Centro de Documentación Mapuche Documentation Center
Año LXXXVI - Nro. 30.876Domingo 5 de agosto de 2001

Una mirada antropológica a la realidad mapuche

 

Las costumbres, cultura y cosmovisión son elementos que marcan la diferencia entre mapuches y no mapuches. 

Frente a la carencia de una parte de la realidad y al manejo de una de las dos cosmovisiones del mundo: indígena o "huinca", se puede afirmar que nadie maneja a cabalidad la realidad mapuche.

El mito de la caverna de Platón, las sombras de una verdad desdibujada y nuestra ceguera ante la realidad ha sido, históricamente, un punto en contra de la integración de distintas culturas a lo largo de la historia del mundo.

VISION

ANTROPOLOGICA

 

El antropólogo y académico de la Universidad Católica de Temuco, Rosamel Millamán, dijo que existen tres factores importantes para el desarrollo del conflicto. "El primer factor versa en que el pueblo mapuche vive una experiencia de política económica nunca antes vista. Un sistema económico que hace uso de los recursos naturales de los indígenas, directa o indirectamente, sin incorporar al pueblo mapuche".

Millamán agregó que, a lo largo de varios gobiernos, perfilados bajo distintos partidos políticos, nunca se ha propuesto una política agraria, ni una política económica destinada a los mapuches. "Hay políticas para campesinos chilenos, todo el aparataje administrativo jurídico, de prestación de servicios técnicos y de ayuda, están dentro del marco de ayuda para campesinos chilenos, pero no para las comunidades mapuches".

El segundo elemento que destaca, es el fracaso de políticas públicas dirigidas al pueblo originario. "Se elaboró una ley, sin embargo, ésta demostró que es incapaz de ofrecer garantías al pueblo mapuche. La Conadi es el último fracaso del Gobierno porque no hay una participación garantizada de los líderes de las comunidades y ha politizado el quehacer mapuche".

El profesional aseveró que aún no se ha internalizado que en el país existen dos sociedades distintas. "El pueblo mapuche tiene su propia religión, su propia cosmovisión y sus propias normas de cómo se relaciona dentro de su comunidad y en el mundo huinca. No se asume que hay diferencias".

En tercer lugar -acotó- que, de acuerdo a la encuesta Casen, coinciden la alta presencia de población mapuche en las comunas más pobres de la región. "Esto tiene que ver con el deterioro de la condición social de las comunidades indígenas. Hay gente que no tiene qué comer y deben emigrar a centros urbanos en busca de trabajo".

Una de las dificultades que ha impedido el acercamiento entre las dos culturas, según Millamán, es el nacionalismo, por un lado, y los pueblos indígenas, por otro. "Chile es un país construido con muchas partes de Europa, con mucha migración europea y todos los gobernantes, líderes intelectuales y políticos de este país han demandado un desarrollo cultural similar a Europa, o lo que se llama eurocentrismo, que es crear una política de desarrollo tecnológico, cultural, que vaya en la línea de países dominantes".

El académico universitario expresó que actualmente el pueblo mapuche atraviesa por un proceso de autocrítica y una autoreflexión de los indígenas, de cómo deben proyectarse como cultura hacia el futuro. "El pueblo mapuche puede aliarse a otras instancias u orientarse bajo un pensamiento que parta de su propia realidad. Es una opción que un sector de los mapuches está planteando, que es desarrollar propuestas que nazcan desde las propias comunidades, no de líderes, sino que sean construidas con la participación de la gente".

"El pueblo mapuche posee líderes sectoriales, no tiene un sistema político central, donde el Gobierno de Chile podría dirigirse a parlamentar y determinar políticas para todo el pueblo indígena, nunca ha existido ni en los tiempos pre-hispánicos ni ahora. Creo que el mapuche va a buscar estrategias, como las que utilizó en el período anticolonial, en las cuales, en determinados momentos, se establecen acuerdos, los cuales pueden ser válidos para un sector, pero no para todos. El problema está en que mentalmente este tipo de accionar no encaja para los chilenos, no se imaginan cómo puede operar así el mundo. El pueblo mapuche se formó con unidades autónomas, lo cual, de alguna manera se expresa en el movimiento indígena, se expresó en el gobierno de Frei, de Alessandri, de Allende, aunque los partidos políticos siempre trataron de aglutinarlos en federaciones únicas".
 

NO EXISTEN LAS

CONDICIONES

 

Millamán aseveró que actualmente no existen las condiciones para que el pueblo mapuche desarrolle vínculos con el Estado chileno. "Se maneja información sobre lo que Ricardo Lagos plantea, que parece que va a ser mucho más crítica la situación para el pueblo mapuche, a raíz del proyecto BID, que en vez de resaltar los alcances que tiene la ley, la Conadi queda eliminada, sólo será una institución más. Es difícil que los mapuches vayan hoy a un diálogo, especialmente con las condiciones de poder existentes".

Dijo además que desde dentro del pueblo mapuche se está reconstituyendo la cultura. "Si el movimiento es capaz de desarrollar inteligentemente el desarrollo y crecimiento, puede que en ese contexto los mapuches planteen políticas sociales, culturales y jurídicas. Cuando lleguemos a este proceso, recién van a existir condiciones propicias para levantar programas de desarrollo".


Copyright Sociedad Periodística Araucanía S.A.
Antonio Varas 945 - Temuco - Chile
Teléfono (56 45) 292929