LA NACION LINE | 13.08.00 |

En Neuquén
El Gobierno reconoció tierras a los mapuches

Es un lugar donde hacían ceremonias

El secretario de Turismo viajó a las tierras de la comunidad ñorquinco

El Presidente habló por teléfono con el jefe indígena

Habrá una modificación legal

NEUQUEN.- El gobierno del presidente Fernando de la Rúa parece que está dispuesto a llevarse bien con los mapuches y a cumplir con la palabra empeñada.

En mayo último, funcionarios de la Administración de Parques Nacionales prometieron a los indígenas devolver un sitio sagrado que está ubicado dentro del Parque Nacional Lanín.

A tres meses de aquella promesa, Hernán Lombardi, secretario de Turismo de la Nación, viajó hasta las tierras de la comunidad ñorquinco, en cercanías de Aluminé, para ceder el rehue, un lugar donde los mapuches realizaban ceremonias religiosas.

La última vez que la comunidad utilizó el rehue fue en 1937, cuando se creó Parque Nacional Lanín, un territorio que abarca 500.000 hectáreas en el sur de esta provincia.

El funcionario también entregó en mano al lonko (jefe) de la comunidad, Jerónimo Reyes, un proyecto de ley que permitirá a los aborígenes restablecer su dominio sobre unas 700 hectáreas que perdieron hace 60 años.

Los ñorquincos viven en un sitio único. Sus vecinos son los milenarios pehuenes, las montañas de la precordillera y un circuito de lagos de aguas cristalinas. Junto a las comunidades Aigo, Paine Filú, Raquithué, Gramajo, Puel, Vera, Curruhuinca y Cayún, los integrantes de ñorquinco habitan dentro de la reserva natural Lanín y ocupan unas 35.000 hectáreas.

El reconocimiento al territorio mapuche y a su cultura implica la creación de un comité de gestión para el manejo conjunto de zonas del Parque Nacional Lanín. Este proceso es el paso preliminar a la modificación legal que permitirá la creación de una nueva categoría dentro de los Parques Nacionales Argentinos, que se denominará "territorio indígena protegido", explicaron fuentes oficiales.

Lombardi llegó el viernes último a la localidad de Aluminé con esta noticia y visitó varias comunidades mapuches. El funcionario también se reunió con los Puel, en el centro de esquí Batea Mahuida, la primera experiencia turística de invierno gerenciada por una comunidad indígena.

El funcionario entregó a los dueños de Batea Mahuida una camioneta y, en medio de la ceremonia, una llamada puso en contacto al jefe de la comunidad, José Miguel Puel, con De la Rúa. El Presidente expresó a Puel que le gustaría conocer Batea Mahuida y el lonko le respondió que aquí el huinca -hombre blanco en lengua mapuche- siempre es bienvenido.
 
 

Por Gerardo Bilardo
Corresponsal en Neuquén

Copyright © 2000 La Nación | Todos los derechos reservados