domingo 8 de julio de 2001

Opinión técnica
Pangue no influye en inundaciones

Ante crecidas del río Biobío como la ocurrida durante la semana, Pangue no tiene ninguna capacidad de regulación y por lo tanto no puede evitar y tampoco es responsable de las inundaciones provocadas en algunas localidades ribereñas en la parte baja, como Hualqui.

Así lo sostuvo el ingeniero civil Andrés López, quien es además académico de la Universidad de Concepción y dirige una investigación destinada a implementar un sistema de alerta temprana de crecida desde Hualqui a la Desembocadura. Dicho estudio es financiado por el Ministerio de Obras Públicas y en él también participan las universidades de Concepción, de Chile, la Dirección Regional de Aguas, el Departamento de Hidráulica del nivel central de la Dirección General de Aguas y el proyecto Ribera Norte.

López explicó que Pangue no tiene volumen de regulación porque se trata de un embalse pequeño. En forma simple, señaló, si la represa se vaciara, con un caudal de 2 mil metros cúbicos por segundo, como el registrado entre el lunes y el martes pasado, se volvería a llenar en apenas seis horas.

Precisó que -con un caudal de 2 mil metros cúbicos por segundo- se genera un volumen de agua en 24 horas de 175 millones de metros cúbicos y la capacidad de regulación de Pangue es de 50 millones de metros cúbicos.

Por lo tanto, indicó, cada vez que se produzcan este tipo de crecidas los sectores ribereños de Hualqui se van a inundar sin importar lo que haga o deje de hacer Pangue.

Expresó que una situación distinta podría ocurrir con la central Ralco, ya que se trata de una presa de mayor volumen y que tendrá la capacidad suficiente para regular las crecidas del río. De acuerdo a los antecedentes del proyecto en construcción este embalse almacenará 1.220 millones de metros cúbicos de agua.

No obstante, expresó Andrés López, esto puede no ocurrir, porque para regular las crecidas del río se debe dejar una fracción del embalse sin agua, lo que para una empresa cuyo negocio es la generación eléctrica tiene un costo.

Explicó que las centrales tienen un sólo propósito que es la generación de energía eléctrica y por ley no están obligadas a cumplir otros.

Con este único objetivo los operadores deben procurar durante los meses de invierno llenar y mantener al tope la presa, para de este modo contar con la capacidad de generar electricidad durante los meses de primavera, cuando las lluvias bajan considerablemente y el valor de la energía aumenta. En consecuencia durante la época de mayor ocurrencia de crecidas el embalse está completo, con muy poca o nula posibilidad de regulación.

Lo que podría ocurrir, puntualizó, es que con una primera crecida en el mes de mayo, un embalse de estas características amortigüe los efectos en las partes bajas, porque aún se está llenando, pero una vez completo esta capacidad desaparece.

Endesa sostiene que, aun completo el embalse de Ralco, este tendrá la capacidad de disminuir hasta en un 15% el ''peack'' de las crecidas, pero esto es discutible del punto de vista hidráulico, afirmó López.


©2000 todos los derechos reservados para Diario del Sur S.A.