Declaración Publica

Coordinadora Mapuche, IX Región

Temuko, Marzo 29 de 1999

 
 

En relación a la detención de nuestro hermano dirigente ALFONSO REIMAN HUILCAMAN, Presidente de la Asociación Ñankucheu de Lumako, hecho que se produjera el día Sábado 27 / 3 a las 18:10 horas en la ciudad de Traiguen, manifestamos a la opinión pública lo siguiente.
 
1.- Con la detención de nuestro peñi Alfonso Reiman, queda claramente demostrado una vez más, cual es la real voluntad política del gobierno, para tratar los temas relacionados a nuestros pueblos originarios y particularmente con nuestro pueblo mapuche; que cuando nuestras comunidades se movilizan para reivindicar nuestros derechos mapuche el Estado responde con represión y cárcel, tarea que muy bien ha cumplido la policía del Estado chileno, convirtiéndose ellos en brazo armado de las empresas forestales, para que estas puedan extraer sin mayores dificultades los bosques que han crecido en nuestro territorio mapuche.

 
2.- El Estado chileno tiene que entender que hacen sólo 118 años nuestro Pueblo Nación Mapuche éramos un Estado Soberano Mapuche, que contábamos con aproximadamente 10.000.000 hectáreas, lo que permitía que nuestra población viviera una economía solvente, prueba de ello es que nuestra gente alcanzara un promedio de vida que superaba los 100 años, por tanto, cuando hoy nuestra gente vive en extrema pobreza, es el estado chileno el responsable de este genocidio que ya se ha prolongado por más de un siglo.

 
3.- Invitamos al Estado chileno a no seguir reprimiendo a nuestras comunidades; a liberar de forma inmediata a nuestro Logko - Autioridad Mapuche ALFONSO REIMAN HUILCAMAN y a generar las condiciones políticas para CONVERSAR las grandes temáticas que atañan a nuestro pueblo y al estado chileno.

 
4.- Llamamos a nuestras comunidades, organizaciones y pueblo mapuche en general a juntarnos como pueblo para conversar y definir políticas de largo plazo, que aseguren la vida de nuestras futuras generaciones, y no dejarnos engañar con las políticas etnocidas del Estado y menos aún dejarnos engañar con las próximas elecciones; porque de seguro llegarán nuevamente, a ofrecernos soluciones mágicas que nunca se harán realidad.