miércoles 3 de octubre de 2001

Atentado en Alto Biobío
Amplia investigación solicitó el gobierno

Una querella contra quienes resulten responsables presentó ayer el intendente subrogante Víctor Schuffeneger en el Juzgado de Santa Bárbara por los atentados incendiarios ocurridos el sábado y que destruyeron dos camiones y una retroexcavadora de una empresa que participa en la construcción de la central hidroeléctrica Ralco.

En el escrito, el gobierno pide que las diligencias de la investigación sean cumplidas por la Dirección de Inteligencia Policial de Carabineros (Dipolcar), unidad a la cual se le debe entregar una orden amplia en tal sentido.

La acción legal se presentó por los delitos de alteración del orden público, incendio y porte ilegal de armas, los dos primeros tipificados en el Código Penal y el tercero en la Ley de Control de Armas.

En los fundamentos de la querella, la autoridad sostiene que los hechos ocurridos en el Alto Biobío ''constituyen sin duda una alteración o perturbación grave de la tranquilidad pública, especialmente en la zona en que se sucedieron los hechos, lugar en el cual, y a raíz de estos últimos, se ha generado una situación de tensión y alarma''.

En cuanto a la marcha de la investigación, Carabineros está a la espera de los análisis del Laboratorio de Criminalística (Labocar), respecto de determinar el tipo de combustible que se uso en los atentados, ya que eso podría dar una pista más concreta de los autores.

Por otro lado, el jefe de la Cuarta Comisaría de Los Angeles, mayor Miguel Varela, informó que se redobló el control de ingreso de vehículos a la zona en dos puntos, así como los patrullajes, en toda el área de construcción de la central.


©2000 todos los derechos reservados para Diario del Sur S.A.