Ñuke Mapu
http://www.mapuche.info/
Centro de Documentación Mapuche
Mapuche Documentation Center

2017-04-06 | Cultura | Mapuche

Los vientos que despiertan

“Lykan küra ñi purrun. Danza de la piedra” en la voz de Faumelisa Manquepillán Calfuleo

Poesía, fotografía, canto y experiencias nos comparte Faumelisa Manquepillán Calfuleo en su segundo libro “Lykan küra ñi purrun. Danza de la piedra”, el que fue presentado por primera vez el 7 de febrero en Panguipulli relanzado el 5 de abril en Lanco. De Presagios, Devenires, Lenguas secretas y otros poemas en registro bilingüe se compone “Likan küra ñi purrun. Danza de la piedra”. Para comprar un ejemplar de esta edición escriba a faumelisa@gmail.com


Foto: Mapuchexpress
En San Cristóbal de las casas, Chiapas, la poeta tsotsil Ruperta Bautista Vásquez dice en su poema Coraje de viento: “Oscurece el instante, se siembra en la cabeza de la casa, se teje arco iris en el patio, desesperados los brazos de árboles.” En el sector de Puquiñe, Lanco, a miles de kilómetros de distancia, Faumelisa Manquepillán también dialoga con los vientos. Su libro está dividido en cuatro: kiñe küruf, epu küruf, küla küruf y meli küruf, los que traen memoria, otoño, cantos y danzas: “El viento les anunció mis olores mortecinos. Los vi inquietos acecharme en las alturas. Sus ojos ubicaron mi dirección precisa, comenzaron la danza circular. Cuatro vueltas…Cuatro más.” (El vuelo).

Bajo la apreciada sombra de los árboles ante el calor del verano, la poeta y educadora tradicional me recibe, aparecen sus trabajos en madera y en piedra, la piedra Lykan, esa que hoy danza a través de sus escrituras. Conversamos sobre este nuevo trabajo, y sobre los inicios de su escritura, señala: “yo escribo desde los siete años, cuando aprendí a escribir y siempre iba guardando mis escritos, muchos perdí… tengo un libro, Sueño de mujer que publiqué el 2000, fue como un sueño de una mujer mapuche pobre, campesina, como la gran mayoría de las mujeres del campo que terminamos sembrando, no es malo hacer eso, pero yo, además de saber sembrar y de hacer una huertas muy ricas, escribía”.

Sobre su actual publicación, Faumelisa nos relata que contiene poemas que guarda desde hace mucho y otros escritos especialmente para armar este libro, señala además: “Este libro tenía que ser con la conciencia de la identidad… Lo que es ir a un guillatun, ser pillankuche; por eso se llama así y esa es la idea del libro, saber quién soy, quiénes somos acá”. Intimidad, identidad, la búsqueda de una genealogía están presentes en este nuevo trabajo en poemas que también son cantos; y también palabras que declaran el dolor de un pueblo, palabras que sienten con el otro y la otra.

“Hoy soñé a la madre de Matías Catrileo a la sombra de la muerte, buscando a su hijo para resucitarlo entre otros miles de cuerpos mutilados. Más allá estaba la madre de Alex Lemún”. De su poema Sueños.
Faumelisa Manquepillán nació en Puquiñe, Chile, en 1960 En el año 2000, publica en edición bilingüe el libro Sueños de mujer. Luego sus poemas aparecen en diversas antologías.Pertenece a la Nación Mapuche. Se autodefine como artesana en piedra, madera y textil, poeta y cantautora. Según cuenta, los Calfuleo desde siempre fueron los ngenpines del territorio, encargados de unir el mundo terrenal con el mundo sagrado. Luego de años de ausencia, por parte de su familia, en los ritos de la cultura mapuche, el arte de Faumelisa vuelve a unir estos dos mundos, ahora a través de su poesía, sus cantos y sus artesanías, todas llenas de símbolos propios de su cultura y de una fuerza única que pareciera que emanara de su propio espíritu. Faumelisa manifiesta : “Como mujer mapuche, busco la palabra y ella viene con el viento, nos buscamos y la encuentro y nos encontramos en los lugares más inesperados. A veces la veo emerger en el caer de una sola hoja en el otoño o en el sonido del agua; hay poesía cuando la brisa juega en el viento, cuando la lluvia cae, cuando pasa una nube, cuando un pájaro vuela fugaz, cuando caminas descalza sobre la tierra recibiendo su energía”.


Amasijo de Espíritus
Yo camino…
Arrastrando formas y miserias
Llevo y traigo costumbres y sabores
Herencias de neuronas y escalones.
Yo camino…
Cargada de legados y de signos
Inmersa de sapiencias y de rasgos
Voy envejecida por el tiempo
Débil y fuerte entre mi todo.
Yo gimo presa del pasado.
Reconociéndome cautiva
De antiguos seres que me atan.
Subo y desciendo
Comienzo y termino
Hasta llegar a las orillas
De las fuentes de saberes
Que me brotan.
Otros me esperan lo se
Otros me buscan
Muchos me habitan ahora
Y me gritan.
Poderosa me genero y me regenero
Guardo en mis células
Mandatos y códigos.
Yo solo camino…
Llena de alegrías
Llena de recuerdos
Llena de deseos
Mísera, pequeña
Débil y frágil fuerte y poderosa.
Una ves visible luego la invisible
Y otra vez soy
Y otra vez no soy.
Dualidad

No…
no me importa amor
que te vistas de rosas de nubes o de plumas
solo se que te amo
que respeto tus ideas y tus formas
que dedico mi pensar a valorarte
que tu dualidad es mía
que mi dualidad te busca
emprendamos juntos el camino
que la vida nos regala
es ahora el momento
juntemos nuestras manos.
Si, ya, yes, amen, may.

Lenguas Secretas

Te acercas viajando entre nubes
Yo te intuyo impaciente y seguro
Te anuncian los treiles de noche
Los guardianes de nuestros senderos
Y esa luna que miras y miro
Mis metawes estan todos llenos
Tan servidos sabrosos y dignos
Nuestra historia vamos construyendo
Que las oscuridades nocturnas
Nos regalen silencios que griten
Y que valla desapareciendo
La distancia entre luces y sombras
Háblame con mil lenguas secretas
Y ábreme muy despacio las puertas
Cuéntame cuanto tiempo a pasado
Desde que te fuiste de mi lado
Abrázame y que el tiempo nos funda
Nos fulmine y nos desaparezca
Que el dolor de la ausencia se vuelva
Miel y sabrosura de avellanas
Cuéntame cuanto tiempo a pasado
Desde que te fuiste de mi lado
Hablemos nuestras lenguas secretas
Y cierra muy despacio las puertas.

El Muerto

Te estás desmenuzando en mi memoria
Ya no recuerdo tus rasgos
Solo me quedan tus feos perfiles
Será que no dijiste nada bello
Y no sembraste ni semillas ni arcoíris.

El Purrun

Todas íbamos descalzas
Danzando bajo el cielo azul
En la trutruca se oía
La voz de los espíritus
Las pifilkas
Con canto de golondrina
Nos conducían al baile ceremonial
Todas purrucabamos todas
La Juana con el gualle purrucaba
Aylen con el canelo
Con el lungue Susana
Con el laurel Herminia
Con ulmo purrucaba Millaray
Fresia con el pellin
Rayen con avellano purrucaba
Maria con arrayan
Con ramo de lahuen la celestina purrucaba
Todas, todas
Rogábamos por buena cosecha
Por salud por miel y buena familia
Por kuyin purrucabamos
Allá en el guillatún
Descalzas todas
Con ykilla y cintas de colores
Plata en nuestros pechos
En nuestras cabezas trarilongkos
Todas danzábamos a Chao Dios
Todas todas todas todas.

Fuente: Mapuexpress

Publicado: 2017-04-06 | Revisado: | Enlace de actual documento: http://www.mapuche.info/?pagina=6921