Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

Mapuches excluidos de los “colores unidos”

Los colores invisibles de Benetton

10 de junio, 2004

El conflicto territorial entre los Mapuche – los originales habitantes del sur de Argentina y Chile- y el Grupo Italiano Benetton comenzó a salir a la luz pública, después que familias mapuches descubrieron que aparentemente las tierras de sus ancestros, ya no les pertenecían. El problema se agravo en los últimos meses, después que la Compañía de Tierras del Sud Argentino Sociedad Anónima, de propiedad de Benetton, recurrió al sistema jurídico argentino para expulsar ha familias mapuches de sus tierras.

El ultimo de tales desalojos se llevo a efecto el 31 de Mayo pasado, contra la familia Atilio Curiñaco y Rosa Rúa Nahuelquir a quienes la empresa los acuso de usurpación de tierras, después que estos trataron de retornar al territorio de sus abuelos.  El juez Jorge Eyo de Esquel, localidad ubicada a unos 1.460 kilómetros al sur de Buenos Aires, paso sentencia apoyando la posición de la empresa.

Los negocios sombrío de Benetton

En los últimos 10 años, Benetton ha adquirido aproximadamente 900 mil hectáreas de tierra en las provincias patagónicas de Neuquén, Río Negro, Chubut y Santa Cruz. Desde entonces procedió a cercar territorios y ha expulsar a sus habitantes, con el objeto de dar paso a la crianza de ovinos y satisfacer así la demanda de lana que necesita para su industria textil, producción a bajo costo, con mano de obra barata, pero a altas ganancias.

Benetton compro los terrenos de la Compañía de Tierras del Sud Argentino S.A., cuya legalidad de los títulos, siempre han sido cuestionados por los mapuches y corroborado por los abogados que hoy defienden a las familias afectadas.

Las bases legales que dieron origen a la Compañía se han visto seriamente debilitados por la fuerte corriente de opinión en la sociedad civil Argentina, en particular, en las provincias Patagónicas, quienes piden se caduque todos los títulos de propiedad de las “sociedades anónimas”, incluyendo la Compañía de Benetton. Exigen además que esos terrenos sean restituidos a sus legítimos dueños, como un gesto de justicia y de reparación histórica del Estado Argentino con el pueblo Mapuche del Puelmapu.

La petición de la sociedad civil al Gobierno Central y Provincial se basa además en la falta de transparencia en que las “sociedades anónimas” operan, las que nadie sabe quienes son sus ‘dueños’ o titulares de las acciones y que sin embargo, controlan enormes extensiones de terrenos, mientras los mapuches y otros sectores sociales viven en la extrema pobreza.

Los abogados que defienden a los mapuches han corroborado, mediante documentación legal, las persistentes denuncias de comunidades mapuche sobre la arbitraria e ilegal usurpación de sus tierras por latifundistas, sociedades anónimas, y el Estado Argentino.

Historia del conflicto territorial Mapuche

Después de casi 100 años de violenta Guerra colonialista contra el pueblo Mapuche, España no logro derrotarlo militarmente, obligándoles a reconocer la frontera, la que fuera establecida en el Tratado de Killen en 1641. Con esto la nación Mapuche pasaba a ser la primera y única nación indígena de Latinoamérica, cuya independencia le fuera reconocida por la entonces más ponderosa potencia europea.

 En los momentos de la declaración de independencia de los estados de Chile y Argentina de España en 1810, el Wallmapu o territorio Mapuche, continuo siendo independientes bajo el control y la soberanía de la nación Mapuche.

 El territorio de la nación Mapuche fue anexado por la republica argentina, después de una Guerra colonialista que comenzara a mediados de la década de 1870 y que concluyera con la derrota militar Mapuche en 1885. Esta agresión militar es conocida como, “Campañas del Desierto”, cuyo objetivo era exterminar a la población Mapuche para apoderarse de su territorio y recursos naturales.

Con la derrota militar del pueblo Mapuche y la ocupación del Puelmapu (territorio del lado argentino) el estado triunfante procedió a repartir el territorio mapuche. Se crearon enormes latifundios algunos bajo decretos de leyes otros, semi legales y otros en abierta contravención con las leyes de colonización de la época.  En 1891, diez familias de origen Ingles formaron una sociedad que nominaron como “Compañía Tierras del Sud Argentino Limitada”, empresa que después se transformo en Sociedad Anónima y que un siglo después fue adquirida por Benetton por la suma de 50 millones de dólares.

Un llamado a la conciencia

El pueblo Mapuche del Puelmapu ha tenido que soportar, desde la ocupación de su territorio, una de las peores persecuciones que se conoce en la historia Latinoamericana. Desde el genocidio de su población, durante la Campaña del Desierto, hasta la sistemática campaña de exterminio cultural de los sobrevivientes. Con el objeto de hacer desaparecer todo vestigio indígena mediante un brutal proceso de asimilación, muchos fueron incorporados al ejército del enemigo, mientras otros fueron secuestrados y transportados a Buenos Aires (Capital de Argentina) para ser distribuidos como objetos a familias e individuos de origen Europeo. El reparto se realizaba en el sector El Retiro de Buenos Aires, donde eran “adoptados” -según la versión oficial- para el trabajo domestico, en calidad de esclavos.

Finalizada la campaña militar, los mapuches fueron implacablemente perseguidos por los colonos, los que contrataban bandas armadas conocidas como los “cazadores de indios”, cuya paga dependía del numero de mapuches que asesinaban; la organización social y autoridades tradicionales fueron combatidas; las tumbas de sus héroes profanadas y exhibidos como trofeos de guerra en los museos; sus nombres indígenas proscritos y hasta la mención del vocablo Mapuche censurado. La historia escrita por los vencedores de la guerra que justifica la anexión territorial y el genocidio del pueblo Mapuche, esta colmada de elementos racistas e individuos, algunos de los cuales tienen intereses económicos personales en la región.

En la actualidad este mismo tipo de elementos racistas que se autoproclaman “historiadores”, colaboran con Benetton para también apoderarse de la historia del pueblo Mapuche. En efecto en el Museo de Leleque apoyados por Benetton, las entidades regionales de la nación Mapuche del Puelmapu, tales como: Williche, lafkenche, Tehuelche, Rankelche, Pewenche, etc., son invisibles, no existen a los ojos de estos historiadores, los que son referidos de manera despectiva como los: “indios”, “nativos”, autóctonos.

Reparación histórica

En la actualidad el pueblo mapuche, sigue exigiendo el respeto de sus derechos de pueblo y la restitución de sus territorios, siguen reclamando su derecho de vivir en el territorio de sus ancestros. Territorio que por derecho natural e histórico les pertenece, derecho al que nunca han renunciado y que nunca renunciaran hasta que se les haga justicia. Sus demandas se encuadran dentro de lo establecido en el derecho internacional y las legislaciones nacionales.

Las bases de sus propuestas se fundamentan en los siguientes puntos:

1.- Benetton no respeta las disposiciones contenidas en los Códigos de Conducta de la Unión Europea sobre las operaciones de empresas europeas que invierten en los países en vía de desarrollo (Resolución 15/11/99);

2.- El despojo a los mapuche de sus tierras ancestrales contraviene el articulo 75 inciso 17 de la Constitución Nacional Argentina de 1853/1994 que: “Reconoce la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas y la posesión y propiedad comunitarias de las tierras que tradicionalmente ocupan; y regular la entrega de otras aptas y suficientes para el desarrollo humano; ninguna de ellas será enajenable, transmisible ni susceptible de gravámenes o embargos”;

 3.- Se priva a las comunidades mapuche de su subsistencia económica, viola el articulo 14 y 17 de la Ley 24.071 Ratificatoria del Convenio 169 de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) sobre pueblos indígenas, en la que los estados se comprometen a reconocerles a los pueblos indígenas, el derecho de propiedad y de posesión sobre las tierras que tradicionalmente ocupan y, que “deberán tomarse medidas para salvaguardar el derecho de los pueblos indígenas a utilizar tierras que no estén exclusivamente ocupadas por ellos, pero a las que hayan tenido tradicionalmente acceso para sus actividades tradicionales y de subsistencias”;

En consecuencia los firmantes de este documento, pedimos:

1.-  Se investigue los fundamentos legales que dieron origen la formación de la Compañía de Tierras del Sud Argentino S.A., hoy de propiedad de Benetton;
2.- Se explore iniciativas que conduzcan a una solución política del problema de tierra que afecta al pueblo Mapuche, considerando que el actual Estado de Derecho no se aplica o pareciera no considerar adecuadamente los derechos e intereses del pueblo Mapuche;
3.- Restitución a las comunidades mapuche de los territorios en disputa, en particular los territorios ilegalmente adquiridos por Benetton.
 
Firman:

- Enlace Mapuche Internacional – Reynaldo Mariqueo (Inglaterra); mil@mapuche-nation.org
- Centro de Documentación Ñuke Mapu – Jorge Calbucura (Suecia); e-mail: calbucura@comhem.se
- Comité Belga - America India - Gaston Lion (Bélgica); gaston.lion@skynet.be
- Grupo de apoyo mapuche, Siegen, (Alemania); grupomapuchesiegen@yahoo.com
- Centro de Documentacion Indigena RUCADUGUN - Carlos Contreras Painemal (Alemania); contrerpaine@yahoo.com
- Mapuche Nation Support Committe, Victor M. Gavilan (Calgary, Canada)  vgavilan@shaw.ca
- Mapuche Nation Support Committe, Dionisio Barrales, (Edmonton, Canada) wenuleufu@shaw,ca
- Mapuche Nation Support Committee, Cecilia Aguilera (Winnipeg, Canada) quennamanriquez114@hotmail.com
- Mapuche Nation Support Committee, Carlos Pilquil  (Montreal, Canada) ccarlos003@sympatico.ca
- Mapuche Nation Support Committee, Armando Navarrete (Montreal, Canada) antu@videotron.ca