Comité de Apoyo al Pueblo Mapuche
Servicio de Informaciones

Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

Difundimos entrevista aparecida en el periódico El Gong
de Temuco el Lunes 20 de Agosto, 2001
 

Ancalaf no "abandonó" la Coordinadora y se nota...

HABLA UN "DURO", CON DUREZA

-"La Coordinadora nunca ha negado el uso de la violencia legítima..."
-"La intendenta tendrá que asumir los costos políticos Ella ha implementado campañas para deslegitimar el  movimiento".
-"El asilo no es el camino, la vía es la movilización y asumir sus costos, incluso la cárcel". Sólo sirve para llamar la atención y conseguir financiamiento para los viajes que hacen los dirigentes del Consejo.
Foto:  elmostrador.cl

 -"Aucán ha tenido un discurso incendiario, pero sus amenazas nunca pasan más allá de ser un saludo a la bandera..."
-"Ellos son una organización vertical que responde a las directrices de un caudillo como es Huilcamán".
-"Si no hay solución ahora, lo que queda es prepararse, en el caso de la Coordinadora, para un Gobierno de derecha. Ahí será más duro, para ambos lados..."

Por Gustavo Cid Asenjo

El dirigente de la Coordinadora Arauco-Malleco, Víctor Ancalaf, desmintió categóricamente que se haya alejado de la organización, manteniendo en ella "un trabajo político de carácter más interno". Lo anterior, en relación a informaciones de prensa, originadas en la capital, que afirmaron, en su momento, la dejación de sus funciones como consecuencia de los procesos judiciales que enfrenta, razones familiares, que le impedirían seguir en el rol que públicamente se le conocía.
Al respecto, Ancalaf, precisó en visita a diarioelgong.cl, que "nunca ha sido mi intención abandonar la organización. Por el contrario, en la actualidad me encuentro trabajando en las comunidades como es habitual, pero con un carácter más de base, porque así fue el acuerdo que se tomó con los lonkos cuando dejé la vocería".
Según Victor Ancalaf, esta decisión obedece a un cambio táctico de la Coordinadora, que a contar de algunos meses, determinó un papel público más activo de lo lonkos con el objeto de darle un carácter más representativo a sus propios conflictos y tengan la oportunidad de conducir sus  procesos reivindicativos.
Otra de las razones, es que gran parte de la persecución policial y política se estaba centrando en la figura de los voceros, entre ellos José Huenchunao, en la clandestinidad actualmente; Alihuén Antileo, del área Metropolitana y el propio caso de Ancalaf, que se encuentra condenado a tres años y un día de cárcel, esperándole resultado de la apelación.
Como forma de eliminar esa presión contra los voceros, se determinó bajarlo a otras funciones y levantar nuevos dirigentes, como es el caso de José Llanquileo.
"Lo que ocurre, a su vez, dijo, es que era necesario producir un cambio generacional. Llanquileo, por ejemplo, tiene 23 años y ha participado activamente en los últimos cinco años en la organización.
Cabe hacer presente que en las últimas dos semanas, asumió la vocería de la ocupación del fundo El Porvenir, de Nueva Imperial y sus declaraciones fueron consideradas por las autoridades judiciales como desafiantes y violentistas.
Respecto, a su situación procesal, Ancalaf señaló que con esto se demuestra la poca voluntad política que tiene el Gobierno para dar soluciones al pueblo mapuche, lo que en ningún caso me bajarán de la posición que tengo, pese al encarcelamiento que me puedan aplicar.  "La cárcel no me asusta", hay que asumirla. Nada de estarse asilando ni haciendo huelgas de hambre. Hay que asumir dignamente una situación como ésta".
"Asumir la cárcel para la gente de la coordinadora es asumir el rol de presos políticos. Una organización que no esté dispuesta a asumir estos costos, simplemente está haciendo discursos", expresó.

En relación a la carta que el Consejo de Todas las Tierras entregó a los Presidentes participantes de la Cumbre del Grupo de Río,  Ancalaf precisó que ésta "no fue suscrita por la Coordinadora, porque no es nuestra línea. El problema mapuche no se soluciona enviándole cartas a las autoridades".

¿Cuál es la línea?
"La línea es de trabajo en las comunidades, movilizarlas y a través de la lucha generar instancias de diálogo.

¿Con violencia?

"La violencia es parte del método de reacción frente a la violencia que implementan las fuerzas represivas del Estado, en este caso Carabineros e Investigaciones.
La Coordinadora nunca ha negado el uso de la violencia legítima. Esto dice relación con la autodefensa de las comunidades, de sus derechos e integridad física. Es un derecho que está reconocido en instrumentos internacionales. Toda persona tiene derecho a autodefenderse de una agresión".

Adjudica a ésta la razón el porqué se le asigna el carácter de la organización más radicalizada en el proceso reivindicacionista del pueblo mapuche, además porque nunca se ha sentado con el gobierno a dialogar.

¿Les interesa más la lucha que el diálogo?

"No hay condiciones para el diálogo, siempre el Gobierno a puesto las reglas, no se nos ha permitido conversar de igual a igual.
Además siempre se plantearon condiciones para dialogar, pero, por una parte, las autoridades no las han tomado en cuenta, siquiera; y por otra, no se ha cumplido con lo que predica el discurso de "nuevo trato" que difunde el Ejecutivo".
Por ejemplo, dijo, entre las condiciones para el diálogo, estaba la liberación de los presos políticos mapuches; el caso de 600 personas procesadas, tanto por fiscalías militares como tribunales civiles; la cantidad de tierras, conversación sobre la base de 200 mil hectáreas; la desmilitarización de las zonas en conflicto, lo que implica el retiro de las fuerzas policiales.

¿Hay avances, estancamientos o retrocesos?

"Hasta el momento, todo sigue igual y se ha agudizado la represión y amenazas públicas de la autoridad, especialmente la intendenta. Esto es un desafío e intimidación a los dirigentes".

¿La intendenta dice que son una minoría?

La intendenta tendrá que asumir los costos políticos que esto implica. Ella ha implementado campañas para deslegitimar el  movimiento, al señalar que somos una minoría.
Podemos ser pocos pero estamos reclamando lo que es nuestro. Aquí no importa la cantidad, sino que la legitimidad de la causa y los hechos, la acción".

¿Y los mapuches han legitimado la política de la Coordinadora?

Claro que sí. Los mapuches han legitimado la posición de la coordinadora. Por ejemplo, en el caso de la marcha "pacífica" (ríe) a la que convocó el Consejo de Todas las Tierras. Esa marcha fue sobrepasada completamente por las comunidades en conflicto que vinieron y ello es el reflejo que las comunidades están por la confrontación y terminar con el diálogo sumiso con el Gobierno.

¿Eso significa que gente de la Coordinadora apoyo la marcha y estuvo en lo que usted denomina sobrepasar la protesta?

"Aclaro que, a diferencia de lo que se ha dicho públicamente, la Coordinadora no participó de la convocatoria hecha por el Consejo de Todas las Tierras, en protesta por el allanamiento de que fuera objeto su sede, en Temuco. No suscribimos el llamado, como organización".

¿Luego vino la petición de asilo por parte de los werkenes del Consejo. Ustedes participan de esta decisión?

En cuanto al asilo que han pedido a al embajada de Suecia es una decisión propia de ellos. Ellos tienen su  trabajo centrado en la parte internacional. La petición de asilo responde a eso, a llamar la atención de los organismos internacionales. Con ello aseguran financiamiento, viajes a congresos y encuentros fuera del país.
"El asilo no es el camino, la vía es la movilización y asumir sus costos, incluso la cárcel".
No descartamos, en todo caso, pero en su momento,  a futuro, si la lucha alcanza otro nivel de confrontación recurrir a organismos internacionales de derechos humanos para que intervengan en el conflicto, como mediadores, o den garantías para la gente que es buscada por la policía. Pero aún no se llega a ese nivel de lucha. El asumir la posición de asilo es simplemente magnificar un escenario de conflicto que todavía no existe.

¿Huilcamán habla del recrudecimiento del conflicto?

El se está adelantando a los hechos. El ha tenido un discurso incendiario, pero sus amenazas nunca pasan más allá de ser un saludo a la bandera, muchas veces.
Siempre, después, a él se le ve negociando o sentado con las autoridades.
Por otra parte, la Coordinadora nunca ha avisado cuando se moviliza. No se puede estar comunicando por la prensa cuando hay ocupaciones, o no. Eso ocurre o se realiza, simplemente.
Hacer lo contrario es un error grave en términos estratégicos; estar poniendo sobre aviso al gobierno y policía las movilizaciones que a futuro pudieran ocurrir.

¿Se nota contradicciones de ustedes con el Consejo de Todas las Tierras?

"El Consejo es antagónico a la Coordinadora. Ellos son una organización vertical que responde a las directrices de un caudillo como es Aucán; la Coordinadora en cambio, es una organización de base, con diferentes mandos, que son los lonkos, lo que hace la diversidad del movimiento y su permanencia en el tiempo. Ello permite que con las detenciones de los dirigentes no quede desarticulada.

¿Habrá paz o entendimiento, en algún momento?

"Eso depende del gobierno. Hoy, no parece posible porque las políticas que se siguen implementando son las mismas. Lo que queda es prepararse, en el caso de la Coordinadora, para un Gobierno de derecha. Ahí será más duro, para ambos lados...

Comité de Apoyo al Pueblo Mapuche (Montreal, Canada)
Servicio de Informaciones