Proyecto de Documentación Ñuke Mapu
URL:http://www.soc.uu.se/mapuche
El Mercurio Electrónico
Santiago de Chile, Miércoles 13 de Octubre de 1999
SANTIAGO:

Mayoría "Huinca" en Marcha Mapuche

Ecologistas, punks y anarquistas coparon manifestación pacífica por la Alameda.

Vista de frente, la marcha mapuche de ayer en el centro de Santiago parecía justamente eso: una compacta columna de indígenas que avanzaba por la Alameda, de oriente a poniente, en apoyo a los pueblos originarios cuyo destino cambió radicalmente hace 507 años, cuando Cristóbal Colón pisó por primera vez lo que hoy se llama América.

Sin embargo, bastaba mirar un poco más allá de las tres primeras filas para percatarse de que el 90% de los cerca de 800 asistentes poco y nada tenía que ver con la causa indígena, salvo su adhesión a las reivindicaciones relacionadas con autonomía y recuperación de tierras.

En rigor, lo de ayer era un verdadero carnaval. Más allá de la tercera fila los gritos de "marichiweu" y "libertad a los presos políticos mapuches" eran opacados por batucadas y grupos folclóricos.

A paso lento - tanto que el trayecto desde plaza Baquedano hasta el cerro Santa Lucía demoró una hora y media- grupos de familias, jóvenes universitarios, ecologistas, punks, anarquistas y feministas, además de los citados batuqueros y artistas, seguían a las líderes de la organización Meli Wixan Mapu, que agrupa a los mapuches de la Región Metropolitana.

Más atrás, y por expresa petición de los organizadores, debieron ubicarse los candidatos presidenciales que concurrieron a expresar su solidaridad.

Junto a sus adherentes, Gladys Marín, Sara Larraín y Tomás Hirsch cerraban la columna en la que también pululaban zanquistas, músicos y decenas - sí, decenas- de estudiantes de fotografía y periodismo.

Carabineros vigiló en todo momento la marcha, que avanzó hasta la plaza Benjamín Vicuña Mackenna - entre el cerro Santa Lucía y el Archivo Nacional- sin mayores incidentes.

Sólo hubo momentos de alguna tensión cuando los manifestantes se negaron a despejar una vía de la Alameda para permitir el tránsito vehicular - lo que originó un atochamiento de proporciones desde plaza Baquedano hacia Providencia- y al pasar frente al edificio Diego Portales, momento en que jóvenes anarquistas intentaron hacer rayados.

Aunque en primer término los organizadores pretendían reunirse en el cerro San Cristóbal, la gran concurrencia obligó a improvisar un escenario en la plaza Vicuña Mackenna.

Allí hablaron las líderes de Meli Wixan Mapu - los lonkos o jefes hombres no tuvieron mayor presencia- , encabezadas por su presidenta Cecilia Cumicán, en discursos matizados con presentaciones musicales, entre ellas el grupo Illapu y un poeta mapuche que enfervorizó a su auditorio con versos cargados de improperios hacia el Estado de Chile y sus autoridades.

Tras una larga introducción en mapudungún, que la mayor parte de la concurrencia no logró descifrar, Cecilia Cumicán llamó a los pueblos originarios a unirse en demanda de sus reivindicaciones.

"Las comunidades indígenas seguirán movilizadas hasta dar la vida si fuese necesario. La recuperación del espacio territorial es la única forma de hacer nación", advirtió.

Los presidenciables plantearon sus propuestas para tratar este tema.

Gladys Marín abogó por la devolución de las tierras "usurpadas" por las empresas forestales; Sara Larraín propició la autodeterminación y reconocimiento constitucional de los indígenas, mientras que Tomás Hirsch planteó la necesidad de devolver las tierras previa compra a sus actuales dueños por parte del Estado.
 

Términos y condiciones de la información