Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

Año LXXXV -Nro. 30.667 - Viernes  5 de enero de 2001
 

"Tenemos miedo de morir quemados"



Los conductores que ingresan y salen custodiados por Carabineros relataron sus miedos frente al conflicto mapuche.

"La última vez que vi a mi familia..., me hicieron llorar. Vieron las imágenes en televisión y mi hijo mayor fue a la casa a visitarme porque sabía que me venía al fundo El Carmen. Me pidió que no siguiera trabajando como chofer, que me retirara porque en cualquier momento me podía ocurrir algo, le respondí que no, porque tengo que llevar el pan a la casa".

Este relato fue entregado por uno de los camioneros que trabaja contratado por una empresa externa que le presta servicios de transporte a Bosques Arauco y refleja el sentir de la veintena de conductores que manejan las pesadas máquinas encargadas de retirar los rollizos de eucaliptos.
 

TENSION

Ayer un grupo de choferes se encontraba en la ruta a Chol Chol, a unos metros del ingreso al fundo, donde normalmente estacionan sus camiones a la espera del resguardo policial para ingresar al predio.

Mientras apagaban la sed con una bebida, los choferes, quienes no quisieron entregar sus identidades por miedo a perder sus trabajos, relataron con honestidad sus temores tras el atentado incendiario perpetrado por desconocidos.

La mayoría registra domicilio en la Provincia de Arauco, en la VIII Región, donde la empresa forestal genera centenares de plazas laborales.

Algunos de los entrevistados viven en Curanilahue y sin rodeos afirmaron que entre los conductores hay un gran temor, respecto a qué les puede suceder al ser atacados por comuneros que intentan impedir la explotación de las 400 hectáreas de eucaliptos.

La mayoría son padres y jefes de hogar que se trasladaron hasta Temuco para ganar algo de dinero y alimentar a sus familias.

"Mi esposa me dice que busque otro trabajo, pero no puedo dejarlo hasta que encuentre algo seguro que me permita sostener mi casa", narró uno de los entrevistados.

Los conductores no ocultaron el miedo que sienten al ingresar al fundo El Carmen y se quejaron de falta de resguardo policial, argumentando que la custodia de Carabineros no les garantiza salir ilesos frente a un ataque mapuche.

"Nos dicen que cerremos las puertas de los camiones con llave y que nos coloquemos un casco. Las máquinas avanzan a unos 40 kilómetros por hora y uno va tenso, nervioso, porque en cualquier momento le puede llegar una piedra", cuenta uno de los choferes.

Después de ingresar al fundo -explicaron- lo único que desean es cargar rápido la máquina y salir a la carretera. "Cuando uno sale a la ruta se siente aliviado, se relaja y da gracias a Dios porque no sucedió nada".

 

DESERCION
 

La mayoría de estos choferes tiene entre 9 y 15 años de experiencia en el oficio. Algunos ya han vivido el conflicto de Chihuaihue en Ercilla y otros el de Cullinco en Arauco, pero aseguran que éste foco es el más álgido y el que provoca más incertidumbre. "No sabemos si vamos a salir vivos o en un cajón".

Cuando la empresa de transportes que trabaja para la forestal informó a sus trabajadores que iban a realizar faenas en fundo El Carmen, algunos choferes -contaron los entrevistados- se retiraron de la empresa e incluso perdieron sus años de servicios.

Confesaron que no se les permite llevar ningún tipo de arma al interior de sus móviles y que se sienten presa fácil para los mapuches.

El pensamiento generalizado y que provoca más terror entre los conductores, es el miedo a que mientras ingresan o salen del predio sean atacados por encapuchados con bombas molotov y no puedan escapar, falleciendo calcinados al interior de las máquinas.

Relataron que el miedo no los deja trabajar tranquilos, pero están conscientes que deben ser cautos porque la respuesta será enfática: "al que no le gusta se va".

Los camiones manejados por los choferes pertenecen a las empresas que prestan servicios a la forestal y en las faenas de transporte de materia prima trabajan cerca de 20 camioneros.

Los choferes consideran que el riesgo que corren es demasiado para el dinero que reciben, pero también saben que es plata segura. "Sabemos que en un ataque no tenemos opción y que una vez que ingresamos al fundo no sabemos si vamos a salir".
 

18 HORAS

 

En las labores, los choferes arriesgan sus vidas por aproximadamente 9 mil pesos diarios, trabajando desde las 5 de la mañana hasta aproximadamente las cero horas, es decir 19 horas diarias.

"Por vuelta, la empresa cobra 50 mil pesos y el conductor de la máquina gana el 9%, es decir 4.500 pesos. En el día son aproximadamente dos vueltas", precisaron.

Algunas empresas de transportes pagan una pensión para sus conductores y otros sencillamente duermen en la máquina.

Aseveraron que se sienten desprotegidos porque no tienen ni siquiera un seguro. Uno de los choferes afirmó que contrató un seguro personal que lo paga de su bolsillo y lo hizo pensando en su familia. "Uno nunca sabe lo que le puede ocurrir en este trabajo y más aún cuando trabaja en esta zona".

Los choferes tienen sus apreciaciones respecto al conflicto mapuche y son partidarios de que el Gobierno responda a las demandas de las comunidades, para así trabajar tranquilos. "Nos gustaría poder laborar y tener la certeza que mañana vamos a ver nuevamente a nuestras familias".

Texto: Roberto Neira T. 

Fotos: José Monsalves. 


Copyright Sociedad Periodística Araucanía S.A.
Antonio Varas 945 - Temuco - Chile
Teléfono (56 45) 292929