jueves 15 de noviembre de 2001

Cauñicú contra Malla Malla
Dos comunidades pelean a balazos en Alto Biobío

La tensión llegó a su límite en la zona del Cajón del río Queuco, en Alto Biobío, al registrarse en la madrugada de ayer serios incidentes entre comunidades indígenas de Malla Malla y Cauñicú. Hubo un número no determinado de heridos con armas de fuego. El conflicto más violento se vivió a un costado del puente Ñimeretún, en la zona del fundo Queuco, distante unos 35 kilómetros de la localidad de Ralco, cuando un grupo de unos 50 pehuenches armados de Cauñicú se enfrentó con sus pares de Malla Malla, para impedir que éstos últimos traspasen los terrenos que se han fijado como límites en el marco de las recuperaciones de tierras.

Las versiones respecto a este nuevo hecho eran bastante confusas ayer, acusándose unos a otros respecto de quienes originaron los incidentes. En este contexto, según el lonco de Malla Malla, Segundo Suárez quedaron cinco indígenas heridos con perdigones de escopeta y también habrían personas detenidas, en tanto, el informe policial, hasta ayer en la tarde no tenía claro cuántas personas heridas se registraron durante los incidentes.

El prefecto (s) Carlos Varas, señaló que se reforzó el personal policial con un constante patrullaje en la zona de conflicto. En tanto la gobernadora Myriam Quezada sostuvo que se analizaba la situación con la Octava Zona de Carabineros para enviar efectivos policiales de refuerzo desde la Prefectura de Ñuble. A su vez, se ofreció a la Municipalidad de Santa Bárbara, el apoyo de personal policial para resguardar el trabajo de los profesionales médicos en el Alto Biobío.

Protesta

Paralelamente, llegaron ayer hasta la Gobernación de Biobío, representantes de casi un centenar de familias de pequeños agricultores no indígenas de las zona de Trapa Trapa quienes han decidido movilizarse y presionar a las autoridades para que agilicen el plan de relocalización.

La presidenta de la Junta de Vecinos Mila Ruiz aseveró que se encuentran aislados, debido a que se suspendió el transporte colectivo y muy atemorizados por el acoso constante de los indígenas del sector. Sobre el tema, se reunieron con la gobernadora de Biobío, quien se comprometió a entregar hoy una respuesta.

La gobernadora de Biobío, Myriam Quezada, reconoció que se está viviendo un momento muy delicado en la zona de Alto Biobío y en este marco, afirmó que se ha tratado de acelerar los procesos en los que se ha venido trabajando desde el catastro de tierras hasta poder definir una propuesta definitiva para los pehuenches.

En cuanto a la demanda de tierras, dijo que el gobierno está dispuesto a dar una solución del punto de vista social y no desde el punto de vista territorial.

Acusó a grupos fundamentalistas de influenciar a las comunidades indígenas, lo que ha ido alterando la prioridad en la solución de los conflictos y en ese sentido informó que la autoridad resolvió relocalizar la totalidad de familias de colonos en forma transitoria a fin de garantizar la seguridad de ellos, posiblemente a un predio de la provincia de Ñuble y en otros predios fiscales que se están analizando de acuerdo a los presupuestos que tiene el gobierno.


©2000 todos los derechos reservados para Diario del Sur S.A.