Viernes 2 de febrero de 2001

Indígena discriminada por casarse con un criollo

Grave denuncia de una integrante de la comunidad Puel. La desalojaron de la tierra porque se unió a un paisano de Aluminé. Llevarán el caso al Instituto Nacional contra la Discriminación.

  NEUQUEN (AN).- Ana María Ñanco, integrante de la comunidad mapuche Puel, de Villa Pehuenia, denunció que fue desalojada de la tierra que ocupó desde que nació con su familia porque se casó con un hombre de Aluminé, Lino Martínez, de ascendencia criolla, y el actual lonko José Miguel Puel le prohíbe volver.

Ñanco denunció que la discriminación comenzó cuando inició la vida en común con Martínez, hace catorce años, y el entonces jefe de la comunidad, Vicente Puel, le ordenó irse porque “me había juntado con un chico de afuera”.

Sin embargo, “ahora que crecieron las hijas de ellos, no hay problema que se casen con criollos”, dijo y “se quedaron con sus nuevas familias allí”.
En la comunidad, que está encargada de la explotación turística del cerro Batea Mahuida, una experiencia inédita en la provincia hasta el año pasado, “hay tres mujeres que formaron pareja con muchachos de otras zonas”.

En el cerro se constituyó un parque de nieve con el asesoramiento técnico y el apoyo financiero del gobierno provincial, que lo entregó a los mapuches para que se encargan de operarlo turísticamente. El centro cuenta con pista de esquí, restorán y otros servicios conexos que están bajo la responsabilidad de los integrantes de la familia del lonko.

Martínez y Ñanco -ambos de 32 años de edad- debieron abandonar apenas iniciada su relación la construcción que habían iniciado en vecindad con la vivienda de los padres de la mujer, Tránsita Antilao y Manuel Ñanco, que viven con otros diez hijos.

Después del tiempo transcurrido, y ahora con tres hijos -un adolescente de catorce años, una chica de diez y un bebé de diez meses-, Ñanco intentó retornar a su tierra.
Le pidió la autorización al actual lonko, José Miguel Puel, pero “no me recibió nunca”, aseguró la mujer, “sólo me hizo decir que yo no era más de la comunidad y no tenía ningún derecho”.

Harán la denuncia ante el Inadi

La pareja iniciará acciones en el Instituto Nacional contra la Discriminación con el patrocinio de Carlos Segovia, y denunciará la situación ante los organismos defensores de los derechos humanos de la región.

La familia actualmente vive del sueldo de Martínez, que trabaja como empleado en la comisión de fomento de Villa Pehuenia, que le presta la casa que habitan. La remuneración mensual “apenas alcanza para comer, y en la villa tenemos que pagar los impuestos, el agua, la luz”.

Ñanco dijo que se propone volver para “poder trabajar la tierra y dejarles algo a mis hijos”.

Martínez es de Aluminé, y su intención es radicarse en la zona denominada Villa Italia, donde viven los padres de su mujer con sus hermanos.

Los Puel, desde que Vicente cedió al Estado provincial las tierras donde ahora está Villa Pehuenia, arrastran una polémica interna, heredada por su hijo José Miguel. La familia está dividida y hay algunos que no aceptan el avance de la urbanización sobre las tierras donde tradicionalmente están asentados o realizan la veranada o la invernada de sus animales.

Recientemente, un conflicto de estas características enfrentó a unas diez familias con la comisión de fomento por la ubicación de una cañería y el loteo y próxima edificación en terrenos donde realizan veranadas.
       



® Copyright Río Negro Online - All rights reserved