Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

Benetton: La corporación de la impostura, los colores de la simulación

Organización de Comunidades Mapuche Tehuelche “11 de Octubre”

Esquel, Puelmapu, 28 de febrero de 2003.

E-mail: puelmapu@terra.com.ar

La mentira no es una marca registrada de Benetton, es su esencia. Hace  pocos semanas la corporación italiana y el Programa Mundial de  Alimentos de la ONU lanzaron la campaña Comida para la Vida. A partir  de imágenes tomadas en Sierra Leona, Afganistán, Camboya y Guinea dicen  que intentarán concientizarnos sobre el hambre en el mundo. Los buenos  samaritanos vuelven al ataque... ¡¡¡tiemblan los hambrientos!!!  Con la acumulación de casi un millón de hectáreas en Territorio Mapuche  la corporación italiana perpetúa un sistema social, económico y  político injusto, que condena al hambre a gran parte de Nuestro Pueblo.  Pero un puñado de fotografías parecen suficientes para barrer la mugre  debajo de la alfombra... Nos hablará del hambre quien desalojó a la  familia mapuche Curiñanco; el lofche que había retornado a la tierra  antes de ser azotado por la miseria y de convertirse en presa del  clientelismo político...

La estrategia es mentir, cuanto más grande es la mentira más  creíble parece y más factura por día.

En octubre pasado Miriam Grimaldi, Jefa del Servicio Social de  Esquel, realizó un “Informe Socio-Ambiental” de la familia Curiñanco.  En este afirmó: “La situación económica de la presente familia ha  venido sufriendo un fuerte debacle, dada la pérdida del empleo de Rosa  y la carestía de vida que se sufre desde diciembre p.pdo...”  Concluyó ese informe, anexado al expediente 4592/02 “Cía. Tierras Sud  Argentina S/daminificada-El Maitén”, en fojas 149 y 150,  expresando: “Atento a todo lo expuesto, y más allá de las cuestiones  legales específicas, entiendo  desde el área socio-ambiental que:  favorecer el reintegro de la tierra y de todo lo perdido (desarmado y  roto en oportunidad del desalojo) significará la dignificación de una  familia originaria de este suelo, que no hace más que reclamar  sólo  parte de lo que otrora ocuparan de su territorio, para contribuir a la  subsistencia de sus miembros más desposeídos.”

Con un escrito presentado al Procurador Fiscal, a través de su abogado  Benetton intentó desautorizar las afirmaciones de Grimaldi y se le  corrió el maquillaje: “...no voy a permitir, porque no justificamos la  usurpación cometida por los Curiñanco, que lo que supongo debió ser un  objetivo informe socio-ambiental se traduzca en una muy expresa  reivindicación de lo que en definitiva fue ilegal: el apoderamiento  ilícito de los derechos de mi mandante”.

La compañía que se vende al mundo como campeona del humanismo,  descalifica el informe socio ambiental realizado por una trabajadora  social porque en él se apela al fortalecimiento de los valores  como la  solidaridad y la dignidad, en detrimento de arbitrarias ‘leyes’ que  perpetúan el latifundio...

“Porque sugerir que la restitución de la tierra usurpada significaría  dignificar una familia originaria de este suelo, es estar muy  confundido y confundir a los demás  sostiene Benetton . Es tergiversar las cosas, los hechos y los sucesos.”

Benetton no sólo diseña ropa, controla autopistas, empresas de  telecomunicaciones e intenta mejorar las marcas de sus deportistas y la  lana de sus ovejas; también determina qué es verdad y qué es mentira,  qué es claro y qué es confuso, qué es bueno y qué es malo. Benetton  cree ser el Gran Padre de la humanidad, por eso nos dice cómo pensar.  En el mismo rol se pusieron Julio Argentino Roca, Jorge Rafael Videla,  Augusto Pinochet, Adolf Hitler, Benito Mussolini...

La lista de las inescrupulosas consideraciones realizadas es larga,  demasiado para detenernos en ella en este momento. Pero queremos  destacar dos de las afirmaciones que desenmascara a la  corporación ‘antihambre’. “Mucho podremos comprender la situación social de los Curiñanco, pero  queda evidenciado que su situación económica supera con creces al nivel  medio de la mayoría de los argentinos”, afirma la corporación. “Atilio Curiñanco tiene un empleo estable, percibe un ingreso ($316 por  mes) que es superior al de otros tantos trabajadores que perciben. Su  hijo Cristian es soldado voluntario y, aunque no se dice, también por  tal servicio percibe un salario del Estado, etc. Uno de sus yernos se  vinculó laboralmente con la mina El Desquite.” “Ocupan una muy cómoda vivienda con todos los servicios que hoy por hoy  muchos compatriotas desearían tener.

En fin. Del informe surge que la situación de la familia Curiñanco es  respetable. Y no es igual a la que la mayoría de los argentinos que sí  se encuentran desprotegidos. Porque, y es una dato objetivo  irrefutable, el mayor número carece de ingreso alguno y de una  vivienda, aunque sea menos cómoda que la de la familia Curiñanco.”

Es indignante tanta infamia. En la ciudad de Esquel una familia tipo,  matrimonio y dos hijos, necesita $700 (US$220) para cubrir sus  necesidades básicas, si es que cuenta con vivienda propia. Atilio es el  ÚNICO sostén de su familia y percibe $316 (US$100), es evidente que su  situación no es para nada holgada ni privilegiada. Pero entendemos la  posición de Benetton, de alguna manera tiene que justificarse, ya que a  sus peones paga entre 150 y 200 pesos por mes (entre US$50 y US$70),  que trabajan de sol a sol.

El discurso de la usurpadora y expoliadora Sociedad Rural es uno de sus  Colores Unidos. ¿Cuál es el foco que utiliza Benetton para registrar lo  que sucede acá? Si la posición de los Curiñanco es respetable, porque  todavía no han llegado al extremo de la inanición, ¿ellos con casi 1  millón de hectáreas en la Patagonia qué posición tienen? ¿Qué  responsabilidad le cabe ante este panorama de despojo?

“Por último, y en la misma línea confusoria del informe socio  ambiental, no advierto qué vinculación tienen los Pueblos Aborígenes  con la usurpación cometida por los Curiñanco”  se pregunta la  corporación italiana.

“Pues, que no se traigan con la excusa o pancarta a las muy queridas y  respetables culturas aborígenes, culturas que incluso mi mandante ha  promovido y preserva incluso más que las propias comunidades, para  justificar la ilicitud y desconocimiento de la ley.”

Es lógico que Benetton diga no entender qué relación existe  entre el Pueblo Mapuche y los Curñanco, si lo hiciera se reconocería  como un usurpador confeso. Para la corporación italiana nuestros  Derechos como Pueblo Originarios son meras ‘excusas’ y ‘pancartas’...  ¿Dice preservar y promover nuestra cultura? ¿Pensará clonarnos? Cuando  habla de preservar seguramente se referirá a los privilegios que le  confieren su casi millón de hectáreas. Y al decir ‘promover’ se  referirá a los desalojos de las comunidades mapuche vecinas a su  latifundio.

Antes de llenarse la boca de palabras irrespetuosas Benetton tiene que  explicar de dónde salieron los objetos mapuche y tehuelche que exhibe  en su museo. También tiene que explicar por qué en el folleto de  promoción del museo incorporó algunas palabras del lonko Foyel  pronunciadas en 1870: “Acá hay lugar de sobra para todos”. ¿Quiénes  son ‘todos’ para la corporación? El Pueblo Mapuche seguro que no.

 

 “La resistencia de los pueblos oprimidos es el límite de los tiranos”

Por Justicia, Territorio y Libertad.
¡¡¡Marici Weu!!!  ¡¡¡Marici Weu!!!
(¡¡¡Por cada uno que cae, diez se levantan!!!)