—uke Mapu
http://www.mapuche.info/
Centro de Documentaciůn Mapuche
Mapuche Documentation Center

2010-09-18 | Antecedentes | Mapuche

El bicentenario de los sordos torpes

Una de las cosas dif√≠ciles hoy es tratar de comprender la historia de marginaci√≥n y discriminaci√≥n que ha sido v√≠ctima el Pueblo Mapuche durantes a√Īos. Sobre todo cuando tendemos a hacer un salto desde la conquista de los espa√Īoles hasta el conflicto que hoy vivimos. No es f√°cil de explicar ni de entender. Al final, la huelga de hambre simboliza nuestra incapacidad como pa√≠s de alimentar un v√≠nculo con nuestros pueblos originarios, y en ello establecer un di√°logo de mutuo reconocimiento y respeto en un s√≥lido y permanente tejido social.


Hoy enfrentamos dos desaf√≠os del di√°logo. El primero, que se expl√≠cita en los requerimientos que en justicia pondr√°n fin a la huelga, despu√©s de tanta sordera, ya que nadie de nosotros quiso escuchar; incluso mucho antes del inicio de la huelga, los comuneros y sus familias dijeron lo que hoy todos consideramos como justo reclamo de justicia. Despu√©s que fuera tan dificil que los medios informaran sobre las arbitrariedades de la Justicia Militar y Ley Antiterrorista -que hoy tiene a los parlamentarios trabajando horas extras tratando de reformarla-, nos damos cuenta que los comuneros hab√≠an hablado con claridad‚Ķ Reci√©n con la llamada de atenci√≥n de la huelga, gobierno, medios e iglesias han reconocido que la petici√≥n de los comuneros en la c√°rcel es atendible y que deben ser escuchados. ¬ŅQu√© paso falta? Seguir coherentemente con lo anterior: entender que si no se hubiese aplicado la Ley Antiterrorista, esos presos tendr√≠an un juicio que les permitir√≠a una defensa y un alegato transparente y un proceso que no les sentencie de terroristas sin pruebas conclusivas. Y pensar que s√≥lo bastaba que no se invocara esa Ley que los bautiza de terroristas por una decisi√≥n previa, Ley que a esta altura va a ser distinta a la que se les aplic√≥ desde un comienzo. Pero hay personas que ‚Äúno dialogan con presiones‚ÄĚ. El mapuche ha gritado por justicia por tantos a√Īos, sin huelga de hambre y en tantas mesas de di√°logo con promesas incumplidas; los resultados han sido mezquinos y desesperanzadores.

Esta ha sido una historia de di√°logos frustrados. Durante tanto a√Īos, demasiados, se ha deshecho el v√≠nculo. Por eso recobrar confianzas requiere un camino igual de largo. Ese es el segundo desaf√≠o a enfrentar. Uno donde todos reconozcamos nuestra dificultades para sentarnos a la mesa a prestar real atenci√≥n a las demandas del Pueblo Mapuche, donde reconozcamos tambi√©n su diversidad (rural, urbano, viejo, joven, mujer, hombre), con sus relatos de esfuerzo, de intereses y anhelos. Esa falta de o√≠do, ha hecho que los miremos con desconfianza y hasta con temor. El camino de reparaci√≥n es largo, esperemos no caer en nuevas negligencias, donde ellos tengan que asumir el costo otra vez.

Chile en este Bicentenario celebra una larga historia de torpezas. Hemos sido torpes ayer y seguimos siendo torpes hoy sin reconocer nuestras sorderas. Por eso nos incomoda tanto que en plena celebraci√≥n de doscientos a√Īos, ante tanto llamado a la unidad y la concordia, enfrentemos la posibilidad de muerte de una parte de nuestro Chile que ha hablado por tantos a√Īos y que nadie (ni pol√≠ticos, ni Iglesias, ni medios) ha querido escuchar a tiempo, con seriedad y sin temor.

Por Rodrigo Aguayo Beroiz, Sacerdote Jesuita
Delegado √Ārea Social Jesuitas Chile

Fuente: The Clinic

Publicado: 2010-09-18 | Revisado: | Enlace de actual documento: http://www.mapuche.info/?pagina=1388