22 de Agosto de 2000

Los cuatro trabajadores afectados aseguraron que "nos querían quemar con la camioneta"
Guardias de relatan dramático ataque incendiario en Collipulli

La emboscada efectuada por cerca de veinte encapuchados es similar a la sufrida por tres brigadistas en febrero último, quienes resultaron con importantes quemaduras. Intendencia y Forestal Mininco interpusieron querella criminal contra quienes resulten responsables.
Fredy Palomera / Angol




A pesar de las intensas pesquizas realizadas en la zona por Carabineros, estas aún no arrojan resultados. Los trabajadores afectados aseguran que "fueron mapuches" los culpables de la agresión e incendio de la camioneta. 

(Foto: COPESA)


El tercer ataque en lo que va del año 
El ataque sufrido el domingo por los guardias de la empresa de seguridad ASS y que trabajaban para la forestal Mininco, es la segunda agresión de estas características que sufren vehículos de la empresa forestal y la tercera en el año. El 28 de febrero de este año una camioneta con 3 brigadistas en su interior fue emboscada, con bombas molotov, por mapuches que actuaron a rostro descubierto en el fundo Araucanía, en Collipulli. 

En esa ocasión, los afectados -que también pertenecían a la empresa ASS y trabajaban para Mininco- fueron Patricio Ganga (25 años) y Patricio Melo (20), que presentaban quemaduras de mediana gravedad. Mientras que Jorge Luna (26) fue el que resultó más dañado, con el 50 % de su cuerpo quemado. 

A pesar de los intentos de La Tercera por tomar contacto con Jorge Luna, uno de los gerentes de la empresa ASS, Pedro Arias, dijo que no era posible, sin entregar la razón de esta actitud. Sin embargo, el afectado se encontraría reintegrado a la empresa, tras más de seis meses de tratamiento en el Hospital del Trabajador de Santiago, pero en otras labores. 

Caso Cayul Otro ataque incendiario afectó al lonko Feliciano Cayul, de la comunidad Ancapi Ñancucheo, el 1 de marzo de 2000. En esa oportunidad, desconocidos destruyeron las cercas de la vivienda de Cayul y lanzaron bombas Molotov al interior, donde se encontraba el matrimonio y sus dos hijas, sin que ninguno resultara herido. 

Debido a la gravedad de ambos sucesos, la Corte de Apelaciones de Temuco designó a uno de sus integrantes, Leopoldo Llanos, como ministro en visita para investigarlos, quien en la actualidad mantiene sometidos a proceso a ocho comuneros. 

Finalmente, el 14 de Julio una patrulla de Carabineros fue emboscada por una cincuentena de indígenas en el camino público Alto Quilantahue, a 13 kilómetros al sur de Tirúa, en la Octava Región, resultando con heridas leves los cabos segundos Fernando Martínez y Sergio Espinoza, los que fueron golpeados al bajarse de la patrulla. 

Aún maltrechos y asustados se encontraban ayer los cuatro trabajadores de la empresa subcontratista de Mininco, ASS, que el domingo último fueron emboscados por encapuchados mientras patrullaban, en una camioneta de la forestal, un predio ubicado en Huapitrio, a 30 kilómetros de Collipulli. En la ocasión fueron abordados por una veintena de violentistas que los golpearon, les dispararon con escopetas y quemaron el vehículo. Este ataque fue muy similar a uno efectuado por mapuches en febrero último.

En el hospital de la Asociación Chilena de Seguridad (Achs) de Angol se encuentran internados los trabajadores David Vega Castro, quien presenta contusión en una rodilla y cadera izquierda por golpes; Nicanor Riquelme Muñoz, herida con perdigones en el hombro, tórax y muñeca de la mano izquierda; Fidel Vilches Ortega, herida en el muslo y mano derecha por perdigones y Luis Cabrera Labraña, contusión en la mano izquierda y mentón por golpes.

Todos los lesionados prestan servicio en calidad de subcontratados para Forestal Mininco en funciones de seguridad, que era lo que hacían precisamente cuando fueron atacados, al interior del fundo Araucanía.

EMBOSCADA

Según el testimonio de David Vega, los hechos se desarrollaron mientras realizaban un patrullaje de rutina, siendo sorpresivamente abordados por un grupo de al menos 20 personas -todos encapuchados-, premunidos de dos escopetas, hachas, palos y podones. Agregó que entre los atacantes "había intenciones de quemarnos junto a la camioneta".

Tras pararse frente a la camioneta amenazaron al conductor Nicanor Riquelme con dispararle si no se detenía, por lo que fueron reducidos y luego víctimas de una golpiza, sin medir consecuencias.

Vega dijo que durante el ataque, con el acento propio del mapuche, "nos preguntaban por qué atacábamos a los mapuches, si acaso éramos nosotros los que lo hacíamos y que por qué no nos íbamos de ahí y dejábamos la pega".

El trabajador puntualizó que el momento más dramático fue cuando algunos empezaban a preguntar a otro, que parecía líder, sobre "qué más nos hacían, si nos golpeaban, nos amarraban a la camioneta y la quemaban junto con nosotros, mientras que otro estaba más controlado y decía que no nos quemaran".

El conductor Nicanor Riquelme recordó que "sentí miedo y pensé que nos podían matar, atrás de uno hay una familia y eso es lo que más preocupa". Agregó que en todo momento se notó especial decisión de los atacantes, llegando incluso a disparar a quemarropa, "porque llegó y se paró al lado mío, le dio un tiro al vidrio de la puerta y ahí recibí el impacto".

Tras ser sacados del vehículo fueron obligados a tenderse en el suelo, donde fueron golpeados, "y habían como dos o tres que influían más sobre el resto, ellos querían amarrarnos y pegarnos más, pero había uno de ellos que lideraba más la cuestión y trataba de calmar a los demás sino, todavía están pegándonos", recordó Riquelme.

Finalmente, ambos trabajadores coincidieron en sindicar como presuntos responsables a indígenas de la zona, porque "además, estábamos en una zona donde hay comunidades que tienen conflictos con Mininco y lo que más repetían era que dejáramos tranquilos a los mapuches".

QUERELLA

Rodrigo Hermosilla, gerente de Asuntos Públicos de Mininco, aseguró que no se referirán a lo ocurrido y se limitarán a presentar -ayer en Collipulli- una querella contra quienes resulten responsables del ataque. Lo propio hará la intendenta, Berta Belmar, a nombre del gobierno regional, por robo, lesiones graves y menos graves, incendio, porte y tenencia ilegal de armas.

Aparte, el ministro Leopoldo Llano confirmó ayer la reclusión en la cárcel de Collipulli de los hermanos Carlos y Pedro Quidel Queupul, mientras que a Oscar Catrillanca se le concedió la libertad. Ellos estaban detenido y sometidos a proceso por su presunta responsabilidad en el atentado incendiario que el 1 de marzo afectó a la casa del dirigente Feliciano Cayul, en la comuna de Ercilla
 

latercera@copesa.cl
Derechos reservados COPESA
Este sitio es parte de la red Terra Networks Chile S.A.