ELMERCURIO.COM
Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

Denunció abusos y torturas:

Carabinero desertor vuelve desde Inglaterra

Viernes 6 de abril de 2007

Julio Pino y su esposa fueron puestos a disposición de Fiscalía Militar.


RODRIGO VERGARA V.

En agosto del año 2003, el cabo de carabineros Julio Pino Ubilla y su esposa, Myriam Solís Fernández, solicitaron asilo político en Inglaterra. Ambos volvieron al país el miércoles pasado y en la llegada, Policía Internacional los detuvo y puso a disposición de la Fiscalía Militar.

El matrimonio, que llegó en un vuelo regular de Iberia junto a sus dos hijos, denunció, al momento de hacer su presentación de asilo ante la Corte de Inmigración londinense, amenazas de muerte en su contra, además de torturas, discriminación étnica, malversación de fondos y una serie de delitos que ocurrirían al interior de la policía uniformada.

El año 2003, el entonces general director de la policía uniformada, Alberto Cienfuegos, dijo que se trataba de un caso personal, correspondiente a un cabo y su esposa.

Cienfuegos dio a conocer también que Pino, luego de hacer uso de prolongadas licencias médicas por problemas siquiátricos, desertó de Carabineros y viajó a Londres.

La mujer, según el ahora oficial (r), pidió su baja voluntaria para reunirse con su esposo.

Sobre las supuestas amenazas de muerte, Cienfuegos señaló a la prensa que aquel fue un argumento empleado, probablemente, para obtener el beneficio del asilo en el Reino Unido. "Nunca sus vidas han estado en peligro", dijo en aquella oportunidad.

Activismo

Mientras estuvo en Europa, Pino, quien se desempeñó -entre otras- en la 3era, Comisaría de Santiago, se transformó en un activista que denunció una serie de supuestos delitos. Para ello ha ocupado el internet y uno de sus focos ha sido el conflicto mapuche en la Novena Región.

"Siempre leo los diarios independientes o regionales por internet y siempre se están denunciando este tipos de hechos. La tortura continúa en democracia, pero de manera un poco más sofisticada. Y esto no pasa sólo con el pueblo mapuche", respondió a una entrevista.

Según Pino, él maneja una serie de nombres de uniformados que han incurrido en conductas reñidas con la ética policíaca. Los datos, de acuerdo a su testimonio, son parte de los argumentos entregados a las autoridades de Inglaterra para que éstas aceptaran su asilo.