Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

Declaración Pública

Coordinadora de Fuerzas por el Bío Bío (Identidad Territorial Temuco)

Centro de Alumnos de la Escuela de Antropología de la Universidad Católica de Temuco

Centro de Alumnos de la Carrera de Pedagogía Básica Intercultural

Temuco, 9 de Septiembre de 2002


Los hermanos Rafael y Pascual Pichun cumplen cinco días de huelga seca, después de veintiocho días de huelga líquida, como un gesto de protesta frente a la situación de total desamparo en que se encuentran desde que fueron recluidos enla cárcel de Traiguén como presos políticos.

En visita realizada el día domingo 8 de Septiembre, el logko de la comunidad Temu Lemu Pascual Pichun, padre de los jóvenes, quien también se encuentrarecluido en dicho centro penitenciario, nos manifestó su preocupación,impotencia y angustia frente a la gravedad de la situación en que se encuentran sus hijos.

Entre los antecedentes por él entregados nos da cuenta de la total negligenciapor parte de las autoridades del centro penitenciario, quienes dilatan irresponsablemente el traslado de los jóvenes a un centro hospitalario, aún cuando la magistrado emitió la autorización formal para que reciban la atención médica que urgentemente necesitan, por las consecuencias que sobre la salud de ellos está teniendo su condición de huelguistas; evidente deterioro físico yanímico.

Esta actitud deja de manifiesto una vez más la intención de encubrir una serie de irregularidades con que se conduce el proceso, un ejemplo acusador es que la defensoría pública sigue siendo ineficiente en la aplicación de derecho,demorando la tramitación del caso, ya que los jóvenes han cumplido seis meses en la cárcel sin vislumbrarse pronta resolución.

No hay antecedentes concretos que prueben la participación de los jóvenes enningún hecho, por lo que una reclusión tan prolongada resulta absurda y discriminatoria en el contexto de la investigación.

Todos los antecedentes hacen pensar que se trata de una siniestra maquinación que se expresa en la aplicación de una política racista del poder judicial presionado/coludido por los intereses de segmentos económicos del empresariado latifundista de la región, manipulando el proceso a extremos que se parecen demasiado a la forma de operar del sistema judicial en plena dictadura.

El atropello sistemático a los derechos humanos de los presos políticos mapuche, y en el caso concreto de los hermanos Pichun, sigue demostrando un arrogante aplastamiento a quienes intentan reivindicar los derechos ancestrales del pueblo mapuche, que en el caso de Pascual y Rafael se ha expresado en el rescate y difusión de su cultura a través de diversas expresiones artísticas, en especial la música, y eso ha bastado para ser considerados peligrosos para una sociedad incapaz de reconocer y respetar la diversidad cultural.

La situación de los presos políticos mapuche no debe seguir permaneciendo silenciada, el gesto de los hermanos al poner en riesgo su vida a través de la huelga es un llamado a movilizarnos, a informarnos de lo que no funciona en el poder judicial, que confunde delincuentes con aquellos que luchan dignamente por conservar su cultura. Para que algún día las leyes dejen de servir a los privilegiados de esta sociedad y para que se deje de disfrazar el exterminio de un pueblo en nombre de una precaria y vergonzosa “justicia chilena”.

¡LIBERTAD A LOS PRESOS POLÍTICOS MAPUCHE!