viernes 18 de agosto de 2000
Afinan propuesta global
Tema indígena sobrepasa
la reivindicación territorial
Fernando Gutiérrez Atala

Una propuesta integral y global -que incluya tanto la reivindicación territorial como los mecanismos para el desarrollo productivo de las comunidades indígenas del país- es el objetivo del Segundo Seminario Nacional sobre Areas de Desarrollo Indígena, inaugurado ayer en Concepción, y que cuenta con la presencia de autoridades de gobierno, miembros y consejeros de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi).

En el encuentro, tanto los representantes de las etnias como el sector público intercambian experiencias y proponen ideas, todo con el fin de orientar mejor la inversión pública, mejorar los índices de participación de estas minorías e impulsar el desarrollo productivo de las comunidades, que en la mayoría de las ocasiones están sumidas en la pobreza.

Humberto Vega, subsecretario de Planificación, señaló que el gobierno tiene dos objetivos claros: incorporar las metas de las comunidades a las del desarrollo nacional, y expandir la discusión mucho más allá de la mera reivindicación de tierras, prestando atención también a la participación e integración. ''Las tierras son un requisito, pero no es suficiente para elevar el nivel de vida, de bienestar y mantener la cultura del pueblo indígena'', dijo.

Respecto de las Areas de Desarrollo Indígena (ADI) -sectores homogéneos y pobres, donde el Estado trata de generar un crecimiento económico mediante la inyección de recursos- el personero dijo que gran parte de las comunidades está dispuesta a incorporarse a planes de desarrollo del gobierno. Las que se restan, agregó, son muy pequeñas y no tienen significación. Quienes se oponen, pueden hacerlo dentro del sistema democrático, agregó.

Actualmente existen tres ADI: Atacama (I), Alto Biobío (VIII) y Lago Budi,(IX Región). ''Estamos pensando crear otras dos nuevas ADI este año para llegar a seis o siete el próximo. Entre ellas, Lleu-Lleu tiene primera prioridad'', indicó, agregando que en Alto Biobío se pretende asegurar su nivel de vida y sobrevivencia para luego trabajan en un desarrollo integral.

Sin embargo, reconoció que las zonas indígenas también son afectadas por los altibajos económicos del país, lo que se tradujo en reducir los niveles de inversión. Sin embargo, a partir de la reactivación, se solicitó al Ministerio de Hacienda incrementar -en un porcentaje aún no determinado- el presupuesto del 2001. Cabe consignar que el presupuesto estatal para coordinacióm llegó a $485 millones, pero la inversión sectorial superó los $18 mil millones, entre Obras Públicas, Vivienda, Indap, Dirección de Riego, entre varios otros.


©2000 todos los derechos reservados para Diario del Sur S.A.