Proyecto de Documentación Ñuke Mapu
URL:http://www.soc.uu.se/mapuche

Coordinadora Mapuche de Comunidades en Conflicto Arauco - Malleco

Traiguen, 2 de Junio de 1999

 
 
 

    La Coordinadora Mapuche de Comunidades en Conflicto Arauco Malleco informa lo siguiente:
       
      1. Con relación a la visita del ministro Quintana a Territorio Mapuche: Esta obedece a un plan concertado y articulado desde el gobierno y el sector empresarial que ven comprometidos sus intereses en el conflicto con comunidades Mapuche.

      2. Sus objetivos inmediatos son:

      a) Lavar la imagen pública del gobierno en el transcurso de esta crisis política, creando la impresión de que se busca una salida favorable a las históricas demandas de nuestro Pueblo.

      b) Detener la movilización de gran parte del movimiento Mapuche, que llegó a desarrollar en los últimos meses sus recuperaciones de tierras y otras expresiones de lucha en torno a sus reivindicaciones.

      Junto con la atomización del movimiento Mapuche, lograr la cooptación dirigencial de aquellas organizaciones que sólo últimamente intentan ponerse a la cabeza de algunas movilizaciones.
      Aislar al sector del movimiento Mapuche que mantiene una política autónoma, que busca una salida integral a la condición de nuestra nación; estas son políticas económicas, sociales y culturales. Por tanto, las respuestas a estas demandas deben ser reales, globales y políticas.

      c) Concordante con esta estrategia se perfila una política de represión selectiva hacia los más consecuentes luchadores del movimiento.

      d) Por último, el objetivo más importante y que ordena los anteriores, es la defensa y aseguramiento del proceso de inversión capitalista en territorio Mapuche, tanto en los sectores forestales, como energéticos, turísticos y otros.

      3. Nuestra posición política ante la actual coyuntura es de denunciar la estrategia anteriormente descrita mediante la organización y la movilización de las comunidades en conflicto. En esta estrategia, uno de sus puntos centrales es hacer creer al movimiento Mapuche que hay un avance en el reconocimiento constitucional del Estado opresor a los pueblos indígenas, más las iniciativas referidas a la ratificación del Convenio 169 de la OIT y la reformulación de la actual ley indígena.


    Señalamos que el único logro político real y a largo plazo, es el reconocimiento de la existencia de la NACION MAPUCHE y la devolución de espacios territoriales necesarios para el desarrollo de nuestro Pueblo: cuestiones que no están garantizadas en el actual marco de conversaciones y que sólo perpetúan la miseria y negación de nuestra Nación.

    Dicho proceso de "conversaciones" con sectores Mapuche cae sólo en soluciones meramente económicas y asistenciales, incluso restringidas a un determinado número de comunidades con el claro objetivo de dar continuidad al proceso de integración forzada de nuestro Pueblo a la sociedad chilena.

    Frente a la disyuntiva integración v/s autonomía, la Coordinadora se pronuncia claramente por un proceso de acumulación de fuerzas que recoja los mejores elementos del pensamiento y práctica política de nuestro Pueblo.

    Nuestra estrategia se traduce en ir consolidando nuestras comunidades en zonas de conflictos a través de un proceso de ocupación real y efectiva de espacios territoriales en disputa, de modo de ir conteniendo a las empresas y el avance de las grandes inversiones forestales que en los próximos años alcanzaría a dos millones de hectáreas en territorios ancestrales Mapuche, condenando con ello al exterminio de nuestro Pueblo.

    Dicha estrategia tiene como eje central la recuperación de predios que hoy día se encuentran en disputa principalmente con las empresas forestales y que son considerados por nuestras comunidades como espacios sagrados para la sobrevivencia y la mantención de nuestra cultura. Todo ordenado bajo un proyecto rearticulador de comunidades que vaya perfilando la idea de la reconstrucción de la Nación Mapuche, con un pensamiento y distintas formas de organización para un destino propio.

    Hacemos un llamado a las demás comunidades en conflicto que desarrollan sus movilizaciones, a no dejarse instrumentalizar por posiciones integracionistas diseñadas desde los partidos políticos y enmarcadas en un contexto electoral que no aborda ni resuelve nuestras demandas, ya que no hay una visión sobre el problema estructural que nos afecta y que es la necesaria existencia de una territorialidad básica Mapuche en que estén garantizados los demás derechos de un pueblo y creando una fuerza política suficiente, capaz de contener la devastación de nuestros territorios por la vía de los hechos y construyendo un poder alternativo real al de la institucionalidad.

    En este marco, la denominada "Identidad Lafquenche", encauzó las movilizaciones sujetándola a la institucionalidad opresora vigente, cediendo a una salida pactada sólo desde el Estado que se encuentra en colusión con los intereses capitalistas, castrando con ello el potencial político autónomo de nuestras comunidades y que como resultado inmediato, genera una desmovilización servil al poder del gobierno y de las empresas forestales nacionales e internacionales.

    También denunciamos las posiciones inspiradas en intereses caudillistas y personales con una visión reducida, culturalista y que en la práctica desvirtúan la naturaleza y proyección de nuestra lucha transformándose en funcionales al sistema por su carácter inofensivo frente a los verdaderos enemigos de nuestro Pueblo.

    Este es el papel al que han arrastrado a las comunidades los dirigentes de la organización Consejo de Todas las Tierras, con el consiguiente riesgo de transformar la lucha política de la Nación Mapuche a un aspecto meramente reivindicativo, testimonial y contestario.

    SOLO RECUPERANDO LA TERRITORIALIDAD SE RECONSTRUYE LA NACION MAPUCHE.

    SOLO FRENANDO LA INVASION CAPITALISTA Y FORESTAL EN TERRITORIOS ANCESTRALES EVITAREMOS EL EXTERMINIO DEL PUEBLO MAPUCHE.

    POR LA VIDA, LA CULTURA Y LA RELIGIOSIDAD MAPUCHE
     
     

    ¡¡MARI CHI WEU!!