Centro de Documentación Mapuche Documentation Center
  Portada | Nosotros | Enlaces |   translate
 

Secciones

Noticias
Antecedentes
Comunidades
Campa帽as
Indoamérica
Cultura
Libros Ñuke Mapu
Documentos de Trabajo
Sobre
Opinión
Biblioteca


Archivos

Archivo 1997-2009

2010-02-17 | Documentos de Trabajo | Indoamericano

Alternativas a la crisis de la modernidad / colonialidad

Vivimos una compleja crisis de la civilizaci贸n hegem贸nica (aquella de la unidad entre 聯modernidad-colonialidad聰) que pone en peligro todas las formas de vida del planeta, no solo las humanas, y hace urgente el desarrollo de alternativas, a partir del fortalecimiento de experiencias y propuestas sociales en construcci贸n, ayudando a clarificar las nuevas perspectivas, horizontes de sentido y paradigmas interculturales que ellas contengan potencial o activamente. Est谩 en marcha la construcci贸n de nuevas teor铆as para nuevos movimientos. Es necesario impulsar un proceso de debate e 铆nter aprendizaje en esa perspectiva, basado en la pluralidad e interculturalidad de enfoques, para lo cual proponemos, entre otros, cuatro ejes de debate, abiertos y en permanentemente redefinici贸n.




Soci贸logo Roberto Espinoza. Foto Servindi
Primer eje: crisis de la civilizaci贸n hegem贸nica
M谩s de 6000 culturas y 500 millones de personas siguen resistiendo y enfrentando a la modernidad-colonialidad-capitalista-euroc茅ntrica, afirmando que no solo se trata de un 谩rea de la dominaci贸n, como es el mundo del trabajo/capital/clases sociales; sino al mismo tiempo, de las otras 谩reas de las cosmovisiones, sexos, imaginarios, formas de autoridad y relaci贸n con la Madre Tierra. Era y es mucho m谩s: la imposici贸n de una matriz civilizatoria ahogando la diversidad de muchas otras. Esas voces no fueron escuchadas en mucho tiempo, hasta que en el nuevo siglo convergen en este enfoque en diferentes grados, con diversos movimientos sociales, como los ambientalistas, mujeres y los de derechos humanos, entre otros.
Es necesaria una interpretaci贸n integral que permita comprender la complejidad, entrecruce, gravedad y profundidad de tantas crisis simult谩neas. Es urgente caracterizar adecuadamente la simult谩nea gravedad y superposici贸n en el tiempo de la cat谩strofe ambiental y clim谩tica y los fracasos de la ONU para contenerla; de la hambruna alimentaria simult谩nea a especulaciones de excedentes de alimentos en la bolsa (comodities); de la crisis energ茅tica con un capitalismo enfermo y adicto a los hidrocarburos y a la vez agravando los impactos de los agrocombustibles; de la exclusi贸n social y el desempleo estructural permanente; de la gigantesca burbuja especulativa y financiera que subordina y desnaturaliza los procesos productivos; de la privatizaci贸n de las tecnociencias que con los transg茅nicos, sumados a la invasi贸n desarrollista de las industrias extractivas y los megaproyectos y privatizaciones del agua, subsuelo, bosques, que contaminan y ponen en riesgo todas las formas de vida; de los Estados Naci贸n monoculturales dominados por las transnacionales del libre comercio, que criminalizan el ejercicio de los derechos colectivos de los pueblos y comunidades, encubiertos y agudizados por nuevas formas de racismo y conflictos religiosos.
No se trata 煤nicamente de una crisis especulativa o econ贸mica, de un modo de producci贸n o tan solo del capitalismo. Si se admite el car谩cter sist茅mico e integral de tantas crisis simult谩neas, ellas transcurren entonces sobre ejes m谩s profundos que solo los econ贸micos. Es necesario poner en cuesti贸n al conjunto de la modernidad y sus grandes mitos fundacionales como 聰mercado聰, 聯Estado聰 y 聯desarrollo聰, todos basados en la 聯raz贸n聰 instrumental. El mito del Estado uninacional que permiti贸 continuar con la colonialidad del poder, luego de la descolonizaci贸n. El mito del 聯desarrollo聰 y del crecimiento ilimitado del dominio de la naturaleza. El mito de la homogeneidad (no la diversidad) cultural como 聯fortaleza聰. Abrir la cuesti贸n de por qu茅 las experiencias o propuestas llamadas socialistas en todas sus variantes no pudieron superar esos mitos fundacionales de la modernidad-colonialidad y quedaron sumidas en sus matrices esenciales.
Desde la perspectiva de crisis de civilizaci贸n hegem贸nica, podemos avanzar en el di谩logo y mutuo enriquecimiento entre paradigmas alternativos, en torno de ejes esenciales de convivencia humana y de todas las dem谩s formas de vida. Es en este debate que los pueblos ind铆genas se帽alan que han pasado de m谩s de 500 a帽os de resistencia y de protesta, a una etapa de propuesta y reconstituci贸n de alternativas civilizatorias frente a la crisis de la modernidad/colonialidad. En esa direcci贸n es fundamental el di谩logo e 铆nter aprendizaje entre esos movimientos de pueblos originarios con enfoques similares o convergentes provenientes de otros movimientos sociales que consideren que no solo 聯otro聰 mundo (homog茅neo) sino que varios 聯otros mundos聰 (diversos) son posibles; y posibles no solo desde el debate filos贸fico (que es un aporte), sino sobre todo a partir del aprendizaje de las luchas, resistencias y emergencias sociales concretas y sus construcciones te贸ricas.
Apertura y convergencia no solo entre paradigmas o matrices civilizatorias que han resistido y siguen resistiendo en la historia (violenta) de la modernidad occidental capitalista y colonial; sino tambi茅n di谩logo con la diversidad de horizontes de sentido o propuestas en construcci贸n que apuntan hacia los mismos objetivos de transformaci贸n y, sobre todo, mutaci贸n social profunda, ya que la palabra 聯revoluci贸n聰 limitada a la esfera del poder (y la 聯real politik聰) resulta ya insuficiente. Posibilitar la unidad entre quienes se hacen las mismas preguntas, aunque las respuestas sigan siendo diversas; y por tanto, seguir apuntando a la construcci贸n de nuevas teor铆as para nuevos movimientos, de unidad en la diversidad.
Segundo eje: desmercantilizaci贸n de la vida
Asistimos a una aut茅ntica cat谩strofe socio ambiental y es necesario desentra帽ar por qu茅 es tan dif铆cil salir de ella, cu谩les son sus ejes claves y las bases para poder detenerla y crear perspectivas transformadoras. No se trata solo de un cambio clim谩tico, no es 聯natural聰 ni un simple 聯cambio聰. Es una cat谩strofe imparable y simult谩nea, de sequ铆as, inundaciones, desaparici贸n de glaciares y m煤ltiples ecosistemas, lluvia 谩cida, poluci贸n urbana, agua con metales pesados, transg茅nicos que alteran germoplasmas. Donde los pa铆ses a la cola del 聯desarrollismo聰 son sin embargo sus primeras v铆ctimas, como el caso del Per煤, tercero en el ranking de los desastres globales. Una cat谩strofe de la vida, que siendo ella evidente y visible, este 聯sistema聰, o el poder de esta modernidad, no quiere detenerla. Incluso, ya en el delirio, se planean nuevas 聯oportunidades de negocios聰, como el de semillas transg茅nicas resistentes a la hecatombe clim谩tica.
Se trata de la disputa e invasi贸n de territorios, especialmente de los pueblos y comunidades, por el desarrollismo y extractivismo. La invasi贸n por parte de la miner铆a que deja sin agua a la agricultura; de las petroleras regando sus desechos t贸xicos por los r铆os; o por los agro-combustibles para alimentar autom贸viles a pesar de la hambruna humana. Todos estos dramas no pueden ser reducidos a la 聯ingenier铆a social聰 de la llamada 聯sustentabilidad ambiental聰 que convive y no cuestiona las l贸gicas mercantilistas, desarrollistas y el frenes铆 consumista. No olvidemos el pragmatismo de ciertas corporaciones 聯ambientalistas聰 de convivir con las mafias petroleras globales. Y hay que analizar qu茅 hay que cambiar para que no se repitan las tragedias del infierno radioactivo de Chern贸bil en Rusia, los miles de desplazados por la represa de las tres gargantas en China, o la destrucci贸n de los Andes, Pantanal y Amazon铆a por la IIRSA, todos ellos 聯desarrollos聰 promovidos bajo proyectos denominados 聯socialistas聰 en Rusia, China y Brasil.
No pueden ser reducidos a 聯costos sociales聰, impactos o externalidades de un crecimiento inagotable, y que hay que compensar o minimizar con algebraicos modelos de 聯sustentabilidad聰. No puede seguirse admitiendo sin m谩s los enfoques tradicionales del crecimiento 聯indetenible聰 de las fuerzas productivas. Tampoco reducir estas cuestiones al estrecho plano jur铆dico de la 聯propiedad privada聰 versus 聯estatizaciones聰, sin poner en cuesti贸n al desarrollismo productivista, que mercantiliza el agua, los bosques, el ox铆geno, toda la vida, sea en nombre del dios mercado o la raz贸n de Estado.
Si el calentamiento es convertir todo en mercanc铆a, no puede haber enfriamiento sin des-mercantilizaci贸n de la vida. Se trata de poner l铆mites o frenos a comprar-vender-privatizar el agua, tierra, subsuelo, bosques, cerros聟 la vida entera. Debatir c贸mo ser铆a posible mantener el control social sobre los bienes comunes, tanto los de la naturaleza como los del conocimiento. Aqu铆 son fundamentales las propuestas de los pueblos originarios, que incluyen los conceptos y enfoques sobre Madre Tierra, distintos de 聯recursos naturales聰. La crianza de la vida: cr铆a a la madre tierra, y deja que ella te cr铆e. La unidad entre naturaleza-sociedad-cultura. Los territorios como totalidad viviente, de unidad entresuelo-subsuelo-monta帽as y fuentes de historia-identidad-orgullo-cosmovisi贸n, lejanos a los de parcela-chacra-tierra. La reproducci贸n, recuperaci贸n y reformulaci贸n de estas perspectivas en los espacios citadinos ocupados por los migrantes y afectados tambi茅n por el 聯desarrollo聰 de la poluci贸n y marginalidad urbanas.
Todo lo anterior es lo que los pueblos ind铆genas denominan Buen Vivir, como armon铆a con la naturaleza, en paz y equilibrio social. La vida con agua limpia, no con mercurio minero; el aire puro y la tranquilidad sin el infierno automotriz; el orgullo, identidad, autoestima y felicidad de sobrevivir usando/conservando (a la vez) el bosque o las monta帽as, sin terminar empujado a las repletas ciudades y sus limosnas de 聯programas sociales聰. Calidad de vida y no consumismo y despilfarro. Vivir Bien y no 聯vivir mejor聰, en el sentido de tener m谩s y m谩s objetos, aunque sean in煤tiles. No al embrujo y adicci贸n a la cultura del shopping que encubre depredaci贸n, poluci贸n, calentamiento y suicidio planetario.
Vivir Bien implica el derecho a pensar, seleccionar y decidir con autonom铆a. La ONU ya lo reconoce en los derechos 聯al desarrollo propio聰. Analizar y decir s铆 a las computadoras, paneles solares, pero no al monocultivo ni los transg茅nicos. S铆 a la escuela, pero no al monoling眉ismo y aculturaci贸n, sino a la identidad e interculturalidad. S铆 a la posta sanitaria, pero no al parto 聯occidental聰 sino el vertical y en familia. Escoger pesticidas naturales y no ser seducidos por los qu铆micos del petr贸leo. El orgullo de usar y revalorar las miles de plantas medicinales y alimentos nativos, y no la confusi贸n y sumisi贸n ante los f谩rmacos y la frustraci贸n de no poder comprarlos. Rechazar los tratados de libre comercio, sean de Estados Unidos, Europa o China, que ponen candados jur铆dicos supranacionales para mantener eternamente la privatizaci贸n y mercantilizaci贸n de la vida, que empieza en la miner铆a, sigue en los transg茅nicos y termina en la biopirater铆a. Todo esto es Buen Vivir / Vivir Bien y los pueblos y comunidades seguir谩n luchando, una y otra vez, como desde hace cinco siglos, para poder existir como pueblos con derecho a la diferencia.
Tercer eje: descolonialidad del poder
Pero cabe anotar que ese 聯(mal)desarrollo聰 es impulsado no solo por el capital transnacional sino por las tecnocracias, intelectuales, sacerdotes, periodistas, sectores medios, y tambi茅n muchos pobres, que creen firmemente en los supuestos y mitos del Estado Naci贸n, a pesar de ser cada vez menos nacionales y p煤blicos, y crecientemente privatizados. Esto nos lleva a una tercera cuesti贸n, que es la colonialidad y descolonialidad del poder.
Hay una conexi贸n entre la privatizaci贸n de la vida y la privatizaci贸n del poder. La colonialidad actual del poder es herencia de la imposici贸n euroc茅ntrica de una sola forma de Estado, la del Estado-Naci贸n. La idea de una naci贸n 聳 una cultura, que empez贸 con el etnocidio de las 6000 culturas del mundo que a煤n resisten, y que contin煤a con el temor a la diversidad ling眉铆stica y cultural, el sesgo hacia a homogeneidad y la estigmatizaci贸n de los 聯otros聰, del que siente y vive diferente, distinto a 聯la聰 supuesta naci贸n vencedora. Lo podemos ver en todas partes e inclusive en el Chile del supuesto milagro econ贸mico, con la estigmatizaci贸n de los Mapuche, que prolonga la carnicer铆a militar para 聯unificar la naci贸n聰 y contin煤a en su criminalizaci贸n de quienes defienden su derecho a la diferencia junto a sus aguas y bosques ante las papeleras.
Los Estado Naci贸n te贸ricamente act煤an en aras del bien com煤n, pero en realidad son instrumentos de la subasta, saqueo y privatizaci贸n de la Madre Tierra. Es necesario debatir c贸mo sustituir la expropiaci贸n a los pueblos y comunidades, el control de los bienes naturales por parte de Estados que, basados en el 聯inter茅s p煤blico聰, imponen la privatizaci贸n, mercantilizaci贸n, contaminaci贸n y destrucci贸n de la vida.
No es posible nacionalizar o socializar la econom铆a manteniendo la verticalidad del sistema de poder. Si se reconoce la diversidad biol贸gica unida a la diversidad cultural, debe asumirse tambi茅n la demo-diversidad o diversidad de formas de democracia, que no solo incluyan los mecanismos representativos (cl谩sicos y desgastados), sino la democracia directa y aun m谩s: la democracia y autogobierno comunitarios. Y decimos 聯comunidades聰 no solo para los Ayllus que se reconstituyen en el Qullasuyu (Bolivia), sino tambi茅n para comunidades urbanas como Villa El Salvador (Per煤), pujantes con el esp铆ritu andino del 聯trabajo en com煤n聰, o para los Quilombolas que defienden su autonom铆a afro descendiente, o la comunidad de Valdisusa en Italia luchando por Vivir Bien contra la modernidad neoliberal.
Es vital que frente a la creciente privatizaci贸n del poder imaginemos la socializaci贸n (redistribuci贸n) del poder, no solo en su 聯captura聰, o peor, su simple administraci贸n tecnocr谩tica. Identificar las propuestas y estrategias que permitan superar esta herencia colonial de un sistema de autoridad basado en la exclusi贸n de los derechos colectivos de los pueblos y comunidades. Recuperar las lecciones que dejan en una direcci贸n transformadora las propuestas y ensayos pr谩cticos de poseer derechos colectivos/pueblos, adem谩s de los Individuales/ciudadanos o la llamada 聯ciudadan铆a 茅tnica聰. La diversidad de fuentes de derecho (leyes, justicia) no solo el occidental (franc茅s o anglo saj贸n), lo que supone respetar el Derecho Mayor, Derecho Consuetudinario o los derechos de la Naturaleza (incluidos en la Constituci贸n de Ecuador). El desaf铆o y aporte de los Estados Plurinacionales, con sus parlamentos, justicia, econom铆a, servicios, todos tambi茅n plurinacionales (que se procesan en Bolivia). Las alternativas de las varias formas de autonom铆as, autogobierno y libre determinaci贸n de los pueblos originarios/ind铆genas reconocidas por la ONU en la Declaraci贸n del 2007; y del propio mandar-obedeciendo de los pueblos ind铆genas, muy distinto de la dictadura de los representantes 聯democr谩ticos聰.
Cuarto eje: saberes alternativos
Tanto el estatismo privatista como el desarrollismo pasaron a formar parte del sentido com煤n de las cosas bajo el neoliberalismo y su aplastante 聯fin de la historia聰, lo cual implica poner en cuesti贸n ese 聯sentido com煤n聰, esa forma 聯natural聰 de conocer, de so帽ar, imaginar, recordar. Se trata de debatir una cuarta cuesti贸n sobre Saberes y Subjetividades Alternativas. Desentra帽ar el misterio o la magia de por qu茅 desarrollo, Estado y mercado siguen apareciendo como propuestas cient铆ficas y modernas, y por qu茅 no, hasta civilizadas.
No es casual que antes las iglesias y ahora la ciencia hayan sido y sigan siendo garant铆a de legitimidad. Los pueblos, comunidades y movimientos aparecen, antes como herejes y hoy a煤n como b谩rbaros, siempre opuestos al desarrollo y por tanto estigmatizados, cuando es el desarrollo el que se opone a ellos y la sobrevivencia humana. El racismo colonial no solo impuso el invento de las inexistentes 聯razas聰, y la consecuente divisi贸n entre 聯razas聰 superiores e inferiores, sino que tambi茅n dej贸 hasta hoy otras formas m谩s sutiles de racismo, como son el racismo ontol贸gico y epistemol贸gico. Los pueblos originarios o los afro descendientes pueden ser motivo de folklore, misericordia y hasta aceptados como portadores de protestas o reclamos, incluso ser te贸ricamente 聯iguales聰, pero dif铆cilmente ser admitidos como generadores o inspiradores de valores, conocimientos y teor铆as o filosof铆as alternativos o pol铆ticamente respetables.
Hay una conexi贸n entre mercantilismo y privatismo con esas ciencias reduccionistas, positivistas, homogenizadoras, antropoc茅ntricas, donde los 聯otros聰 son los 聯objetos聰 de estudio de 聯sujetos聰 euroc茅ntricos y de la raz贸n instrumentalizadora. Todav铆a se diferencia entre las lenguas europeas y los 聯dialectos聰 originarios; entre el arte culto y las artesan铆as; entre la medicina cient铆fica y el folklor curativo de ind铆genas, Amazig o Quilombolas. Imposible hablar de filosof铆a y sistemas pol铆ticos y pensar que pueden tenerlos los Batwa en 脕frica o los Aymara al mismo nivel de legitimidad que el occidental.
Hay que poner en cuesti贸n la expansi贸n de las tecnociencias y el post industrialismo, con los transg茅nicos, biopirater铆a y la nanotecnolog铆a, que en nombre de la sagrada 聯propiedad intelectual聰 no solo modifica genes, c茅lulas sino hasta 谩tomos, sin control ni vigilancia social de sus impactos sociales y ambientales, sino que adem谩s se apropia y privatiza conocimientos ancestrales de los pueblos y sus aplicaciones para nuevos alimentos, medicinas e insumos industriales. Es la mercantilizaci贸n de las ciencias y conocimientos, que no suelen priorizar o servir para luchar contra las enfermedades tropicales y su alta mortalidad en los que viven en las monta帽as o tr贸picos.
Debemos cuestionar por qu茅 los descubrimientos 煤tiles para la humanidad no son compartidos o son inaccesibles por las patentes y derechos de autor, como en los casos graves del sida y c谩ncer. Sin embargo, son innumerables los alimentos, medicinas, insumos industriales y conocimientos que los pueblos y comunidades aportaron y siguen aportando a la humanidad, y que hoy se busca 聯liberalizar聰 en beneficio de la biopirater铆a.
Surge la necesidad de desarrollar otras formas de conocimiento, que reintegren la unidad entre lo humano y lo natural, que respeten la diversidad de cosmovisiones, permitan su control y vigilancia social y la redistribuci贸n equitativa de sus beneficios. La desmercantilizaci贸n de la comunicaci贸n y de la intercomunicaci贸n, cultura, m煤sica y dem谩s artes y servicios p煤blicos de educaci贸n, salud y saneamiento. Recuperarlos para el uso com煤n de todos, en corresponsabilidad y bajo el control social, todos los bienes y servicios necesarios para la vida. 聯Para todos, todo聰 como reson贸 el grito zapatista desde las selva Lacandona de M茅xico.
Para concluir, como empezamos, reiteramos que se hace indispensable un proceso de construcci贸n de paradigmas sociales alternativos a la crisis de la civilizaci贸n hegem贸nica y los impactos de su modernidad-colonialidad euroc茅ntrica. Crear espacios de encuentro e 铆nter aprendizaje interculturales entre las experiencias de pueblos, comunidades, naciones sin Estado y movimientos sociales.
Terminamos por ahora estas reflexiones, pero el debate contin煤a. Y para resistir y persistir en el torbellino e incertidumbres de los desaf铆os en esta larga crisis de civilizaci贸n, mientras lo viejo se resiste a morir y a lo nuevo no lo dejan florecer, necesitamos volver una vez m谩s a recordar las emociones y sabidur铆as, aunque no exactamente con las mismas palabras, de las abuelas y de los abuelos: Como el 聯no tengo m谩s paciencia para aguantar todo esto聰 de Micaela Bastidas, compa帽era de T煤pac Amaru, ambos levantados en 1780 ante el etnocidio europeo. A los Mayas reiterando 聯Que cortaron nuestros frutos, tallos, hojas聟 pero no nuestras ra铆ces y volveremos聰. Al largo martirio de los Mapuches, pero ense帽ando siempre con su grito de 聯隆Marry Chewehu!聰聟 隆diez veces nos golpearon, diez veces nos levantaremos!
Roberto Espinoza

Fuente: Foro Escandinavo por los Derechos de los Pueblos Ind韌enas

 Campa帽as

2022-02-02

Publicaci贸n sobre la cultura, sociedad y pol铆tica de los pueblos originarios.

El peri贸dico Pukara

El Peri贸dico Pukara quiere ser un baluarte en el lucha de ideas, en el combate de principios, en la guerra conceptual, de an谩lisis, de informaci贸n e investigaci贸n que libran los pueblos ind铆genas contra el ocupante colonialista. El peri贸dico Pukara es una publicaci贸n mensual sobre la cultura, sociedad y pol铆tica de los pueblos originarios. Periodico Pukara
Lea más...

2023-06-15

脩uke Mapu

Facebook Centro de Documentaci贸n Mapuche 脩uke Mapu

En nuestro Facebook Centro de Documentaci贸n Mapuche, 脩uke Mapu puede encontrar toda la actualidad noticiosa, art铆culos, videos, fotos, actividad, enlaces y el m谩s completo archivo de noticias. Facebook Centro de Documentaci贸n Mapuche, 脩uke Mapu:
Lea más...

La Realidad Mapuche en Youtube


Benetton y los mapuche


¿Qué es la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas?


Aprenda Mapunzugun, el idioma Mapuche, via Internet: comprenda el contexto sociocultural- linguístico e interétnico del Pueblo Mapuche.