elciudadano Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

Sabino Romero: primer Preso Político Indígena de la Venezuela bolivariana

elciudadano091022

El pasado miércoles 21 de octubre, en horas de la mañana, el líder indígena yukpa Sabino Romero, cacique de la comunidad de Chaktapa, ha sido imputado por el Estado venezolano como un bandolero, criminal y abigeo.

La estrategia, precisamente diseñada por la Vice-Presidencia de la República, el Ministerio de Interior y Justicia, el Ministerio de Obras Públicas, Ambiente y de Pueblos Indígenas, y aplaudida y apoyada por los hacendados y el rector de la Universidad del Zulia (como siempre, la ciencia está al lado del “progreso”), está llegando exitosamente a culminación: Sabino está preso y el profesor Lusbi Portillo de la ecologista Sociedad Homo et Natura, aliada de las comunidades, está siendo solicitado por los cuerpos policiales del régimen.

Para nada nos extraña esta realidad, lo que no minimiza su terrible condición. Ya en los 60, la Cuarta República se encargaba de construir escenarios que convertían a los revolucionarios en “vulgares bandoleros”; es decir, el poder siempre tiene la potestad de ordenar el significado de las palabras, sin embargo, todos sabemos que las palabras sólo son verdaderas cuando están consustanciadas con la vida de quien las dice y, con ellas, se juega la vida. De tal manera que, los cancerberos pueden apresar, juzgar y condenar a Sabino como un “bandolero”, pero el pueblo yukpa sabe que a partir de ese mismo momento, esa palabra adquiere, por la fuerza ética del líder, la fuerza significativa de la palabra: Dignidad, Libertad y Autonomía.

Al mismo tiempo, asesores comunicacionales contratados ad hoc (llámese oportunistas de cualquier ralea, léase: Golinger; Britto García y el ilustre desconocido que orienta a Vive TV) y los lambucios de AMCLA se encargan de hacer ruido buscando convertir en realidad la estratagema de la mafiosa concertación: Estado-gobierno “revolucionario”-hacendados-mineros. La cosa es que mientras más ruido hacen, el Sabino se hace más incómodamente grande y la lucha de los pueblos indígenas crece y se hace más incontrolable.

Es cierto que el Vice-presidente, Diosdado Cabello y Tarek el Aisami han logrado convencer y doblegar a parte de las comunidades yukpa; también es cierto que hoy día tienen a Sabino encarcelado mientras que a su agresor lo visita cordialmente nada menos que la Diputada indígena Noheli Pocaterra. Pero, mientras más inescrupulosamente se desenmascaran sus espíritus, más crece Sabino en el corazón yukpa de la Sierra.

Sabino está preso. El Estado-gobierno de Chávez le acusa de “bandolero”, “criminal” y “abigeo”. Necesitan condenarlo para terminar sus negocios mineros. Hacen ruido para que no se escuche su voz. Hacen ruido para que no se hermanen con él los pueblos del mundo; hacen ruido sus asesores e intelectuales para que su palabra se pierda en el desorden que buscan crear. Pero Sabino crece y esto no es mero decir: crece porque crece la digna rabia de su comunidad de Chaktapa; crece la digna rabia en contra de todos los oportunistas que se viven al Estado-gobierno de Chávez y va a seguir creciendo, creciendo, hasta llegar al horizonte que en verdad los yukpa, los barí, los wayuu y todos los pueblos indígenas de Venezuela luchan por alcanzar.

Sabino está preso porque es un “bandolero” político igualito que: Argimiro Gabaldón; Chico Mendes; Lucio Cabañas; Emiliano Zapata; Augusto César Sandino; Tupac Amaru; y todos los bandoleros que en el mundo han sido odiosos a los que están en el poder.

“Hubo un tiempo en que el tiempo no se contaba. En ese tiempo los más grandes dioses, los que nacieron el mundo, se estaban caminando como de por sí se caminan los dioses primeros, o sea bailando. En ese tiempo mucho ruido había, por todos lados se escuchaban voces y gritos. Mucho ruido y nada se entendía. Y es que el ruido ese que había no era para entender nada, sino que era ruido para no entender nada”.

Subcomandante Marcos

por José Quintero Weir

Foto portada: Cacique Sabino Romero

PALABRAS AL MOVIMIENTO POPULAR VENEZOLANO QUE LUCHA POR TENER PATRIA

elciudadano091022

Mantienen detenido ilegalmente a Carlos Chancellor (en la foto), Alcalde electo por los mineros artesanales e indígenas de Sifontes, por haber apoyado a estos en sus protestas contra las concesiones de megaminería de oro entregadas a la tranacional Cristallex en Guayana.

Se acordaron para asesinar a Argenis Vasquez y tratar de descabezar y desmovilizar a los trabajadores del estado Sucre en su pelea contra los abusos de las empresas trasnacionales en ese estado oriental.

Desalojaron violentamente a la Comuna Tierra y Hombres libres de la ocupación que mantenían en el Centro de Barquisimeto en su lucha por el techo y por una ciudad que incluya a las mayorías, todos los dias hay desalojos y atropellos contra ocupantes en Caracas, ya que los gobiernos no estan dispuestos a avanzar sobre la ciudad democrática e inclusiva que en algun momento predicaron algunos de sus voceros.

Quebraron la disposición de lucha de las organizaciones campesinas con dinero del plato clientelar de migajas convirtiendo a muchos de su dirigentes en intermediarios de una “lucha contra el latifundio” en la que los campesinos deben esperar a que el estado decida todo, sin ocupar y sin producir, las dos patas de la lucha por la tierra en el campo; solo quedan las numerosas víctimas del sicariato y el paramilitarismo en total impunidad.

Quebraron el movimiento de comunicación popular con la misma metodología, secuestrando los espacios de la palabra de la lucha y la resistencia convirtiéndolos en repetidores de la propaganda oficial.

Desconocieron todos los intentos de la clase trabajadora para darse su propia y autónoma dirección, imponiendo patronalmente a una burocracia sin arraigo de clase reciclada del viejo sinndicalerismo adeco.

Desmovilizaron al movimiento comunal y popular de los barrios con dineros clientelares corrompiendo el alma de la resistencia y haciéndolos segundones de los grupos de interes de la burocracia corporativa.

Avalan en el continente un esquema de integración basado en las propuestas de las multilaterales donde es prioridad la extracción, transporte y comercialización de materias primas, la maquila, la megaminería y y un reordenamiento del territorio para instalar una infraestructura de transporte y vialidad para proveer eficientemente los mercados internacionales con la vergonzosa excusa “hay que vender para hacer escuelas”.

Para favorecer los intereses del capital trasnacional minero promueven la violencia histórica latifundista contra los indígenas de Perijá y criminalizan a los dirigentes que más consecuentemente defienden la autodemarcación de los territorios por los pueblos.

Este gobierno no acepta interlocutores surgidos en el seno de las luchas y las experiencias populares, los desplaza o aisla de la voz oficial, y sino se dejan, los reprime y criminaliza con el objetivo de colocar actores sumisos que digan la palabra oficial como suya, desde una vitrina mediática que vende espejitos y mentiras.

A este gobierno le encanta mirarse a sí mismo en el espejo, solo se reconoce a si mismo por obra y gracia de la milagrosa administración de la renta petrolera. Este gobierno no rinde cuentas, no admite contraloría, no consulta y no revoca sus decisones aún equivocadas, no necesita al poder popular y al pueblo excepto para que aplanemos las calles de la vitrina mediática del socialimo del siglo.

Los colectivos que respaldamos y acompañamos a las comunidades yukpa , barí y wayuu en la Sierra de Perijá y los que no se venden en estas tierras, no entendemos por qué nuestra lucha desesperada por los derechos de nuestros pueblos originarios, ha causado tanto quiebre y sensibilidad de apoyo a amplios sectores del movimiento popular y en ciudadanos y ciudadanos que incluso apoyan al Gobierno o a la oposición.

Antes de que lo asimilaran a la burocracia psuveca, un dirigente obrero clasista de antaño denunciaba en el 2001 ante las cámaras que el dilema gobierno-oposición era falso, que esta era una lucha de clases.

No entendemos ni hemos tenido ni sabiduría para ver más allá de nuestra lucha, apenas para resistir en estos territorios, pero hoy se hace evidente para todos que si no avanzamos juntos, no habrá victoria ni resistencia posible. Las contradicciones que nosotros enfrentamos, los planes del imperio y sus lacayos en Venezuela, están en todas partes del país; con ropaje rojo o blanco se visten los mismos operadores del interés corporativo; nosotros no somos ni escuálidos empresarios ni nuevos ricos bolivarianos, somo un tercero en este terrible cuento, un tercero excluido y humillado.

Hoy asumimos las consecuencias de sostener en alto la palabra política de nuestros pueblos, la represión y la criminalización de nuestra experiencia. Pero con la esperanza de que se unan las luchas, que alijeremos la carga de cabrones, para que derrotemos juntos la impunidad y la traición de la clase politica a nuestra voluntad de cambio y de una vez por todas Juan República Popular sean nombres y apellidos del pueblo.

¡Viva sabino, viva Lusbi!
Tierra, dignidad, hombres y mujeres libres

Por el camino de las comunidades

Organización Maikiraalasili, Sociedad Homo et Natura, comunidad yukpas en resistencia.

Periódico El Libertario