Proyecto de Documentación Ñuke Mapu
URL:http://www.soc.uu.se/mapuche
 

 El Gobierno cambia de estrategia

INFORME DEL CENTRO MAPUCHE DE DERECHOS HUMANOS

Tirúa, Marzo/Abril de 1999

INFORME DE LOS HECHOS OCURRIDOS EN LA PROVINCIA DE ARAUCO, COMUNAS DE CAÑETE, CONTULMO Y TIRÚA:

La VIII Región del Bio-Bio cuenta con una superficie de 36.929,30 km2, su relieve geográfico comprende la Cordillera de los Andes, la Cordillera de la Costa y las planicies litorales. En su parte sur se sitúa la cordillera de Nahuelbuta con su altura máxima de 1.470 metros, espacio territorial que reúne alrededor del lago Lleu Lleu 14 comunidades de las comunas de Cañete, Contulmo y Tirúa.

En la provincia de Arauco las comunas donde se encuentran asentadas las comunidades tienen una gran parte de su superficie cubierta de plantaciones, todas ellas en manos de las Empresas Forestales Arauco S.A., Volterra Ltda. y Mininco S.A.

De igual forma, algunos particulares hacendados ocupan tierras reclamadas por las comunidades, esto principalmente en las riberas del lago Lleu-Lleu.
 
 

EL CASO DE LA COMUNIDAD PASCUAL COÑA:

En Chile, los problemas de tierras que viven los mapuches son el resultado de una larga historia de robo y usurpación, el momento culminante de este proceso de despojo se sitúa entre 1881 y 1883, período de la llamada Pacificación de la Araucania.

Entre 1881 y 1925 fueron entregados a las comunidades los llamados Títulos de Merced, los que acreditan una propiedad legal de la tierra. Estos espacios territoriales fueron solo retazos del territorio histórico ancestral.

Sin embargo con el curso de los años, propietarios privados se apropiaron ilegalmente de grandes extensiones de tierra mapuche, años más tarde los vendieron a empresas forestales, de la misma manera lo hizo el Estado chileno el que transfirió a estas empresas tierras declaradas fiscales que reclamaban en muchas ocasiones las comunidades mapuche.

Hoy días, las comunidades condenadas a vivir en pequeñas parcelas ya completamente agotadas, reivindican la restitución de esas tierras que históricamente le han pertenecido. Las reclamaciones que se efectúan se basan todas a partir de los títulos de propiedad, principalmente el de merced, que aun conservan.

Las comunidades que no poseen un tal documento, realizan, tan bien que mal, infructuosas y caras búsquedas de estos documentos, ello en: notarias, archivos, bibliotecas, ministerios, etc. Cuando logran encontrar estos Títulos, recurren a los tribunales e inician interminables juicios que duran años.

Sin ver el fin de su despojo, ni una restitución por parte de los tribunales solicitados, efectúan por lo general acciones pacíficas que llaman la atención de las autoridades encargadas por el Estado de solucionar estos problemas.

De esta manera podemos decir que el problema de la tierra mapuche tiene en Chile tres orígenes; las tierras absorbidas por el Estado, las tierras usurpadas por los hacendados y las tierras usurpadas que han sido transferidas a las empresas forestales.

También podemos decir que estos problemas de tierra generan tres tipos de conflicto;

- Los directos con el Estado, con particulares y con las empresas forestales.

- Los conflictos de carácter ecológicos producto de la intensa actividad forestal que desarrollan las multinacionales forestales, actividad y gestión contraria a la calidad y modo de explotación durable del medio natural que poseen los mapuche.

- Finalmente el conflicto mayor y global, la amenaza constante de desaparición de un pueblo y su cultura, esto por efectos del no respeto de sus derechos elementales.

Así, estos problemas de tierra están en realidad en el centro de todas las violaciones y excesos que se cometen en su contra; ataque a su integridad física, no respeto de sus derechos a vivir en un medio natural sano y no respeto de su legitimo derecho a vivir dignamente como su cultura lo entiende.

Esta realidad es la que no les permite seguir entregando su confianza a la Ley Indígena 19.253, ni menos a su organismo la CONADI, dentro de esta realidad el caso de la Comunidad Pascual Coña es uno de los más elocuente.

LA HISTORIA DE LA COMUNIDAD:

El Estado chileno, por intermedio de la llamada Pacificación de la Araucania, integró militarmente entre 1881-1883 las tierras mapuche del sur de Chile. La toma de posesión efectiva se concretó por intermedio de la Ley votada el 20 de enero de 1883, la que creó la Comisión Radicadora de Indígenas, cuya función fue la de entregar a través de Títulos de Merced, tierra a los mapuches.

En su labor de 40 años esta Comisión Radicadora entregó 2.919 Títulos de Merced, sobre 526.285 hectáreas. Uno de estos títulos fue el de la comunidad Pascual Coña, entregado en 1905 en la comuna de Cañete y comprendiendo 120 hectáreas de tierra.

Otra de las tareas encomendadas a la Comisión Radicadora de Indígenas fue la creación de la llamada Propiedad Austral, la que quedo oficialmente constituida entre 1884 y 1929, este sistema ideado por el Topógrafo Teodoro Schmidt consistía en entregar a colonos nacionales y extranjeros las mejores tierras mapuche. Fue así como 5 millones de hectáreas de tierra declaradas fiscales pasaron a manos de particulares.

Se constituyeron de esta forma los mayores latifundios del sur de Chile, entre los cuales encontramos en la ribera del lago Lleu-Lleu el fundo Mahuida de Lleu, de una superficie de 7.000 hectáreas.

Durante los años de gobierno popular (1970-1973) el fundo mencionado fue expropiado por la CORA y entregado a los campesinos y mapuches del sector. Quedando en poder de los antiguos propietarios una reserva de solo 300 hectáreas y que paso a llamarse; Reserva Hacienda Lleu-Lleu.

Sin embargo, durante el período militar y por aplicación de la Ley 2568, la tierra expropiada fue en 1980 una vez más mensurada. Fue en esta operación que los topógrafos y funcionarios del Estado adjudicaron a la Reserva Hacienda Lleu-Lleu las 70 hectáreas de la comunidad Pascual Coña. El resto de la tierra procedieron a dividirla en parcelas, lotearla y venderla a particulares.

La comunidad, conociendo estos hechos no pudo durante este período militar efectuar reclamación alguna. Entre tanto, la familia Matamala se desprendió de la Reserva Hacienda Lleu-Lleu vendiéndosela a Osvaldo Carvajal Rondanelli, quien advertido por el propio Lonko de la comunidad, don Pablo Cona de estos hechos ilícitos, procedió de igual manera a adquirirlos sin tomar en cuenta su recomendación.

En 1994 la comunidad presenta una reclamación formal de la tierra ante los tribunales de Cañete, hecho que obliga a Osvaldo Carvajal Rondanelli a sanear su Título inscribiéndolo en 1995 ante el Registro Conservatorio de Bienes Raíces de Cañete, bajo fojas 323 N" 394

LA REALIDAD ACTUAL DE LA COMUNIDAD:

La comunidad Pascual Coña se sitúa en el sector Lleu-Lleu chico de la comuna de Cañete, es separada de la comuna de Tirúa solo por el río del mismo nombre.

La comunidad cuenta con un total de 31 socios fundadores, todos con derechos y participación en los asuntos que le conciernen. La comunidad es una de las más pobres del sector logrando sobrevivir de la pequeña agricultura de subsistencia en porciones de tierra de solo 0,38 hectáreas por familia.

La comunidad cuenta con un Titulo de Merced en el cual se le otorgan 120 hectáreas, sin embargo en la realidad solo ocupa 50, las otras 70 se encuentran en manos del hacendado Osvaldo Carvajal Rondanelli, quien niega tener incluida en sus 400 hectáreas las 70 de la comunidad, hecho hoy prácticamente imposible de probar.

El juicio en el Tribunal de Cañete, hasta hoy no logra entregar un veredicto definitivo, mientras tanto la situación de los miembros de la comunidad no deja de degradarse. El hecho de mayor significación en estos dos últimos años es el abandono de la comunidad de los jóvenes en edad de trabajar, es decir, esta comunidad se vacía de su juventud y de los adultos durante un buen periodo del año los que viajan a las plantaciones de frutas del norte como forma de obtener algunos medios suplementarios para sobre vivir.

Ante esta situación de miseria y la reclamación que se hace esperar, el hacendado Osvaldo Carvajal inicia desde hace algunos años una campaña de asistencialismo de algunos miembros de la comunidad, esta consiste principalmente en dar trabajo de precariedad a algunas familias: empleadas domesticas y trabajadores agrícolas, principalmente. De la misma manera consintió algunas ayudas económicas a miembros influyentes de la comunidad, como el Pastor de la Iglesia Evangélica y a algunos de los dirigentes, a esto le agrego algunos regalos como en periodos de Navidad o fiestas nacionales. El resultado de esta intromisión en los asuntos internos de la comunidad desembocaron en un quiebre de las familias, ya que hoy hay los que asignan a Osvaldo Carvajal un rol de hombre caritativo y otros que lo consideran simplemente usurpador de sus tierras.

Como forma de concluir su acción de protección de su propiedad procedió a instalar una malla de alambre de 3 metros de alto y esto hasta bien al interior del lago Lleu-Lleu, separo de esta forma su universo de riqueza de la miseria de sus vecinos de la comunidad. Finalmente a esto le agrego una solicitud de protección policial, la cual es cumplida por la comisaria de Cañete que dirige el mayor Ricardo Asfura Insunza.

La presión constante y la denigración de su condición de mapuches y de pobres entre los pobres han estado al origen de las diferentes formas de lucha que ha emprendido la comunidad Pascual Coña. En la actualidad y luego de los últimos hechos ocurridos fueron recluidos en la cárcel de Lebu dos de sus miembros, los que posteriormente fueron dejados en libertad, Avelino del Carmen Meñaco y su hijo Luis Meñaco Santi. Se ha allanado la comunidad en dos oportunidades y sé a encarcelado y luego dejado en libertad a don Segundo Viluñir Aguayo. Se persigue y sé sita a declarar ante una Ministra en Visita a: Hortensia Aguayo, Juana Viluñir Aguayo, Roxana Viluñir Aguayo de 16 años y Erwin Viluñir Aguayo de 13 años. Fuera de esto deben comparecer ante tribunales doña Elba Santi, Monica Millano, Pascuala Millanao y Jaime Cona.

Los hechos indican que de continuar esta persecución e intervención exterior a la comunidad, esta iniciaría en un claro proceso de desintegración, hecho etnocida del cual los únicos responsables aparecen siendo las autoridades chilenas y el hacendado Osvaldo Carvajal Rondanelli.

También incumbe en estos hechos una responsabilidad creciente a don Luis Huincache Panchillo, director regional de la CONADI con sede en Cañete. Este funcionario de estado ha sido en múltiples ocasiones solicitado por los miembros de la comunidad, los que percatándose del paulatino deterioro de su situación como producto de la intervención de Osvaldo Carvajal han solicitado su intervención en tanto que responsable del organismo estatal que trata los asuntos mapuche en la zona. Sin embargo en ningún momento manifestó un deseo de lograr mantener la unidad de la comunidad, por el contrario, introdujo nuevos miembros de un grupo para dejar en minoría otros, echo que llevo a la comunidad a una situación de no poder elegir nuevos directivos como debía ser el caso a fines de año de 1998. Es remarcable en los testimonios de los miembros de la comunidad la falta de capacidad de administración de la subdirección regional de CONADI por parte de don Luis Huincache Panchillo, quien en las ultimas semanas y ante los hechos ocurridos declara que todo es responsabilidad de infiltrados extranjeros, hecho con el cual pretende eludir su responsabilidad de incompetencia como funcionario de Estado.

Fuera de esto, queda también evidente que una ayuda por parte de la Municipalidad de Cañete consistente en un proyecto de Camping a contribuido al deterioro del clima interior entre los miembros de la comunidad, ya que no todos se sienten favorecidos por este proyecto que solo incluye 14 personas y que hoy maneja en su parte asistencia técnica el WUS-Chile, una de las tantas ONG chilenas que intervienen en asuntos mapuche de la zona.
 
 

LOS HECHOS OCURRIDOS EN LLEU-LEU:

El día 13 de marzo de 1999, se realizo en la comunidad Juan Lincopan del sector Ranquilhue de la comuna de Tirúa, un Nguillatun (ceremonia religiosa mapuche) a la cual concurrieron comunidades del sector, y otras venidas desde la novena región y Organizaciones mapuche de Santiago. Esta ceremonia concluye el día Domingo con una caminata pacifica que se dirigió hasta la comunidad Pascual Coña distante a 3 Km, aquí se integran a la marcha diferentes personas que asistían a un torneo de fútbol de una cancha vecina a la comunidad, los cuales fueron practicamente imposible de controlar. Los hechos que luego se desencadenarían en medio de una confusión total culminaron con el incendio de un galpón de la propiedad y destrucción de parte de la casa habitación de la hacienda.

Una vez que las personas salían despavoridas del lugar, se fueron encontrando en la ruta que une Cañete y Tirúa con las fuerzas policiales de carabineros los que procedieron a detener toda persona y vehículo que circulaba en ese instante, de esta manera fueron conducido al cuartel policial de Cañete un bus de mapuches venidos a la ceremonia desde el sector de Collipulli, también fue detenido un vehículo particular de los periodistas Sergio Ivan Ramos y Janette Paillan, fuera de ello en el momento que esperaban bus para irse a Santiago fueron detenidos en el paradero del sector San Ramón algunos estudiantes de Santiago entre ellos José Paillal.

El día lunes 15 fueron dejados en libertad los mapuches de Collipulli, de la misma manera que los periodistas anteriormente mencionados. Por su parte los estudiantes de Santiago quedaron recluidos en la cárcel de Cañete y solamente fueron dejados en libertad cinco días más tarde por falta de mérito.

El día jueves 18 de marzo de 1999 a solicitud del Ministro del Interior la Corte de Apelaciones de Concepción se nombro como ministro en visita a la magistrada María Leonor Sanhueza, la que se constituyo en el Tribunal de Cañete el día viernes 19, por su parte fuerzas policiales el día jueves 18 de marzo junto a carabineros procedieron a detener en la vía pública a Avelino del Carmen Meñaco dirigente de la comunidad, ese mismo día un operativo conjunto de policía civil y carabineros allano la comunidad Pascual Coña deteniendo en su domicilio a Luis Meñaco Santi, hijo de Avelino Meñaco y Elba Santi. En ese mismo operativo policial se detuvo a don Juan Segundo Viluñir y se notificaron para presentarse ante los tribunales a Juana Viluñir Aguayo y Pascuala Millanao.

Los detenidos fueron conducidos a la comisaria de Cañete donde permanecieron toda la noche siendo presentados a la Ministra en Visita el Día viernes 19, quien procedió a declararlos reos incomunicados en la cárcel de Cañete, situación que se prolongo en ese estado hasta el día Lunes 22.

Por su parte Luis Llanquilef Rerequeo colaborador permanente del Alcalde Adolfo Millabur fue detenido a las 15:00 horas frente a los tribunales de Cañete en momentos que junto al Alcalde solicitaban información sobre los detenidos.

Su detención sé efectúo de manera irregular ya que el oficial de carabineros solo le solicito acompañarlo para hacerle alguna pregunta, una vez en el furgón policial le comunico que quedaba detenido, al interior de la comisaria de Cañete policía de civil procedió a fotografiarlo y a inquirir datos personales, en ningún momento se le señalaron las razones ni los motivos de su detención, a las 17:00 horas del mismo día ingreso como reo a la cárcel pública de Cañete, lugar en que permaneció hasta el día lunes a las 11:00 de la mañana momento en que fue presentado junto a Segundo Viluñir, Avelino y Luis Meñaco a la Ministra en Visita. Fue entonces la propia ministra quien procedió a comunicarle las causas de su detención, estas eran por: Robo, incendio y daños a la propiedad privada los mismos cargos fueron imputados a Avelino , Luis Meñaco y Segundo Viluñir.

Ese mismo día Luis Llanquilef Rerequeo fue dejado en libertada las 19:00 horas por falta de méritos, no fue el caso de los otros tres detenidos a los cuales se les levanto la orden de incomunicación pasando a convertirse en reos comunes a la Cárcel de Cañete y posteriormente trasladados a la cárcel de Lebu.

Fueron utilizados como testigos acusadores en los casos de los tres miembros de la Comunidad Pascual Coña, dos obreros trabajadores de la hacienda y el suegro del cuidador de la misma, todos al servicio del Hacendado Osvaldo Carvajal Rodanelli. En el caso de Luis Llanquilef fue utilizado como testigo acusador el carabinero Montanares miembro de la brigada civil de Cañete.

Fuera de estos detenidos están siendo llamados a declarar ante la Ministra los siguientes mapuche: Juana Viluñir Aguayo, su madre Hortensia Aguayo, sus hermanos menores Roxana Viluñir Aguayo de 16 años y Erwin Viluñir Aguayo de solo 13 años, también esta citada la señora Elba Santi esposa de don Avelino Meñaco, todos miembros de la comunidad Pascual Coña. Además están citados: José Huenchunao de Tirúa, María y José Llanquileo de la comunidad Juana Millahual del sector Rukañanco en la comuna de Contulmo, Juan Carlos Reinao de Contulmo, Juan Carilao del sector Choque de Tirúa, Antonio Neculñir, el Alcalde Adolfo Millabur Ñancuil , Luis Huincache Panchillo director Regional de la Conadi y el Diputado Alejandro Navarro.

El día viernes 26 de marzo de 1999 las comunidades de Arauco procedieron a efectuar una marcha pública pacifica por las calles de la ciudad de Cañete, exigiendo la libertad de los Mapuches detenidos y por que se detenga la intimidación y represión policial, de igual manera plantearon sus demandas de tierra y respeto de sus derechos. Esa misma noche un nuevo galpón de la hacienda Lleu-Lleu fue incendiado, hecho completamente extraño por sus circunstancias ya que la hacienda se encuentra resguardada por guardia privados y carabineros que patrullan constantemente, se concluye que este echo bien pudo haber sido obra de terceros que quieren seguir inculpando a los mapuche y seguir aumentando una represión en contra de ellos.

El día martes 23 de marzo, a las 17 hrs quedo en libertad don Segundo Viluñir Aguayo, quedando solamente recluidos don Avelino Mañaco y su hijo Luis Mañaco Santi, los que fueron liberados el día sábado 10 de abril.

Ante estos hechos que señalamos e informamos sé esta viviendo en la provincia de Arauco y principalmente en la zona del Lleu Lleu, comuna de Cañete y Tirúa un clima de tensión permanente ya que la llegada de la Ministra en visita ha sido acompañada por una fuerte presencia policial la que intimida persigue y vigila los dirigentes de comunidades y principalmente a Luis Llanquilef y el alcalde de la comuna de Tirúa Adolfo Millabur Ñancuil, de proseguir este clima beligerante será muy difícil que se pueda establecer negociaciones entre las comunidades y los representantes del Estado.

Procesados por el segundo incendio:

Luego de producido el segundo incendio, noche del jueves al viernes 26 de marzo, la Ministra en Visita, María Leonor Sanhueza, procedió a notificar ante tribunales a una cantidad de 25 personas, numerosas de la comunidad Pascual Coña, pero también de las comunidades vecinas.

En este nuevo proceso se procedió una vez más a citar ante tribunales a Luis Llanquilef Rerequeo el día martes 13 de abril, siendo interrogado sobre sus actividades en Francia y el funcionamiento de la Asociación Relmü, la que se estaría culpando de ser el organismo que financia el movimiento mapuche en Arauco. Una segunda citación de Luis Llanquilef por el nuevo proceso, se efectúo el día jueves 15 de abril, en esta oportunidad se le interrogo sobre las relaciones de la Asociación Relmü Francia y la Coordinadora de Comunidades de Arauco, se trata de establecer un lazo entre las actividades de Relmü y la cooperación con instancias y organismos franceses. Este hecho sigue investigándose y Luis LLanquilef sigue estando incluido en el segundo proceso, quedando a disposición de la Ministra para ser citado en cualquier otro momento.

SOLICITUD AL MEDIO INTERNACIONAL:

Conscientes de las consecuencias que pueden tener estos hechos y la investigación en curso, queremos señalar que la situación se deteriora de manera cotidiana y que las autoridades gubernamentales no tienen la voluntad política de solucionar las reclamaciones de tierras que los mapuches plantean.

Además que tanto las empresas forestales como los hacendados se organizan en patrullas y guardias armados con el fin de reprimir y amedrentar las comunidades mapuche y sus dirigentes. Este tipo de actividad claramente ilícita cuenta con la mirada indiferente de la policial que actúa en la zona. Los dirigentes de comunidades piensan que esta es una manera más que buscan para una militarización general de la zona y con ello terminar con sus revindicaciones de tierras e intervenir sus organizaciones comunitarias. En definitiva, impedir que establezcan una propuesta que pueda establecer algún grado de negociación entre las parte.

Los hechos y el trato de los casos respectivos de reclamaciones mapuche están siendo el pretexto para eliminar definitivamente las ultimas comunidades que aquí existen y con ello el único poder local que les apoya, el alcalde de la comuna de Tirúa, Adolfo Millabur.

Ante esto, sé esta solicitando al medio internacional lo siguiente:

  • La constitución de una Comisión de Observación de manera que pueda constituirse en Arauco a los lugares de conflicto y pueda emitir un informe que llegue a instancias internacionales.
  • Apoyar la iniciativa del Grupo Amerique Indienne de Bélgica, la que esta introduciendo en el Parlamento Europeo una resolución condenatoria a Chile por estos hechos represivos que señalamos.
  • Continuar con la campaña a las autoridades chilenas: Ministro Pickering, intendente de la VIII Región, Sr. Martín Silic. Al mismo tiempo continuar una campaña internacional contra las empresas forestales, Mininco S.A., Arauco S.A. y Volterra Ltda.
  • Introducir en la próxima reunión de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, el caso mapuche. Para ello es preciso redactar varios documentos y hacerlos públicos en esa reunión, de la misma manera que informar al máximo de ONG presentes en ese tipo de reuniones.
  • Continuar con una campaña de información en Europa sobre el caso mapuche, sus revindicaciones de tierra y por un dialogo entre las partes, de forma que los conflictos encuentren algún tipo de entendimiento en las autoridades chilenas, empresas forestales y particulares.
  • Que se apoye la propuesta mapuche Lafquenche de en una dos semanas más será presentada por una delegación de dirigentes al Presidente de la República en Santiago, a los candidatos a presidente, a los presidentes de las cámaras de diputados y senadores, a los presidentes de los partidos políticos de Chile, a la sociedad civil e instituciones eclesiásticas.