Lucía Sepúlveda Ruiz Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

martes, diciembre 11, 2007

EN RIESGO VITAL MAPUCHES DE ANGOL

http://periodismosanador.blogspot.com/

Con riesgo vital que hace imperiosa la hospitalización para estabilizar su crítica condición clínica, califica el parte médico el estado de los comuneros mapuche José Huenchunao Mariñan (37 años) y Florencio Jaime Marileo Saravia (29 años) quienes han perdido 13,4 kg y 15,5 kg desde el 10 de octubre, inicio de la huelga de hambre en la cárcel de Angol (Novena Región).  El informe –fechado el 8 de diciembre- agrega que Saravia tiene "sensación de muerte inminente" lo que se agrega al diagnóstico general común a los cinco huelguistas examinados por los doctores Germán Bass del Campo y Tania Muñoz Espina: desnutrición proteico-energética y síndrome confusional leve.

Patricia Troncoso Robles, presa política mapuche de 38 años de edad, Héctor Llaitul Carillanca, de 39, y Juan Millalén Milla, de 40 años son calificados como "en situación de cuidado que requiere supervisión médica diaria más exámenes de laboratorio periódicos por posible empeoramiento de sus condiciones vitales". Héctor Llaitul, presenta una pérdida de peso de 22,6 kilos, la más alta pérdida del grupo, en tanto que Patricia Troncoso tiene 18 kg menos y Juan Millalen, 13,9 kg.

Mareos, dificultad para conciliar el sueño, calambres, bradipsiquia (extrema lentitud para reaccionar) y presión baja (hipotensión ortostática) son algunos de los síntomas comunes a los comuneros registrados en el informe del equipo médico. A la fecha del examen los pacientes llevaban 58 días en huelga de hambre en demanda de la libertad de todos los presos políticos mapuche y del fin de la militarización (represión) en las comunidades.

Se han multiplicado los gestos de apoyo a nivel popular, mientras continúa el silencio del ejecutivo. El pasado lunes, al inicio (punto 2) de la Declaración Final del Congreso de Derechos Humanos realizado en Santiago y clausurado en el edificio Diego Portales, se acordó: "Exigir al Estado de Chile y a sus representantes la libertad definitiva de los prisioneros políticos mapuches y el fin de la aplicación de la ley antiterrorista ante sus demandas políticas, sociales y culturales".

Que intervenga Evo

Hoy se publica en el diario La Nación, una entrevista al dirigente aymara boliviano Felipe Quispe quien de regreso de su visita a la cárcel de Angol, afirmó que solicitará la intervención del Presidente Evo Morales ante la Presidenta Bachelet para buscar una solución a la situación planteada.

El lunes10 de Diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, los presos políticos mapuche cumplían un día más de huelga de hambre. Pamela Pessoa, que integra el colectivo de Familiares de los Presos Políticos Mapuche informó a esta periodista: "El abogado Alberto Espinoza, de FASIC ha hecho algunas gestiones y espera reunirse próximamente con alguien de gobierno. El ex Juez Guzmán estuvo el domingo 9 en la cárcel con nuestros presos. Y también recibieron la visita del Malku boliviano Felipe Quispe. Pero hasta el momento, seguimos sin respuestas ni pronunciamientos concretos y públicos de nadie de gobierno".

Un nuevo Huenchullan

Jorge Huenchullan, que habita en  la sitiada comunidad de Temucui (comuna de Ercilla), fue absuelto el día 4 de Diciembre. Su caso muestra una vez más la forma en que funciona en Chile la institución "justicia" para los indígenas. Fue absuelto por tercera vez en un juicio realizado en el Tribunal de Garantía de Collipulli. Estaba acusado desde agosto de 2006, por supuesta agresión al ex director de CONADI, Jaime Andrade, en una reunión en la propia comunidad de Huenchullan. La acusación no tuvo sustancia alguna. La historia de esta comunidad en los últimos años muestra cómo carabineros de la zona, en connivencia con René Urban, vecino de Temucuicui, periódicamente detiene a miembros de esas familias –el último fue Omar Huenchullan- para amedrentarlos y sacarlos de la vista de Urban, que tiene abundante fuerza policial a disposición y  al parecer no se siente cómodo en la vecindad.