Proyecto de Documentación Ñuke Mapu
URL:http://www.soc.uu.se/mapuche

 
 
NACIONAL SOCIEDAD
26 de Julio de 1999 
 
En la capital viven mapuches, aimaras y rapa nui 
Santiago es la capital indígena de Chile 

En los últimos años se ha producido una revalorización del tema indígena consituyéndose una serie de organizaciones que fomentan la cultura,tradiciones y ritos de estos pueblos.
 

Cecilia Gutiérrez Ronda 
  La ciudad como norte
La principal migración de indígenas a la capital es la de los mapuches.

 Según Andrea Aravena, hay varias causas que explican su traslado a Santiago a partir de principios de siglo, lo que se intensificó después de la década del '50.

 En ese lapso -explica- hubo un mayor impulso al proceso de modernización nacional con construcción de rutas, escuelas y un incentivo al desarrollo interno, lo que incidió para que los mapuches salieran del campo. Otra de las razones es la búsqueda de mayores oportunidades de trabajo.

 Además, ellos llegan a la capital, se casan y constituyen una familia con un promedio de tres hijos, mucho más pequeña de lo que se acostumbra en las áreas rurales.

 En tanto, las comunidades aymara y rapa nui son de arribo más reciente.

 

En Santiago se concentra el 84,7 por ciento de la población indígena, lo que se traduce en, aproximadamente, 500 mil personas. La mayoría de ellos vive en sectores marginales y en condiciones de pobreza. Son familias mapuches, aimaras y rapanui que emigraron de sus tierras y sus costumbres ancestrales en busca de educación y mejores condiciones de trabajo.

 La mayor población de esas etnias en la capital la constituyen los mapuches, que en la región suman poco más de 400 mil personas. Le siguen la comunidad aimara, con 12.308 personas, y los rapanui, con 11.648. La mayor parte de los mapuches proviene de las regiones Octava y Novena, los aimara de la Primera y la Segunda, y los rapanui de la Isla de Pascua.

 Las principales complicaciones que tienen al instalarse en la capital son el difícil encuentro con la agitada vida citadina, la contaminación y lo hostiles que son para ellos los santiaguinos.

 María Veri Veri se vino de la Isla de Pascua hace 27 años con su esposo y sus cinco hijos. Lo hizo por la educación de sus hijos y, aunque los primeros años estuvo de allegada en la casa de unos amigos, explica que el sacrificio valió la pena: "Ahora dos de mis hijos regresaron a Pascua y, cuando quieren volver a Santiago, tienen su casa. No les pasará lo mismo que a mí, que no tenía dónde llegar".

 Nelly Huichan es originaria de San Juan de la Costa, en la Décima Región,y como tantas mapuches, se vino a trabajar como asesora del hogar. Tuvo que luchar para lograr una estabilidad en la ciudad: "Fue difícil porque sólo tengo primero medio y me costó mucho acostumbrarme a la vida de Santiago, que es muy distinta a la del campo".
 
 

ARTESANIA

En los últimos años han surgido en la capital diversas agrupaciones indígenas. Algunas de ellas con el apoyo de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi) y también de algunos municipios como Peñalolén y La Pintana.

 Los dirigentes coinciden en señalar que la principal razón para reunirse es la necesidad de mantener la cultura, el folclor y las tradiciones. Al llegar a la ciudad, muchos tienden a "urbanizarse" y olvidan algunas de sus costumbres y el lenguaje. Esto se agudiza en las nuevas generaciones,las que prefieren alejarse de sus raíces por la discriminación que sufren de parte de los "huincas".

 "Es difícil ser indígena en la ciudad", dice Paola Aroca, asistente social y presidenta de la agrupación mapuche Kaxawain. En todo caso,agrega que las mismas dificultades que han tenido que pasar han hecho fortalecer los lazos entre los de su raza y generar así un cambio de actitud.

 La artesanía, el folclor y las festividades de cada etnia son los principales puntos de encuentro para estos grupos.

 Los rapanui se juntan el 15 de agosto para la Asunción de la Virgen y el 9 de septiembre, día en que se conmemora la llegada de Policarpo Toro a la isla. La reunión es en el Templo Votivo de Maipú donde, además de la ceremonia religiosa, se celebra con comida, música y bailes típicos.

 Por su parte, en Santiago hay más de 40 organizaciones mapuches, las que se reúnen en los ngillatunes y el 24 de junio para celebrar el Wetxioantu o año nuevo mapuche.

 Finalmente, el principal encuentro de los aimaras es el 21 de junio,cuando reciben el año nuevo.
 
 

EN LA PERIFERIA

Según datos de la Conadi, los rapa nui y los aimaraes viven principalmente en las comunas del centro de la capital y en las que han tenido un auge en términos de crecimiento como Peñalolén, Maipú, Recoleta y Puente Alto.

 Los mapuches, en cambio, se localizan en los sectores periféricos,especialmente en Lo Prado, Pudahuel, Pedro Aguirre Cerda, La Pintana, La Granja, San Ramón y Cerro Navia.

 Según lo explica la directora de la Oficina Regional de la Conadi, Andrea Aravena, esto está estrechamente ligado a los recursos económicos con que dispone esta población. En un estudio que presentaron recientemente se estableció que los indígenas se desempeñan en labores de menor prestigio social y mal remuneradas.

 "Hay un alto porcentaje que trabaja en el área de la construcción, el servicio doméstico u operando maquinarias. Pero hay una inserción precaria a nivel de profesionales, cargos técnicos medios, directivos o ejecutivos, lo que denota un cierto nivel de discriminación étnica",señala


 
La Tercera Internet 
latercera@copesa.cl
 
Derechos reservados Consorcio Periodístico de Chile COPESA S.A.