Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

Lunes 21 de mayo de 2007

Jueza ordenó borrar fotos de dos mapuches que reclamaron les estaban dañando el alma

Insólito hecho ocurrió en el Juzgado de Garantía de Nueva Imperial

austral070521

El hecho ocurrió en dependencias del Juzgado de Garantía de Imperial mientras se realizaba una audiencia de control de detención en el Juzgado de Garantía.

Por Roberto Neira Tonk, seg@australtemuco.cl

Bastó que el flash de la cámara fotográfica rebotara con fuerza en las paredes del Juzgado de Garantía de Imperial para que dos mapuches que estaban como imputados reclamaran a la jueza que las fotos les estaban dañando el alma y que debían ser borradas de inmediato.

La magistrada Karina Rubio abrió debate en torno a la petición de los aprehendidos y tras escuchar los argumentos del fiscal y el defensor ordenó a una reportera borrar las imágenes de la cámara.

Este insólito hecho se registró en la audiencia de control de detención y formalización de la investigación realizada el viernes en Imperial en contra de dos comuneros. Ambos fueron detenidos por personal de la Sección de Investigaciones Policiales (SIP) de la Cuarta Comisaría tras allanar cuatro domicilio en una comunidad mapuche.

Los dos imputados fueron aprehendidos en cumplimiento a una orden de entrada, registro y detención emanada del Juzgado de Garantía, luego que la víctima denunció que uno de ellos lo culpó de haberle hecho brujería a su hermano, el machi Germán Catrilaf Curiche, quien murió el año pasado.

Desde el día de su deceso se inició una verdadera persecución en su contra que terminó en daños y amenazas. Es por esto que en la sesión la fiscal Vania Arancibia le comunicó a Plácido Pascual Catrilaf Curiche, que iniciaba una investigación en su contra por amenazas, daño, y porte ilegal de arma de fuego, ya que en el allanamiento se le encontró una escopeta.

La magistrada le decretó cautelares alternativas a la prisión como firma una vez a la semana ante Carabineros, arraigo nacional, arresto domiciliario nocturno, y prohibición de acercarse a la víctima.

Respecto al otro imputado la representante de la Fiscalía le formalizó cargos por porte y tenencia ilegal de arma de fuego, ya que se le incautó un revólver, el que fue enviado al Laboratorio de Criminalística para someterlo a peritajes.

En este caso la jueza rechazó la petición de prisión preventiva solicitada por la fiscal y dejó al imputado con las cautelares alternativas a la cárcel como son firma cada 15 días, arraigo y prohibición de acercarse a la víctima.

Los controles policiales por el sector donde se incautaron las armas de fuego continuarán, ya que la víctima se encuentra con medidas de protección para evitar que sea objeto de ataques de parte de sus vecinos.