Proyecto de Documentación Ñuke Mapu
URL:http://www.soc.uu.se/mapuche

 COMUNICADO PUBLICO

COORDINADORA MAPUCHE ARAUCO-MALLECO

desde Territorio Mapuche, 27 de julio de 1999

La Coordinadora Mapuche Arauco-Malleco comunica a las organizaciones mapuches, a la sociedad civil y a la opinión pública nacional e internacional lo siguiente:

En los últimos meses se han venido desarrollando diversas movilizaciones, tanto en comunidades como en centros urbanos, en un marco general de recuperaciones de tierras usurpadas y de reconstrucción de la nación mapuche, las cuales han concitado un gran interés de parte de la opinión pública nacional e internacional.

Debido a la madurez y autonomía política de las comunidades, al igual que la pluralidad de los actores mapuches que intervienen en este proceso, podemos deducir y afirmar que pese a que el país enfrentará otros conflictos sociales y un período electoral, el proceso de movilizaciones que hemos desarrollado continuará en la medida que el gobierno se niegue a escuchar nuestras demandas y no se comprometa con una salida política y responsable para con nuestro pueblo.

El gobierno y los empresarios madereros, turísticos y energéticos ven con gran preocupación cual será el curso de las movilizaciones y han exigido de parte del gobierno "mano dura" en contra de las comunidades y los dirigentes que encabezan nuestro movimiento. Acorde con lo anterior, el costo de las movilizaciones ha sido alto, con más de 60 hermanos hoy procesados por diversos delitos; los heridos graves en los enfrentamientos que han debido recibir atención de urgencia en recintos hospitalarios supera la veintena de personas; y la cifra de aquellos heridos leves que no pueden recurrir a lo centros hospitalarios por temor a ser detenidos, supera el centenar de personas.

Las innumerables violaciones de nuestros derechos fundamentales como personas y como colectividad han quedado sin ningún tipo de sanción, esto a pesar de haber sido denunciadas pública y reiteradamente ante los medios de comunicación, el gobierno, el parlamento y los tribunales de justicia. Hace sólo un mes denunciamos el intento de homicidio por parte de los guardias privados de Forestal Boques Arauco S.A. en contra de la comunidad Pablo Quintriqueo, sector Cuyinco, provincia de Arauco, debido al envenenamiento del curso de agua que abastece a dicha comunidad. Esta denuncia fue presentada formalmente ante los tribunales de Lebu y hasta la fecha no se ha decretado ninguna diligencia que no tenga como único fin proteger con carabineros los intereses de la forestal y el campamento de sus guardias privados. Del mismo modo, hace una semana se denunció la presencia del analista de inteligencia de la Oficina de Seguridad Pública, Oscar Carpenter, en la zona de Arauco y sus vinculaciones con el empresario turístico Osvaldo Carvajal. Debido a que este último mantiene conflictos de tierras con la comunidad Pascual Coña y en atención a los oscuros antecedentes que rodean al analista del gobierno, la Coordinadora presentó un recurso de protección en favor de la comunidad y de su dirigente Avelino Meñaco ante los tribunales de Concepción. Si bien el recurso fue acogido, no se han decretado diligencias y el Ministerio del Interior se ha negado a entregar información respecto del trabajo que Carpenter estaría realizando en las zonas mapuches en conflicto.

Cabe señalar que los diferentes casos de violaciones de derechos humanos de que han sido víctimas nuestras comunidades fueron denunciadas en un informe entregado por la Coordinadora a la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas, el 22 de abril de este año en la ciudad de Ginebra, Suiza. En torno a este informe, tampoco a existido un pronunciamiento responsable por parte del gobierno, limitándose sus autoridades a manifestar opiniones que sólo buscan poner en duda la veracidad y gravedad de su contenido.

Debido a lo anteriormente descrito, consideramos que no es posible bajo la actual legalidad e institucionalidad obtener avances sustantivos en esta materia, tanto de parte del gobierno como de los tribunales de justicia, los cuales adolecen de la imparcialidad requerida en estos casos, cediendo por lo general ante las presiones que contra ellos ejercen los grupos económicos que controlan el país. En los hechos, son diversos los personeros de gobierno, parlamentarios y/o autoridades regionales que mantienen estrechos vínculos -ya sea de parentesco o comerciales- con las empresas transnacionales que hacen hoy de nuestros recursos naturales la fuente de sus negocios y privilegios.

Creemos que es necesario pasar a una nueva etapa en el ámbito de la denuncia. Hacemos un llamado urgente y solicitamos a todos los mapuches y ciudadanos demócratas del mundo a impulsar una campaña de denuncia en conjunto, a objeto de presionar al gobierno chileno a que adopte una actitud resuelta en la defensa de los derechos humanos y políticos de nuestra nación, privilegiando a su vez las soluciones políticas y no las represivas en torno a nuestras justas reivindicaciones territoriales.

Esta campaña de denuncia nacional e internacional, que se inició con la entrega del informe de violaciones de derechos ante la ONU en abril pasado, debe ser reforzada por otros sectores tanto mapuches como de la sociedad civil, centrando sus esfuerzos en la solicitud de un relator especial de la ONU, OEA u otros organismos internacionales, que pueda verificar en terreno las denuncias que hemos hecho en forma seria y responsable, y de las cuales podemos responder ante la opinión pública nacional e internacional. Consideramos que este hecho tendría una especial relevancia, ya que pondría en evidencia al gobierno chileno como violador de los derechos humanos, tal como lo fue la dictadura militar años atrás. Todas las diligencias que realicen las organizaciones mapuches y no mapuches en ese sentido serán de gran ayuda no sólo para el movimiento mapuche, sino que para el conjunto de los sectores sociales que luchan hoy por una sociedad más justa y solidaria.

De persistir la actitud represiva del gobierno y despreocupada de los tribunales de justicia, corresponderá por parte de nosotros, de aquellos que simpatizan o se sienten parte de nuestra causa y de los organismos internacionales que velan por el respeto de los derechos fundamentales de la persona en tanto individuo o miembro de una colectividad humana, obtener cuanto antes el mayor número de condenas de parte de gobiernos, parlamentos, organizaciones y personalidades en contra del Estado chileno por la responsabilidad que le compete en los graves atropellos y abusos que sufre nuestro pueblo.

La Coordinadora se compromete a entregar trimestralmente a las organizaciones y sectores sociales que asuman esta campaña, un informe complementario y adjunto al entregado a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, el cual dará cuenta de las nuevas situaciones acaecidas y que tengan relación con la violación de nuestros derechos fundamentales. Del mismo modo, pedimos que cualquier avance formal que se verifique a nivel nacional o en el extranjero quede debidamente consignado y sea remitido a la Coordinadora para que pueda ser difundido al interior del movimiento mapuche.

Finalmente, aclaramos que esta campaña de denuncia nacional e internacional no debe necesariamente ser canalizada exclusivamente a través de la Coordinadora, ya que puede hacerse en forma directa tanto a los ministerios correspondientes, como a las autoridades, parlamentarios y jueces que les competa.
 

 MARICHIWEU

DIEZ VECES VENCEREMOS