nuevos enfrentamientos.


©2000 Empresa El Mercurio S.A.P