Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

Año LXXXV -Nro. 30.699 - Lunes  5 de febrero de 2001

Aprueban U.S.$80 millones para las etnias

Mientras los focos de conflicto mapuche en la zona sur continúan captando la atención de la opinión pública, el Gobierno concretó con el Banco Interamericano del Desarrollo (BID) un préstamo de US$80 millones destinado justamente a los distintos pueblos originarios del país.

La materialización de esta ayuda financiera era un antiguo anhelo de las autoridades encargadas de mejorar la situación social de los indígenas, y fue una de las 16 medidas que el Presidente Ricardo Lagos comprometió en mayo pasado, al dar a conocer los resultados de una mesa de trabajo instaurada por el Gobierno.

Las negociaciones concluyeron en Washington, Estados Unidos, hasta donde viajó la titular del Ministerio de Planificación y Cooperación (Mideplan), Alejandra Krauss, quien regresaba ayer al país.

El aporte del BID será complementado con US$53 millones aportados por el Estado chileno, por lo que en total serán US$133 millones, los que se invertirán durante los próximos seis años en potenciar distintos aspectos que actualmente presentan déficit.

EN SEIS AÑOS

Aunque se reconoce que este es un aporte significativo atendiendo a los recursos que hasta ahora han existido para enfrentar las necesidades de los distintos pueblos, diversos actores gubernamentales e indígenas coinciden en que no solucionará los brotes de violencia que actualmente existen en un sector minoritario de las comunidades mapuches de las regiones del Biobío y de la Araucanía.

Dichos dineros se invertirán durante los próximos seis años en 600 comunidades de las distintas etnias y, según han explicado las autoridades de Mideplan, serán recursos extraordinarios y frescos casi en su totalidad.

Si bien inicialmente estos aportes se focalizarán en las denominadas Areas de Desarrollo Indígena (San Pedro de Atacama, II Región; Lago Budi, IX Región; Alto Biobío, VIII Región; y la recientemente creada del Lago Lleu-Lleu, también en la VIII Región), en definitiva serán 44 comunas las que concentren su beneficio.

Estos recursos tendrían un impacto directo en 27 mil familias, si bien Mideplan calcula que en forma indirecta se beneficiará a cerca de 47 mil hogares.

La gestión del préstamo estará radicada en Mideplan, si bien existirá un comité asesor que apoyará las decisiones, donde participarán dirigentes de las etnias.

Empero, este punto no estuvo ajeno a la polémica, pues inicialmente algunos consejeros de Conadi se molestaron, porque estimaban que esta entidad debía encargarse de administrar esos dineros.

Más recursos no detendrán los conflictos en el sur

Para el consejero de la Conadi Hilario Huirilef, el préstamo del BID no tendrá ningún impacto particular en las comunidades en conflicto, pues se destinará a las que ya tienen tierras pero exhiben carencias adicionales.

"No digo que estos dineros no van a ser útiles, pero si lo que se pretende con ellos es bajar el movimiento que existe, no van a servir", precisó.

Si bien reconoció no tener todos los antecedentes para opinar en propiedad, el líder del Consejo de Todas las Tierras, Aucán Huilcamán, opinó que parece ser una muy buena iniciativa del Gobierno, que contribuye a buscar soluciones reales.

Pero opinó que, obviamente, con este préstamo no se arregla el problema indígena del país ni los conflictos que existen en el sur.

"Soy un convencido de que el Gobierno tiene claro que este es un aporte más, y que habría que incluir este aporte dentro de un proceso global", añadió.

Préstamo no incluye compra de tierras

 

Pese a que desde un primer momento se sabía que los recursos aprobados por el BID estaban destinados a resolver carencias en algunos ítemes específicos, muchos pensaban que podrían destinarse a la compra de tierras, una de las demandas tradicionalmente más sentidas por los pueblos originarios, especialmente los mapuches.

Ello porque los US$133 millones (equivalentes a más de $70 mil millones) se utilizarán en cuatro ámbitos: desarrollo productivo; educación y cultura; salud, y fortalecimiento institucional.

Así, queda expresamente excluida la posibilidad de invertir en compra de tierras, que es el componente donde actualmente se gasta la mayor parte del presupuesto de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi).

En estos momentos, el presupuesto de la entidad para el 2001 es cercano a los $17 mil millones, de los cuales unos $11 mil millones se destinarán al denominado Fondo de Tierras y Aguas.

RECURSOS NUEVOS

Sin embargo, el consejero mapuche de Conadi, Hilario Huirilef, explicó que de esta última cifra sólo unos $8 mil millones corresponden a recursos nuevos que se podrán destinar a comprar predios, pues el resto corresponde a dineros comprometidos con anterioridad.

En este escenario, la realidad es que para este año los fondos que la Conadi podría destinar a temas como salud, educación o desarrollo productivo no superarían los $6 mil millones (también estarían comprometidos algunos recursos sectoriales no especificados).

La importancia del préstamo BID es que en la práctica más que duplica los recursos que anualmente está destinando la Conadi para estas materias, lo que además eventualmente permitiría liberar ciertos dineros para destinarlos a comprar tierras u otros tópicos.

La idea es que los distintos proyectos para invertir estos recursos se gesten a nivel local, con el objetivo de que las propias comunidades señalen cuáles son sus requerimientos centrales en estas materias.

La formalización de este convenio la realizarán en marzo el Presidente Lagos y el presidente del BID, Enrique Iglesias, con ocasión de la asamblea de esa entidad, esperándose que esos fondos comiencen a llegar en junio.


Copyright Sociedad Periodística Araucanía S.A.
Antonio Varas 945 - Temuco - Chile
Teléfono (56 45) 292929