ELMERCURIO.COM
Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

Héctor Llaitul Carillanca, principal cabecilla de la Coordinadora Arauco Malleco:

El perfil del "comandante Héctor", el jefe militar

merco70222

Efectivos policiales muestran la pistola, cargador y municiones con que fue capturado Llaitul, quien siempre portaba un arma.Foto:VÍCTOR SALAZAR


Jueves 22 de febrero de 2007

De profesión asistente social, tenía la misión de organizar a los grupos operativos mapuches en los atentados armados.


IVÁN FREDES

TEMUCO.– El recientemente capturado líder de la Coordinadora Arauco-Malleco (CAM), Héctor Javier Llaitul Carrillanca (37), saltó a la primera línea del conflicto indígena en 1999, durante un enfrentamiento con efectivos de las fuerzas especiales de Carabineros en Traiguén.

Según observaron periodistas que cubrían los hechos, los encapuchados eran dirigidos por un hombre joven llamado Héctor, al que llamaban "comandante". Cubriendo su rostro con un pasamontañas, daba instrucciones a una quincena de indígenas a los que dirigía con un silbato.

Fuentes de inteligencia policial sospechan que este ex estudiante de servicio social de la Universidad de Concepción recibió entrenamiento y preparación militar en el Frente Manuel Rodríguez (FMR). En los años siguientes, se le vinculó a los mayores ataques de la agrupación mapuche entre la VIII y IX Región.

En la CAM ocupaba la jefatura operativa y militar, y era el encargado de llevar a cabo las acciones planificadas por la cúpula, que hasta el año pasado integraban, además, José Huenchunao Mariñán, en su calidad de jefe político e ideológico, actualmente prófugo, y el vocero José Llanquileo, capturado en diciembre último en una comunidad mapuche de Cañete.

Llaitul nunca dio entrevistas a la prensa, y sobre él siempre se dijo que era peligroso acercarse porque andaba armado.

Las caras visibles y más públicas de la CAM, antes de que sus dirigentes asumieran la clandestinidad, fueron siempre José Huenchunao y José Llanquileo. En Santiago, el vocero del grupo era Alihuén Antileo.

El "comandante Héctor" había sido detenido en dos oportunidades, acusado de participar en atentados incendiarios.

En el 2001, tras un ataque a la hacienda Lleu Lleu, en la Región del Biobío, fue requerido por infracción a la Ley de Seguridad Interior del Estado. Por ello, fue sentenciado a 541 días de prisión, con pena remitida, por el entonces ministro sumariante Eliseo Araya.

En el 2003 fue detenido en la zona de Traiguén y acusado de pertenecer a un grupo terrorista que actuaba bajo el amparo de la CAM, pero fue dejado en libertad con medidas cautelares. Desde entonces estaba en la clandestinidad.

El juicio oral se realizó dos años después, al que se presentaron sólo 6 de los 18 acusados. Entre los ausentes estaba Llaitul.

El Ministerio Público pidió su sobreseimiento definitivo, junto a José Huenchunao y José Llanquileo, acusados éstos de los mismos delitos en la misma causa, luego que en dos juicios orales los seis integrantes de la Coordinadora fueron absueltos por falta de pruebas.

Su última participación en atentados fue el 26 de diciembre pasado, cuando dirigió un grupo armado de ocho encapuchados que incendió maquinarias en el fundo "Las Praderas", de Forestal Mininco, en las cercanías de Cholchol. Tres días después, escapó en una camioneta por un camino secundario entre Temuco y Boroa, tras ser reconocido y perseguido por la policía.

ESCONDIDO

LLAITUL se habría ocultado en comunidades indígenas en el límite de las regiones VIII y IX.

EL "PAÍS MAPUCHE"

La Coordinadora de Comunidades Mapuches en Conflicto Arauco-Malleco (CAM) surgió en 1977 como un grupo autonomista cuyo interés era reconstruir el territorio mapuche.

En diciembre de ese mismo año irrumpen violentamente cuando quince de sus integrantes armados emboscaron y quemaron tres camiones madereros en un camino secundario que une las localidades de Lumaco y Purén, en la Región de la Araucanía.

Desde entonces, los peores atentados registrados en las regiones del Biobío y la Araucanía han sido atribuidos a este grupo que optó por la vía confrontacional en lugar del diálogo político.

La CAM es una organización celular y mantiene dos líderes: uno político (José Huenchunao) y otro operativo o militar (el detenido Héctor Llaitul). Su propósito es trabajar en comunidades, reclutar a jóvenes e imponer autoridades para lograr el control de las mismas.

Luego, grupos seleccionados apoyados por "ayudistas" ejecutan las acciones planificadas por la cúpula del movimiento autónomo.