Proyecto de Documentación Ñuke Mapu
URL:http://www.soc.uu.se/mapuche

Cronica Local

Miércoles 13 de Octubre de 1999

Largo recorrido para simbólico mensaje
Un canelo en el corazón penquista

Tres identidades mapuches y el pueblo "huinca" (blanco) unidos durante el encuentro realizado ayer en el centro de Concepción.

"Será un día que jamás olvidaremos y que nuestros hijos llevarán por siempre como el día en que hubo respeto por nuestro pueblo", señalaron.

Por Cristián Sandoval

Lo de ayer, seguro quedará en la memoria de muchos de los que asistieron al encuentro convocado por los mapuches de las provincias de Arauco, Biobío y Malleco en la Plaza Independencia, y posteriormente en el Parque Ecuador.

Cronológicamente, la marcha de 23 jinetes comenzó el sábado pasado en Cañete, al tiempo que otros 200 mapuches se reunían en el cerro Ñielol de Temuco. Todos sabían que confluirían ayer a la entrada de la comuna de San Pedro. Y así fue.

Los detalles. Un día radiante, la avenida Pedro Aguirre Cerda literalmente coloreada por las banderas mapuches (negra, azul, verde y rojo, con el círculo dominado por el sol y la luna), y ellos, los mapuches que separados en tres columnas (lafkenches, pehuenches y mapuches de Malleco) recorrieron la vía, mientras la comunidad sampedrina continuaba con el recibimiento cordial, afectuoso, demostrado también por los coronelinos y lotinos, el lunes.

Sí. Todos juntos. Parecía fiesta. ¿Carnaval? "Elecciones? ¿Copa Libertadores? No. Eran los mapuches que cruzaron la frontera considerada por ellos como el inicio del territorio indígena: el río Biobío. Y la gente, los recibió. Unos, agua con harina, otros bebidas y jugos, y pan, queques, y frutas.

A las 14.00, los mapuches estaban plantando un canelo en la Plaza Independencia. El alcalde de Tirúa y uno de los coordinadores de la convocatoria, Adolfo Millabur, no lo podía creer. "Histórico, increíble, humano, respeto", fueron las únicas palabras que articuló en el centro penquista.

A partir de las 18.00, los mapuches comenzaron el regreso a sus comunidades. Pese al cansancio de una jornada emocionante, calurosa de afecto, seguían contentos. Ahora regresaban con la satisfacción de ver cómo las familias penquistas llevaron a sus hijos a recibirlos. Hubo fotos de recuerdos para los infantes. Y lo mapuches, se llevaron el recuerdo de un día que jamás olvidarán.

 

©1998 todos los derechos reservados para Diario del Sur S.A.