lunes 1 de octubre de 2001

Junto a asignarle tierras
Educar a los mapuches es la mayor pioridad

El senador Hossain Sabag dijo a EL SUR que la educación de los mapuches debe ser la tarea prioritaria del gobierno con esta etnia para que sus miembros puedan salir de la pobreza y del atraso, sin perjuicio de entregarles terrenos para que los trabajen.

Aclaró que los parlamentarios oficialistas tienen un compromiso con el gobierno para aumentar las tierras que el Estado compre para luego asignarlas a los mapuches durante el actual gobierno.

Dijo que la voluntad de los legisladores es aumentar en porcentaje importante el promedio de compras de terrenos realizadas para este fin. Sin embargo, el senador Sabag precisó que es necesario pagar un precio justo por los predios que el Fisco adquiere a particulares ya que en algunas ocasiones se pagó un valor excesivo por los terrenos.

Incluso, adelantó que en la ley de presupuesto del próximo año los legisladores determinarán algunas normativas para dichas compras.

Dificultades

-¿Entre las partidas presupuestarias que se asignará para atender las necesidades del pueblo mapuche se dará prioridad a la educación?

-Sin duda alguna. En base a las becas y a una mayor preocupación por la educacación de los mapuches porque creo que es la raíz para terminar con la pobreza, con la injusticia y con el atraso de ellos.

-Usted dijo que hubo dificultades en la compra y en la signación de tierras, ¿cuáles fueron?

-Es de público conocimiento que hubo algunas irregularidades en las compras de propiedades. Evidentemente es una irregularidad no invertir bien los recursos del país. Lo que nosotros queremos es pagar el precio justo, no exagerado, y además que no se aprovechen los propietarios en pedir un mayor valor porque hay que pagar el valor que corresponda.

-¿A quién corresponde velar porque haya normalidad en los precios?

-Creo que fundamentalmente la responsabilidad la tiene la ministra de Mideplan porque ella es la jefa superior de todo ello, como ministra, y también algunos organimos técnicos como la Sociedad Nacional de Agricultura, y otros orgaanismos del agro. En general, lo que se pretende es pagar los precios de plaza, pero si el precio de plaza es de uno o de dos millones por la hectárea, eso es lo que hay que pagar, pero no cinco o seis millones.

-¿Son muy frecuentes estos sobreprecios?

-Han ocurrido algunos casos en que se ha pagado sobreprecio desorbitantemente mayor de lo que corresponde.

-¿La Contraloría no ha intervenido en tales casos?

-No. Porque son transacciones comerciales.

-¿En esos casos no correspode que intervenga?

-No corresponde, salvo alguna manifiesta irregularidad. Pero los valores los fijan las partes correspondientes y ahí es donde pido un mayor celo funcionario para hacer rendir mayormente los recursos del Estado, que siempre son escasos y que debemos sacar la mejor gestión posible para ellos y para todos nosotros. Aspiramos a pagar el precio legítimo, el correcto, no excesivo. Todos sabemos cuanto vale una hectárea de terreno bueno, con riego o sin riego. Estas generalmente no tienen riego y su valor debe fluctuar entre 600 mil y un millón de pesos la hectárea. Un millón de pesos por hectárea es bastante buen precio, y dos millones es excelente. Pero sobre eso, nos parece una exageración.

-¿Cuánto se ha pagado por la hectárea comprada?

-Creo que se ha pagado varias veces más, varias veces más. Por supuesto ahí la plata no rinde y por eso es que desde ahora en la ley de presupuesto vamos a colocar glosas especiales, a lo mejor estableciendo algunos límites en ese aspecto


©2000 todos los derechos reservados para Diario del Sur S.A.