Clarín (Buenos Aires), 19 de agosto de 2004.
LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS NATIVOS: DESDE LA CAMPAÑA DEL DESIERTO HASTA HOY

Una comunidad históricamente castigada



DURO. Luciano Benetton. (Foto: Archivo)
El caso de la comunidad mapuche Kom Kiñé Mu se repite en toda la Argentina, y, generalmente, con un resultado adverso para los pueblos originarios. La comunidad mapuche, en particular, fue históricamente víctima del despojo de sus tierras y de su cultura.

Las modalidades que se registraron después de la Campaña del Desierto impulsada por el general Julio A. Roca son innumerables.

En muchos casos se les hizo firmar papeles de cesión de sus posesiones aprovechando su condición de analfabetos. En otros, autoridades provinciales "ayudaron" a gestionar títulos de propiedad a privados, basados en que las comunidades mapuche generalmente no logran tener papeles de sus propiedades sino permisos provisorios para habitarlas.

También hubo casos en que los dueños de campos vecinos simplemente corrieron sus alambrados a punta de escopeta y los confinaron en un rincón o los echaron. Los consejos indígenas denuncian que muchas de estas maniobras fueron perpetradas con la complicidad de jueces de turno.

Hace dos meses y medio hubo un caso resonante que enfrentó a una familia mapuche con los hermanos Carlo y Luciano Benetton.

La familia Curiñanco fue acusada de usurpar 300 hectáreas de las 183.100 que el grupo Benetton tiene cerca del casco de la estancia Leleque, en Chubut.

Ese campo es uno de los más importantes que los hermanos italianos tienen aquí. Forma parte de un grupo de estancias que en su origen pertenecía a la Compañía de Tierras Sud Argentino.

La familia mapuche presentó pruebas de que ese campo había sido habitado históricamente por sus ancestros. El grupo italiano presentó sus títulos de propiedad. En el fallo el juez Jorge Eyo concedió "absolutamente los derechos de posesión" a la compañía.

Atilio Curiñanco y su mujer tienen cuatro hijos. Habían construido una casa de chapas, sembrado verduras y armado un corral con algunos animales. Se fueron por orden del juez: perdieron todo.

El caso generó una polémica entre Luciano Benetton y Adolfo Pérez Esquivel a través de cartas publicadas por el diario italiano La Repubblica. Pérez Esquivel le pidió al empresario que devuelva esos campos, que son una mínima proporción de sus propiedades. Le solicitó "un acto de altruismo hacia esta familia (...) que no tiene otro futuro más que la pobreza y el hambre".

Benetton respondió que sus inversiones en Argentina producen "desarrollo y trabajo" y dijo estar dispuesto a reunirse con él, aunque hasta ahora el encuentro no se concretó. Los mapuches niegan que haya inversiones y generación de trabajo en esos campos.
 
 

Copyright 1996-2004 Clarín.com - All rights reserved