laNacioncl Centro de Documentación Mapuche Documentation Center
Jueves 6 de diciembre de 2007  
1
 

Gobernador de Malleco se querella por atentado

La acción judicial pretende perseguir a la decena de encapuchados que premunidos de escopetas y armas blancas intimidaron a los trabajadores y guardias de los predios Rancho Alegre y San Óscar e incendiaron cuatro vehículos y los campamentos de propiedad de Gerardo Cerda, contratista de la Forestal Mininco.

laNacioncl0671206

Marchas en apoyo a los huelguistas se han producido en Santiago, Concepción y Temuco.

 

Una querella contra quienes resulten responsables del ataque incendiario que el martes pasado afectó a dos campamentos forestales en la comuna de Lumaco, presentó ayer el gobernador provincial de Malleco, Rubén Quilapi, en el Juzgado de Garantía de Traiguén, IX Región.

La acción judicial pretende perseguir a la decena de encapuchados que premunidos de escopetas y armas blancas intimidaron a los trabajadores y guardias de los predios Rancho Alegre y San Óscar e incendiaron cuatro vehículos y los campamentos de propiedad de Gerardo Cerda, contratista de la Forestal Mininco.

Tras el ataque, los agresores huyeron por caminos aledaños evitando así que el amplio despliegue policial por la zona diera con el paradero de alguno de ellos.

A cargo de la investigación quedó el fiscal jefe de Traiguén, Ricardo Gutiérrez, quien ordenó diversas pericias a la Policía de Investigaciones en busca de pistas que identifiquen a los atacantes.

HUELGA DE HAMBRE

Aunque tanto Quilapi, como otras autoridades han evitado atribuir el atentado a alguna organización, es indudable que las sospechas recaen sobre la Coordinadora Arauco Malleco (CAM). No sólo porque nació desde las comunidades de la zona y en ese sector se produjo -hace justo 10 años- el primer ataque incendiario, sino porque cinco de sus líderes (José Huenchunao, Héctor Llaitul, Patricia Troncoso, Jaime Marileo y Juan Millalén) cumplen hoy 58 días en huelga de hambre.

Todos ellos recibieron penas agravadas por el rigor de la Ley Antiterrorista -dictada en dictadura- por ataques similares al del martes pasado.