miércoles 9 de agosto de 200
 
Bajo permanente observación permanece el volcán Copahue, en actividad desde hace más de un mes. Según carabineros de la Avanzada Trapa Trapa en el Alto Biobío, continúa la fumarola sobre el cono


Pehuenches del Alto Biobío
Dura vida junto a volcán Copahue

  • Carabineros de la Avanzada Trapa Trapa mantiene constante vigilancia en el volcán. Un equipo policial cruzó a pie la cordillera y llegó hasta la localidad argentina de Copahue, cubierta por cenizas.
  • Los habitantes del sector cordillerano aún temen por sus animales y han preferido trasladarlos hacia sectores más seguros.

  • Los pies de José Cañío, forrados con un pedazo de cuero de chivo a modo de zapato, sobre gruesos calcetines tejidos con lana de sus ovejas, van dejando profundas huellas en la nieve de Butalelbum producto de la carga de leña, combustible vital, que lleva sobre su espalda a la ruca. El paisaje cordillerano en el Alto Biobío es hermoso en un día de sol, pero totalmente inhóspito y riesgoso en días de temporal.

    Atrás, a la distancia se ve la fumarola del volcán Copahue. Cañío y su gente no le temen a la furia que pudiera desatar una erupción mayor. Han vivido allí por generaciones y ven las cosas de un modo diferente a los afuerinos, por la relación especial que tienen con la naturaleza. Saben que llegado el momento habrá que salir del lugar, no sin antes asegurar que también podrán poner a salvo sus animales. Su sobrevivencia está ligada a la suerte de ovejas y chivos. Tanto, que ya algunos han llevado sus cabezas a otros sitios más seguros, más que nada porque allá arriba la nieve cubrió y quemó el pasto. La familia sigue su vida en casa, rodeada de nieve y vertientes congeladas, soportando con mínimos medios y con su contextura adaptada por generaciones a los fuertes cambios climáticos en esa zona.

    Desde hace algunas semanas se han incorporado con mayor frecuencia al paisaje los efectivos de Carabineros de la Avanzada Trapa Trapa, encargados de inspeccionar permanentemente el estado del volcán.

    Hace pocos días el sargento segundo Manuel San Cristóbal, el carabinero Marcelo Torres y el guía y traductor Amador Paine, que también viste el uniforme policial, cruzaron a pie la cordillera por el lado del volcán. Debían averiguar con exactitud el área afectada por la ceniza que arroja el Copahue. Luego de 8 horas, en un día relativamente despejado, llegaron hasta la localidad argentina de Copahue, donde fueron muy bien recibidos por los gendarmes argentinos. Allí constataron que la ceniza sólo cubre el mencionado poblado trasandino. El regreso fue tan o más sacrificado. En la medida que bajaban a Trapa Trapa informaron a los pehuenches que las veranadas están por ahora a salvo. La información fue recogida con optimismo.

    El Copahue sigue con su fumarola y el viento continúa llevando las cenizas hacia el oriente.


    ©2000 todos los derechos reservados para Diario del Sur S.A.