—uke Mapu
http://www.mapuche.info/
Centro de Documentaciůn Mapuche
Mapuche Documentation Center

2017-08-22 | Noticias | Mapuche

Chubut

Caso Maldonado: Pese al retiro de Gendarmería, nadie baja la guardia en Cushamen

Caso Maldonado: Pese al retiro de Gendarmería, nadie baja la guardia en Cushamen


Una guardia en la entrada del lugar donde desapareció Santiago Maldonado está siempre alerta ante caras desconocidas. (Foto: Alfredo Leiva)
El viento y el fr√≠o castigan con rigor en este rinc√≥n de la Patagonia, donde se respira aire puro y desde hace varios d√≠as se percibe incertidumbre. En el Pu Lof en Resistencia Cushamen, ubicado a un kil√≥metro del empalme de la Ruta Nacional 40 y la Ruta Provincial 70, que conduce a El Mait√©n, nadie est√° tranquilo. Los zumbidos de las postas de goma y los gritos de los gendarmes a√ļn estremecen. Las im√°genes de la furiosa represi√≥n del 1 de agosto pasado y el dolor por la desaparici√≥n de Santiago Maldonado durante esa jornada es una herida abierta. Y duele demasiado.

La Gendarmería se retiró el miércoles, después de 17 días de asedio permanente. Los jóvenes mapuches de la Lof en Resistencia están convencidos de que los gendarmes regresarán. Tarde o temprano volverán a tratar de avanzar sobre las tierras ocupadas. Por eso, siguen alertas.

Un grupo permanece en un improvisado puesto de guardia, como lo definieron, a unos 100 metros de la tranquera, atento a cualquier movimiento. Es una especie de refugio, donde hay un d√©bil fog√≥n, para tratar de contener las r√°fagas de aire helado que baja desde las monta√Īas con sus picos nevados. Coirones, molles, neneos, algunos √Īires y pinos de baja estatura completan la escena de esa parte de la estepa patag√≥nica.

Apenas ‚ÄúR√≠o Negro‚ÄĚ lleg√≥ a la tranquera, ubicada a pocos metros del desgastado asfalto de la Ruta Nacional 40, un joven se acerc√≥, con desconfianza. Dos banderas colgadas sobre el alambrado ubicadas a los costados del acceso al campo, reclaman por la aparici√≥n de Santiago. ‚ÄúMacri-Bullrich-Noceti devuelvan a Santiago‚ÄĚ, dice uno de los lienzos. ‚ÄúProhibido olvidar, Santiago presente‚ÄĚ, advierte el otro.

El joven sólo escucha. Después, llama a otro muchacho, encapuchado, que sale del puesto, donde se observa la humareda. Camina a paso firme y al llegar a la tranquera, que impide el paso, indica que fue designado vocero para hablar con este diario y explicar la situación. No se identifica. Nadie quiere aparecer con nombre y apellido. Una boleadora y unas piedras, que guarda en un especie de morral, es todo lo que tiene como elemento de defensa.

‚ÄúNunca tuvimos plata ni miedo, pero para continuar la lucha debemos permanecer en libertad y taparnos la cara‚ÄĚ, explica.

‚ÄúFacundo (Jones Huala, que est√° detenido en el penal de Esquel) es el ejemplo m√°s claro, dio la cara por su pueblo en todos lados y ahora es un perseguido pol√≠tico‚ÄĚ, sostiene el joven, cuyo pasamonta√Īas s√≥lo deja ver unos ojos marrones oscuros.

No permite avanzar. Y para sacar fotos en la Lof hay que pedir autorizaci√≥n. Tampoco se puede avanzar hacia el r√≠o Chubut, ubicado a unos 300 metros, seg√ļn explican hasta que la naturaleza vuelva a equilibrarse tras la represi√≥n del 1 de agosto pasado.

All√≠ junto al r√≠o, asegura el joven, vio por √ļltima vez a Santiago, cuando intentaba huir de los gendarmes.

Recuerda que las hostilidades por parte de Gendarmería habían comenzado el 31 de julio, a partir de un corte de ruta parcial. La protesta era para exigir la libertad de Jones Huala. Esa jornada había llegado Santiago desde El Bolsón, donde tiene su domicilio.

Pero al d√≠a siguiente, ‚Äúse llevaron a Santiago‚ÄĚ, afirma el vocero de la Lof en Resistencia. Se√Īala que lo cargaron en un Unimog y despu√©s lo pasaron a una camioneta blanca y se lo llevaron.

Hay testigos de identidad reservada que declararon eso mismo ante el juez de la causa, Guido Otranto, en Esquel.

En El Bolsón

En las calles del barrio Los Hornos, de El Bols√≥n, el nombre de Santiago suena con fuerza. Los vecinos recuerdan que Santiago se hospedaba desde hace unos dos meses en una casa de bloques de cemento, de ventanas peque√Īas y ambientes reducidos. Pero no estaba de manera permanente.

En la casa ayer no hab√≠a nadie. Desde las ventanas se pod√≠a observar un litro de aceite cerrado sobre una mesada, junto a un poco de harina y una lata de aceite de oliva. Los platos a√ļn estaban en la pileta y hab√≠a desorden.

Un grupo de mujeres de la Biblioteca del Río, ubicada a pocos metros del caudaloso río Quemquemtreu lo recuerdan como un joven solidario, afecto a la lectura y sencillo.

Pero están preocupadas. Y hay temor porque se trata de un caso demasiado grave porque las sospechas apuntan a un caso de desaparición forzada de persona. Por eso, no quieren fotografías y piden disculpas por no dar sus nombres a la prensa.

Explican que la sociedad de El Bols√≥n es muy particular y no quieren quedar en lo que llamaron ‚Äúel c√≠rculo rojo‚ÄĚ y ser ‚Äúv√≠ctimas de la difamaci√≥n por las redes sociales‚ÄĚ.

Lamentan todo lo que pasa con Santiago y explican que la Biblioteca fue allanada por las fuerzas de seguridad el 12 de agosto pasado. ‚ÄúEntraron gritando con armas y c√°maras, est√°bamos haciendo una actividad con chicos, y dijeron: todos para un costado. Les pedimos que bajen las armas, que apaguen las c√°maras porque hab√≠a chicos. Entendieron y se fueron y pidieron disculpas‚ÄĚ, explicaron las mujeres.

El dato
21
los días que se cumplen hoy de la desaparición, sin que haya ninguna pista sobre el paradero del joven.
‚ÄúFacundo (Jones Huala) es el ejemplo m√°s claro, dio la cara por su pueblo en todos lados y ahora es un perseguido pol√≠tico‚ÄĚ.
Uno de los jóvenes del Pu Lof en Resistencia

Fuente: Diario Rio Negro

Publicado: 2017-08-22 | Revisado: | Enlace de actual documento: http://www.mapuche.info/?pagina=6993