Domingo 25 de febrero de 2007

Fiscal regional (s) Julio Contardo:

“La Coordinadora Arauco Malleco está viva”

  • Ministerio Público estima que detención de Llaitul ayudaría a desenmarañar los casos que investigan en Arauco, pues sospechan de la mano de la CAM.

Por Fabián Alvarez S.
     

sur070225
Fuentes policiales afirman que Héctor Llaitul es parte de la CAM desde sus orígenes. Su nombre no figuró en los primeros años, porque se estima que su labor era operativa y no de vocería como José Huenchunao o Víctor Ancalaf. Precisamente, se le conoce como “Comandante Héctor”, porque en una oportunidad periodistas escucharon que otros mapuches se dirigían a él con este apodo. También la policía sospecha que recibió instrucción del Frente Patriótico Manuel Rodríguez. Sobre su figura se tejen muchas historias.


     Hace tiempo que una detención no causaba tanto revuelo público y regocijo en la Policía de Investigaciones, el Ministerio Público y el propio gobierno. El miércoles 21, pasadas las 13 horas, detectives de la Brigada Investigadora de Robos de Concepción se encontraron de sopetón en la Plaza Acevedo de esta ciudad con Héctor Javier Llaitul Carillanca, el sindicado segundo hombre de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM) y jefe operativo de la misma. Lo reconocieron y detuvieron.
     Al día siguiente, y bajo estrictas medidas de seguridad, se le formalizó una investigación por porte y tenencia ilegal de arma de fuego. Una pistola Taurus 9 milímetros con 63 balas que portaba fue la “excusa” para al fin devolverlo tras las rejas.
     La prisión preventiva también le fue decretada el viernes 23, cuando fue formalizado en la IX Región -hasta donde fue trasladado- por incendio, porte ilegal de arma y receptación, por un hecho ocurrido en diciembre pasado en Chol Chol.
     Qué relevancia tiene este arresto, qué implicancias reviste para los hechos delictuales que se investigan en la provincia de Arauco, qué rol cumple la CAM y qué se puede prever tras la detención de Llaitul son algunas de las inquietudes que intenta responder el fiscal regional (s), Julio Contardo Escobar, quien califica como un “hito” y un paso importante para aclarar muchas de las interrogantes que rondan a los atentados ocurridos en el Arauco indómito.
     ¿Qué importancia le atribuye a la detención de Héctor Llaitul, sobre todo por las causas que se investigan en Arauco? Esta detención marca un hito importante, porque vamos cerrando círculos. Hay procesos pendientes que tiene el señor Llaitul que es necesario cerrarlos y que corresponden a la Novena Región. Eso para nosotros ya es importante. Existe mucha coordinación entre las fiscalías y policías de ambas regiones, por lo tanto, toda la información que a raíz de su detención se recoge, será aprovechada por todas las investigaciones que se desarrollan a su respecto. Y ahí, por cierto, que va a tener una especial relevancia lo que dice relación con la investigación troncal que se lleva en la Fiscalía de Cañete.
     Se le sindica como segundo líder. ¿Qué antecedentes concretos tienen del real rol de él en la CAM? No me puedo explayar mucho en eso, porque eso corresponde a la inteligencia policial que nos permite desarrollar investigaciones en los casos concretos. Sin embargo, sí le puedo señalar que es sindicado como uno de los cabecillas de la Coordinadora.
     ¿Héctor Llaitul estaba radicado en Concepción, trabajando con gente de acá o estaba de paso? Entendemos, y ha sido la tónica de todos estos cabecillas, que han estado oscilando en ambas regiones (Octava y Novena). No estaba radicado en Concepción, había llegado hace poco.
     ¿La CAM está viva?. ¿Como organización mapuche radicalizada, está viva? Por los antecedentes que tenemos, que corresponden a la misma línea de información de inteligencia policial, estimamos que sí. Está viva, está vigente, se ha renovado y sigue concitando interés, sobre todo en personas jóvenes vinculadas a universidades (de las regiones del Biobío y Araucanía, precisó), donde principalmente está su accionar.
     ¿Está viva en su sentido ideológico y también combativo? Yo estimo que sí, basado en la investigación policial.
     ¿Está en una etapa de cambio generacional? Este cambio generacional se ha venido produciendo desde hace tiempo. Da la impresión que se ha ido renovando paulatinamente.
     ¿La Defensoría Penal Mapuche dice que la CAM es sólo un invento comunicacional? Nosotros disentimos de esa apreciación.
     ¿Tienen información sobre si ésta organización recibe apoyo económico de alguna entidad extranjera o ONG, por ejemplo? Antecedentes existen, no acreditados, pero sí existen antecedentes que organizaciones internacionales podrían estar vinculadas a la Coordinadora.
     Es indiscutible que la CAM concita interés en el extranjero.
     Basta ver las páginas de internet.
     Por cierto, y si revisa esa publicidad en el extranjero es bastante distinta de lo que realmente vivimos como país acá (...) Afuera se nota una campaña que es bastante más fuerte de lo que es este movimiento mapuche.
     ¿José Huenchunao (sindicado el número 1 de la CAM) está en la mira. Es el próximo objetivo? Por cierto, ha estado en la mira de las policías, y están trabajando en el tema. Esperamos que sea el próximo.
     ¿Qué participación de la CAM ven ustedes en los hechos de violencia ocurridos en Arauco? Nosotros hemos desarrollado una investigación que vincula a muchas personas que están en la Coordinadora, que han sido señalados como líderes de la Coordinadora o vinculados a la Coordinadora. En la medida en que vamos deteniendo a distintas piezas clave de esta organización, vamos a avanzar en las indagaciones que se desarrollan (en la provincia de Arauco). La detención de Llaitul es trascendente, porque tenemos antecedentes que estaría vinculado con estos hechos.
     ¿Qué se puede prever para los próximos días, tras el arresto de Llaitul?. ¿Se teme un recrudecimiento de la violencia en Arauco?.
     Se han mantenido las medidas de precaución y protección.
     No hay indicios para pensar que esta situación nos vaya a provocar mayores conflictos que los que hasta hoy podamos tener. Las medidas de protección están tomadas, hay personal adecuado, se están desarrollando las investigaciones respectivas, creemos que no debieran haber cambios. Sí, positivamente en el sentido que Llaitul fue puesto a disposición de la fiscalía correspondiente y además el fiscal de Cañete lo va a requerir, porque nosotros también tenemos bastantes preguntas que hacer y que en algún minutos tendrá que responder.
     ¿Cómo repercutió la llegada por el verano de Carabineros de Fuerzas Especiales al Lleu Lleu? Obedece a una necesidad natural.
     Nuestra primera función como Ministerio Público es la protección de las víctimas y lamentablemente en la zona se han producido ataques que afectan a particulares. Cuando se destruye una camioneta a quien se intimida es al conductor, al trabajador que tiene su familia, que tiene hijos y que quiere volver a su casa. La gente no quiere trabajar muchas veces en algunos sectores y hay que brindar las medidas de protección.
     Carabineros en ese sentido ha desarrollado una excelente coordinación.
     Esto (la presencia de más policías) va a permitir que en el evento que ocurran hechos de naturaleza delictual, se actúe con rapidez y se impida que estos hechos afecten a particulares.
     ¿Estima que el tema mapuche complica al gobierno?.
     No me puedo pronunciar al respecto.
     Es que no siempre el gobierno va en sintonía con lo que ustedes están persiguiendo, como ocurrió con el envío de Carabineros al Lleu Lleu, porque ese refuerzo, que ustedes pidieron, en un primer minuto se negó públicamente que se concretaría.
     No es necesaria que exista una coordinación en cuanto a las visiones que tengamos. Nosotros actuamos después de que el delito se comete, el tema de la prevención le corresponde a otras entidades.
     A nosotros nos interesan (los carabineros) para asegurar las medidas de protección a las víctimas.
     
     Las investigaciones en Arauco
     
     En la región, el Ministerio Público investiga un sólo hecho como incendio terrorista. Se trata del caso de Ranquilhue, en Tirúa, hecho ocurrido el 10 de noviembre de 2005. Ese día diez individuos vestidos con ropas de camuflaje, pasamontañas y armados aterrorizaron a dos familias empleadas de Forestal Mininco. Incendiaron dos camionetas de la empresa y un vehículo particular, tras lo cual sacaron violentamente a las personas en pijamas de las casas que quemaron totalmente.
     El resto de los hechos violentos, una docena desde que opera la Reforma Procesal Penal, se indagan como delitos comunes, aunque desde febrero de 2006 el fiscal a cargo de estos casos trabaja en una linea troncal. Esto, porque se sospecha de la autoría de la CAM en los actos.



2007 Todos los derechos reservados para Diario El Sur S.A.