Centro de Documentación Mapuche Documentation Center
Wallmapuche, lunes 13 de mayo de 2003
Comunicado Público

Comunidades Mapuche en Conflicto de Collipulli

         Para responder ante la opinión pública mapuche sobre los últimos hechos de violencia que han afectado a dirigentes de nuestra zona, las Comunidades en Conflicto de Collipulli informamos lo siguiente:

        El día lunes de madrugada un nuevo y cobarde atentado afectó a nuestro peñi Francisco Llanca Quipallán, lonko de la comunidad Juan Aylla Varela del sector de Caillín.. Cerca de la 1 de la madrugada, un grupo de sujetos encapuchados y armados con escopetas lo redujeron en un camino vecinal de la propia comunidad, golpeándolo e incendiando el tractor en que el peñi se desplazaba.

       Este ataque no es el primero que afecta al peñi Francisco, destacado dirigente mapuche de nuestra zona y ex preso político de nuestro pueblo. Con anterioridad, tanto el cómo su hermano Bernardo Llanca, werken de la misma comunidad, habían sido brutalmente golpeados por sujetos también encapuchados y que resultaron ser miembros de su propia comunidad, todos jóvenes seguidores del peñi José Llanca, hijo del lonko hoy detenido y dirigente de la organización mapuche Coordinadora Arauco-Malleco.

      También debemos mencionar entre estos hechos el atentado incendiario en que destruyeron hace unos meses un vehículo propiedad de la familia de nuestro peñi Víctor Ancalaf, hoy procesado por Ley Antiterrorista y recluido en la cárcel El Manzano de Concepción desde hace 7 meses, y las constantes amenazas de muerte anunciadas contra el y su familia.

      Hasta hoy lunes 12 de mayo, las comunidades no habíamos querido pronunciarnos respecto de estos hechos, tratando de solucionar internamente nuestras diferencias con los peñi aludidos.  Sin embargo ante la negativa de los peñi de conversar y por el contrario, tras continuar estos con sus ataques armados en contra de nuestra propia gente, hemos decidido enfrentar el problema de manera pública.

         Las comunidades consideramos que todos estos actos de matonaje entre mapuches deben llegar a su fin, tanto por la proyección del movimiento mapuche en su conjunto, como por el triste espectáculo que brindamos ante los winkas observadores de nuestra lucha. De la misma forma emplazamos a los dirigentes de la Coordinadora Arauco-Malleco a pronunciarse respecto de estos hechos, por cuanto ellos han apoyado públicamente el accionar de esos peñi en contra de sus propias autoridades tradicionales, acusándolos continuamente como "traidores" del movimiento y "operadores políticos" del gobierno.

          Los dirigentes y miembros de la comunidades de Collipulli no tenemos que demostrar ante nadie nuestro compromiso con la lucha de nuestro pueblo. Nuestra lucha territorial y los fundos recuperados en nuestra zona hablan por nosotros. La prisión política asumida por nuestro peñi Víctor Ancalaf habla por nosotros. El apoyo brindado a los pehuenches de Ralco, cuando todos los demás los habían abandonado, habla también por nosotros. Menos aun debemos rendir cuenta de nuestros actos ante dirigentes de otras organizaciones y zonas territoriales, peñis con los cuales si bien compartimos en un comienzo similares caminos de lucha, hoy no mantenemos ninguna relación personal ni de trabajo político.

          La lucha de nuestro pueblo en nada se beneficia con este tipo de actos cobardes. Llamamos a los peñi de la CAM a ser responsables de sus actos, controlar a quienes dicen ser sus miembros en Collipulli y dejar de fomentar la división del movimiento mapuche con sus posiciones sectaristas y ofensivas para con todos quienes no comulgan con sus estrategias de lucha, situación que sólo beneficia al gobierno y a los aparatos represores que ellos tanto aseguran combatir.

Por el respeto entre mapuche

Por la unidad del movimiento mapuche

Comunidades en Conflicto de Collipulli

Wallmapuche, lunes 13 de mayo de 2003